quorum del 54,3%

Junta caliente en DIA: la Policía impide que los trabajadores irrumpan en la sala

Un grupo de trabajadores de la cadena de supermercados han tratado de irrumpir dentro de la sala y ha tenido que actuar la policía para impedirlo

Foto: Trabajadores de DIA se manifiestan en Casa de América (Efe)
Trabajadores de DIA se manifiestan en Casa de América (Efe)

La Junta de Accionistas de DIA se está desarrollando en un clima de máxima tensión. Mientras los sindicatos se manifestaban en la puerta de la Casa de América, dentro en la sala los accionistas presentes iban tomando la palabra.

En un momento dado, un grupo de trabajadores han tratado de irrumpir dentro de la sala y ha tenido que actuar la Policía para impedirlo. No en vano, la cadena de supermercados se juega su futuro y con ellos el de unos 15.000 trabajadores que tiene la compañía en España y para los que ya hay planteado un ERE que afectaría a 1.536 empleados.

Eso mientras dentro se sucedían las intervenciones de los accionistas, 2.358 asistentes que representan un 54,30% del capital, que finalmente han tumbado el plan del Consejo de Administración para salvar la compañía y se han encomendado al éxito de la OPA de LetterOne, el holding de inversiones del magnate ruso Mikhail Fridman, que ya posee un 29,9% del grupo, y a que este llegue a un acuerdo con la banca.

Autocrítica y exigencias de los accionistas

Tampoco ha faltado el capítulo de autocrítica. Borja de la Cierva ha enumerado algunos de los factores que han hecho que DIA se sitúe al borde del precipicio. “Lejos de querer justificar la caída de DIA con el difícil entorno competitivo, admitimos que la falta de adecuación de la oferta o política promocional y la deficiente ejecución de la cadena de suministro [entre otros] están en la base del desempeño financiero”, sostiene el consejero delegado del grupo.

Stephan Ducharme ha abierto el turno de intervenciones para vender las bondades de su propuesta, seguido de un grupo de accionistas minoritarios que han cargado contra el consejo por no explicar bien su propuesta de ampliación de capital, a la que alguno de ellos aún así va a votar por ser la opción “menos mala”, y sobre todo por el efecto dilutivo que supone. DIA apuesta por una 'operación acordeón' con la que reducir el valor nominal de la acción de 0,1 a 0,01 euros, en busca de un urgente saneamiento patrimonial.

El vicepresidente de DIA, Richard Golding (5d), durante su intervención en la Junta de Accionistas
El vicepresidente de DIA, Richard Golding (5d), durante su intervención en la Junta de Accionistas

“Son responsables de saquear DIA y aún así tienen la poca vergüenza de pedirnos que votemos a favor de su plan de reflotar la empresa. Somos tontos pero no tanto”, ha espetado el pequeño accionista José Antonio del Barrio, quien considera que la mejor opción es un concurso voluntario de acreedores tras perder el 95% de su inversión. “Al señor Fridman le diría que es muy espabilado [por intentar quedarse con la cadena de supermercados a precio de saldo]. Váyase usted a Rusia”, zanja.

Esteban Ciudapeña, titular de 1.950 acciones, se ha preguntado por qué la CNMV no investiga al entorno del ruso, al que acusa de tirar el precio de la acción para que Letterone pueda hacerse con ella a un valor irrisorio. También pide explicaciones al consejo sobre las irregularidades cometidas por la cúpula anterior.

Además, ha pedido al Consejo que investigue las irregularidades y las responsabilidades de la anterior presidenta, Ana María Llopis, que anunció ya su dimisión antes de verano cuando las acciones ya perdían más de la mitad de su valor en bolsa desde la OPV pero que se precipitó en octubre al realizar el profit warning y la revisión de las cuentas de 2017.

En este sentido, la compañía aclara que ha interrogado a más de 30 personas y ha inspeccionado tanto bases de datos como correos electrónicos durante cuatro meses para después poner las conclusiones en conocimiento de la Fiscalía.

Aunque la mayoría de los ponentes no ven con buenos ojos los planes de Fridman, alguno ha salido en su defensa. Es el caso de otro pequeño accionista sin identificar, que ha despertado la perplejidad en la sala cuando ha dicho que “el único que puede reflotar la compañía es el ruso porque, sea bueno o malo, tiene dinero”.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios