a 48 horas de la junta general de accionistas

Fridman demandará al "irresponsable" consejo de DIA si el grupo acaba en concurso

El magnate ruso ha advertido a Borja de la Cierva de que lo demandará con una acción de responsabilidad civil si no apoya su solución para salvar al grupo de la insolvencia

Foto: (Reuters)
(Reuters)

A falta de poco más de 48 horas para que este miércoles se celebre la junta general en la que se decidirá cuál de las dos opciones para salvar a DIA prefieren los accionistas, las dos partes han elevado su lenguaje dialéctico para avisarse de las consecuencias que tendría apoyar a una u otra. Dado que se da por hecho que la alternativa del consejo no saldrá adelante, LetterOne ha hecho saber a Borja de la Cierva, consejero delegado, que le llevará a los tribunales si fuerza el concurso voluntario de acreedores.

Fuentes próximas a la compañía dan por hecho que el plan propuesto por De la Cierva, consistente en una ampliación de capital de 600 millones más un acuerdo con la banca hasta 2023, será rechazado por una mayoría de los accionistas. Especialmente porque con tan solo LetterOne, el fondo dirigido por Mikhail Fridman, dueño del 29,5%, prácticamente se alcanza el 50% del habitual quórum asistente a las juntas de DIA. Si además se tiene en cuenta que Goldman Sachs, que retiene un 6,8%, se va a inhibir tras el aviso de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), desde el consejo se da como muy difícil obtener el respaldo de una mayoría suficiente el próximo miércoles.

De confirmarse las previsiones internas, pese al apoyo de uno de los mayores 'proxys' del mundo, a partir del 20 de marzo tan solo quedará encima de la mesa la opción de LetterOne, que consiste en el lanzamiento de una opa a 0,67 euros más una posterior ampliación de capital de 500 millones. Este último aspecto requiere el visto bueno de la banca acreedora, que hasta ahora ha rechazado categóricamente su propuesta, por lo que de tenerlo a tiempo no evitaría que la empresa cayese en impago a finales de mayo, fecha límite para salvar la empresa.

Así las cosas, De la Cierva, tal y como ha manifestado en público, ha trasladado a los representantes de Fridman que solicitará el preconcurso de acreedores o cinco BIS, una medida de protección para evitar que cualquier otro acreedor lo exija por la fuerza y se activen las responsabilidades penales. Por su parte, LetterOne ha hecho saber al consejero delegado que, si da ese paso, lo llevará a los tribunales al considerar que son los máximos responsables.

Fuentes oficiales del fondo controlado por el magnate nacionalizado ruso han indicado que “no vamos a hacer comentarios respecto a este asunto”. Pero han agregado inmediatamente que “consideran una irresponsabilidad por parte del consejo de DIA el amenazar con declarar la insolvencia de la compañía si el plan de L1 Retail es apoyado por los accionistas”.

"No se atreverá"

En este sentido, añaden que “la situación de insolvencia es una cuestión contable y no un problema de liquidez, puede abordarse claramente desde una perspectiva contable y resolverse con pocas complicaciones”. Se refiere Fridman a que el gran problema de DIA son los 98 millones de fondos negativos que presenta al cierre de 2018, agujero que hay que resolver antes del 27 de mayo para evitar que la compañía entre en concurso de acreedores. Si se arreglase ese déficit, provocado por las fuertes pérdidas del pasado año, las partes podrían buscar un acuerdo posterior a largo plazo para poder hacer frente a los vencimientos de deuda por 1.600 millones de euros.

Pero LetterOne ha rechazado inyectar ni un euro más si no controla la gestión de DIA, por lo que se niega a conceder un préstamo participativo o convertible que solvente la insolvencia. No obstante, el fondo con base en Luxemburgo indica: “No solo confiamos en que se pueda encontrar una solución, sino que ya hemos proporcionado varias de ellas para su consideración”.

Si De la Cierva cumple con su advertencia, no solo la banca formará parte de la masa acreedora, sino también los inversores institucionales, que son dueños de bonos por 900 millones de euros. El primer vencimiento es el próximo mes de junio, por 300 millones, dinero que DIA no podrá pagar si no hay una solución completa antes de esa fecha. "No se atreverá", subrayan desde el lado de LetterOne, con un tono amenazador que pone de manifiesto la escasa sintonía entre las partes.

Algunos asesores financieros de DIA han desaconsejado forzar esa situación, pese a que la junta tumbe su propuesta. Pero los despachos de abogados contratados le han indicado que esa es la mejor opción si quiere protegerse de posteriores demandas de accionistas y proveedores.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios