alternativa rusa vs. propuesta española

El grupo de supermercados DIA se juega la quiebra en la junta más crítica de su historia

La cadena de supermercados afronta una jornada decisiva para su futuro. Los accionistas deberán elegir entre el plan del consejo o el de Letterone, fondo en manos del ruso Mikhail Fridman

Foto:  Ilustración: Raúl Arias.
Ilustración: Raúl Arias.

DIA celebra este miércoles una de las juntas más importantes de su historia, con un resultado que puede condenarla a vivir o morir. Todos los accionistas están convocados a las 10 de la mañana en la Casa de América, frente a la madrileña plaza de Cibeles, para elegir entre el plan del consejo de administración y la propuesta de Letterone, fondo en manos del multimillonario ruso que aspira a hacerse con el control de la compañía: Mikhail Fridman.

Letterone desató la caja de los truenos cuando lanzó una opa por el 70,9% del capital que no controla a un precio de 0,67 por acción, un precio superior al que cotiza actualmente (apenas 0,62 euros al cierre de la sesión del martes) pero casi un 90% inferior al de hace tres años: valora la compañía en no más de 417 millones de euros. El fondo de Fridman propone una ampliación de capital de 500 millones de euros para sacar al grupo de su situación de quiebra técnica, pues DIA perdió 352 millones de euros en 2018 y se quedó con unos fondos propios negativos de -166 millones. La opa aún no ha recibido el visto bueno por parte de la CNMV.

La propuesta del fondo luxemburgués queda sujeta a que la opa prospere y a la presencia de una mayoría de 'hombres de Fridman' en el consejo; en caso contrario, el que fuera máximo accionista con un 29% se irá de la compañía, como indicó Stephan Ducharme en una entrevista con este periódico. El socio director de L1 Retail (filial de consumo de Letterone) promete un efecto dilutivo mucho menor que el del consejo si recibe luz verde en la junta de este miércoles, un requisito imprescindible para seguir adelante con sus planes.

Por eso, Letterone intenta convencer a los accionistas para que rechacen la propuesta de consejo, cuyo eje clave es una ampliación de capital de 600 millones asegurada por Morgan Stanley. DIA y sus bancos acreedores han pactado además una prórroga de sus líneas de financiación sindicadas (912,11 millones) hasta marzo de 2019, un acuerdo que está condicionado al triunfo de Borja de la Cierva (CEO) en la junta y a que el grupo logre un ebitda anual de 174 millones, entre otros requisitos.

El consejo de DIA apuesta por una 'operación acordeón' con la que reducir el valor nominal de la acción de 0,1 a 0,01 euros, en busca de un urgente saneamiento patrimonial. No es el único punto que será sometido a votación este miércoles. También toca elegir a EY como coauditor de las cuentas para el período 2019-2021 y ratificar a Jaime García-Legaz como consejero independiente.

El desplome de DIA en bolsa se agudizó en los últimos meses de 2018, coincidiendo con un 'profit warning', el despido fulminante de la anterior cúpula directiva y el destape de irregularidades contables que han acabado en manos de la Fiscalía. Entre tanto, la cadena de supermercados se ha visto obligada a presentar un ERE de 1.700 trabajadores tras registrar unas pérdidas millonarias y ceder casi un punto de cuota de mercado a sus competidores en España. Unos empleados que, por cierto, se concentrarán este miércoles frente a la Casa de América para defender sus puestos de trabajo.

Quién apoya a quién

Letterone juega con inmensa ventaja porque tiene un 29% del capital en sus manos. El consejo de administración se aferra a una asistencia masiva para tener aunque sea una mínima posibilidad frente a Fridman. Si el cuórum del 60% del capital se alcanza, bastará con una mayoría simple (30%) para aprobar los puntos del día.

Goldman Sachs, titular de un 4,28% del capital -repartido entre instrumentos financieros (2,54%) y acciones (1,74%)-, no participará en la junta ni por tanto ejercerá su derecho a voto este miércoles. No levantará así las sospechas de la CNMV, que ha pedido aclaraciones sobre su cartera en DIA. Contra todo pronóstico, el banco de inversión estadounidense se borra del mapa esta vez.

No así Luis Amaral, propietario de Western Gate y dueño de la cadena de supermercados polaca Eurocash. Con un 2% del capital de DIA, el inversor portugués apoyará a Borja de la Cierva por presentar una alternativa que "ofrece más valor a las partes interesadas a corto, medio y largo plazo". A eso porcentaje se suma el 0,2% del capital en manos del consejo, a todas luces insuficiente para que pueda sacar su propuesta adelante.

No está claro qué hará la sindicatura encabezada por los hermanos Gómez-Pablos (Altocapital) y la familia Bontoux (Naturinvest), heredera de Carrefour. Entre los tres ostentan un 3,21% del capital, si bien su respaldo a los planes del consejo sigue en el aire.

Queda por ver qué dirán minoritarios, pues tienen un 20% del capital en sus manos y su postura será clave en las próximas semanas. No está de más recordar que la ampliación propuesta por Fridman está condicionada al futuro éxito de la opa. Por su parte, la Asociación de Accionistas Defensores de DIA (AADD), que representa al 5% del capital de la compañía, votará en contra de ambos planes por el elevado grado de dilución que suponen para el accionista y no ceja en su empeño de encontrar un 'caballero blanco' de última hora. ¿Quién ganará el pulso que marcará el futuro de DIA? Hoy saldremos de dudas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios