LLEGAN LOS PRESIDENTES DE ALIBABA Y WANDA

Champions League: los magnates chinos toman Madrid con Florentino de embajador

Los millonarios presidentes de Alibaba, Wanda Group y Fosun desembarcan a lo grande en la capital de España con motivo de la final entre el Liverpool y el Tottenham

Foto: El dueño del Wanda Metropolitano, el empresario chino, Wang Jianlin. (Reuters)
El dueño del Wanda Metropolitano, el empresario chino, Wang Jianlin. (Reuters)

El fútbol globalizado actual no es ya en sí un deporte. Es un negocio. O un negocio global con origen deportivo que mueve unos 30.000 millones de euros. Los aficionados ya no son seguidores de unos colores. Son más bien unos clientes de unas multinacionales que rentabilizan los sentimientos por una camiseta, por un escudo. Unos hinchas que para ver una final como la de la Champions League que hoy se celebra en Madrid tienen que hacer un esfuerzo económico excepcional.

Entrada, avión y hotel no bajan de 2.000 euros en el mercado oficial para un 'supporter' de toda la vida que, como en el caso del Tottenham, no ha visto nunca ganar a su equipo el cetro continental. En el mercado negro, un asiento se revendía el viernes a 20.000 euros. Por eso, este 'business' es cada vez menos juego y más negocio, solo apto para bolsillos generosos y por el que se interesan los grandes ricos del mundo.

Por ello, la capital de España concentra este sábado la mirada de todo el mundo del fútbol gracias a la celebración de la final de la Champions League entre el Liverpool y el Tottenham en el Wanda Metropolitano y, sobre todo, de las grandes fortunas internacionales. Prueba de ello es el desembarco de un gran número de los hombres más ricos de China, el país que le está aguantando el pulso en la gran guerra comercial a Estados Unidos.

En aviones privados, algunos de los cuales han tenido problemas para aterrizar en el Aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas por exceso de tráfico y falta de slots, han llegado a Madrid para darse este fin de semana varios magnates chinos. Entre ellos, el presidente de Alibaba, Jack Ma, el gigante del comercio electrónico del imperio asiático. Ma tiene una fortuna personal de 34.600 millones de dólares, según la lista Forbes. El cuarto puesto de esta lista lo ocupa Wang Jianlin, el dueño de Wanda Group, la multinacional que da nombre al estadio del Atlético de Madrid, donde se celebra la final.

Foto de archivo del presidente de Alibaba, Jack Ma. (EFE)
Foto de archivo del presidente de Alibaba, Jack Ma. (EFE)

Jianlin regresa a España después de pasar una racha regular por exceso de endeudamiento, motivo que le llevó a tener que vender hasta el 20% del club rojiblanco que había comprado en 2014 por orden del Gobierno de Pekín. Ahora, con sus cuentas más saneadas, el magnate chino, que tiene un patrimonio de unos 22.700 millones de dólares, ha venido a Madrid acompañado por un séquito de millonarios del sector inmobiliario y de las finanzas.

Según distintas fuentes, con Jianlin han venido a Madrid el presidente de Suning, Zhang Jindong, el 'chairman' de Fosun, Guo Guangchan, el máximo responsable de Central China Real Estate Group, Wu Po Sum, los presidentes y fundadores de R&F, Li Sze Lim y Zhang Li, el primer ejecutivo de Sequoia Capital, Niel Shen, y el jefe de E-House, Xin Zhou.

Su tour por Madrid ha estado almidonado con espectáculos de flamenco y degustaciones de lo mejorcito de la comida española. Algunos reservaron mesa desde hace meses en El Filandón, uno de los restaurantes de moda de la capital, cerca del monte de El Pardo, que suelen frecuentar jugadores y exjugadores del Real Madrid y del Atlético, como Figo, Solari o Sergio Ramos. La plantilla del club blanco se reúne con frecuencia en este local caracterizado por su carne y pescados a la brasa cuando se juntan para una de esas llamadas conjuras.

Pero el que ha hecho de embajador de estos millonarios chinos ha sido Florentino Pérez, el presidente del Real Madrid, que ha invitado a empresarios como Wang Jianlin para mostrarles su imperio deportivo y constructor. También ha actuado de 'cicerone' Javier Tebas, el presidente de la Liga de Fútbol Profesional, que ha aprovechado este desembarco asiático para venderles la competición española, que hasta la fecha no ha conseguido quitarle la copa a la Premier League en el gigante mercado comunista.

Toda una demostración de poderío, de lo que es ahora el fútbol, que explica por qué la UEFA apenas ha dado 30.000 entradas a los aficionados del Liverpool y el Tottenham y se ha quedado 38.000 tickets para repartirlos entre sus invitados de lujo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios