La empresa negocia un ajuste de 600 personas

Nissan fuerza una tregua entre Gobierno y Generalitat: darán 6M para suavizar el ajuste

La Generalitat aportará tres millones de ayudas al I+D vinculadas a la inversión de 70 millones en la nueva nave de chapa y pintura. Industria da lo mismo por ahorrar energía

Foto: Junta de accionistas de Nissan. (Reuters)
Junta de accionistas de Nissan. (Reuters)

Nissan como excepción estratégica. En algo están de acuerdo la Generalitat y el Gobierno central, y es en que hay que apoyar la continuidad de la planta de Nissan en Zona Franca, donde la multinacional nipona está negociando un ajuste de 600 personas. Según han desvelado fuentes del sector de la automoción, tanto la Generalitat como el Ministerio de Industria apoyarán la nueva inversión en la nueva nave de pintura con tres millones cada uno. La nueva nave dentro de la factoría de Zona Franca se ha cifrado en 70 millones por parte de la compañía e intenta ser una prueba de su compromiso con el futuro de la empresa en la capital catalana.

Así, la Generalitat aportará tres millones de euros en concepto de ayudas al I+D y vinculadas a esta inversión de 70 millones, y del mismo modo el Ministerio de Industria, que encabeza Reyes Maroto, aportará otros tres millones, a cargo del fondo de eficiencia energética y también en función de este mismo plan de Nissan, según han detallado las mismas fuentes del sector antes mencionadas. Portavoces de la Conselleria de Empresa i Coneixement han declinado hacer declaraciones, alegando la confidencialidad de las negociaciones con la multinacional en este aspecto.

Nissan, por su parte, también ha evitado cualquier confirmación de estas cifras y de los paquetes de ayudas públicas asociadas a su plan de inversión. Se han limitado a apuntar: “Estamos en contacto permanente con los tres niveles de administraciones y nos alegra saber que contamos con su apoyo y compromiso con el futuro de Nissan, dada su importancia para la economía y el tejido social del país”.

“El apoyo de la Administración se fundamenta, como en cualquier otro caso, en ayudas vinculadas a inversiones tecnológicas, de I+D, de eficiencia energética y de formación. En la mayoría de casos, se trata de ayudas a proyectos, no directas a la empresa, en libre concurrencia competitiva y siempre cumpliendo con lo permitido por la legislación europea, como no podría ser de otra manera”, han apuntado desde la multinacional japonesa.

En efecto, los fondos que se están negociando son ayudas a proyectos, no ayudas de Estado, que la UE solo permite en situaciones muy concretas y excepcionales. Por ejemplo, los tres millones solicitados al Gobierno central se basan en que la nueva planta de pintura gastará mucha menos energía que la actual y se puede beneficiar de este apoyo a la eficiencia energética.

Buena disposición

La disposición de ambas administraciones para estas ayudas es buena, según las fuentes consultadas. Por otra parte, la relación entre la ministra Reyes Maroto y la 'consellera' de Empresa i Coneixement, Àngels Chacón, es muy fluida, según fuentes cercanas a la Generalitat, y la postura de ambas en esta cuestión resulta coincidente. Tanto, que las dos administraciones están al tanto de lo que se pide a la otra. Incluso habrá colaboración, porque los tres millones que vendrán de Madrid, al ser ayudas a la eficiencia energética, se vehicularán a través del Institut Català de l’Energia (ICAEN), un organismo público que depende de la 'conselleria' de Chacón.

Nissan cuenta con una plantilla de 3.500 trabajadores. Ahora quiere negociar antes de Semana Santa. El principal escollo es que Nissan solo quiere pagar el 80% del salario a los trabajadores que se prejubilen con más de 63 años, que podrían ser unos 400. La empresa antes abonaba el 90% en las prejubilaciones, pero ahora las condiciones económicas han cambiado. La reunión de ayer acabó sin acuerdo y con las espadas en alto.

Ayer se reunieron de nuevo el comité de empresa y la dirección de Nissan, pero las espadas siguen en alto por la falta de acuerdo en las prejubilaciones

El apoyo de fondos públicos a la industria de la automoción siempre ha sido una constante que se hace visible de un modo más evidente en momentos de crisis. Desde el año 2004, la Generalitat ha apoyado Nissan para diferentes proyectos que se han desplegado en la planta de Barcelona, ​​relacionados tanto con el desarrollo de nuevos productos —vehículos, motores, ingeniería— como con la mejora de la productividad de la planta y la mejora y renovación de procesos, entre otros.

Historial de ayudas

La Generalitat ya otorgó ayudas directas por valor de 9,99 millones, de los que 6,61 millones provinieron de la Dirección General de Industria y otros 3,48 millones, de la empresa pública de promoción económica Acció.

Por otra parte, Nissan ha disfrutado de líneas de préstamo por valor de 53,46 millones, que se están devolviendo. Estas líneas de préstamo han dado pie a ayudas indirectas (en forma de mejores condiciones que el mercado: intereses más bajos, avales y cargas financieras que no se han tenido que soportar) por valor de 12,58 millones. En total, las ayudas vinculadas a proyecto o también indirectas de la Generalitat a Nissan desde el año 2004 han ascendido a 22,67 millones. El apoyo público por parte de la Administración catalana para estas actuaciones ha sido del orden del 15%, que es una cifra más que razonable.

Hay que destacar que estas ayudas han movilizado una inversión total de más de 131,7 millones de euros en la planta de Barcelona, ​​con la correspondiente carga de trabajo. Pero, además, desde ese año 2004, Nissan ha realizado otras inversiones en su planta de Barcelona que no han requerido ayuda de la Generalitat.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios