endurecimiento del criterio del supremo

Bankinter se enfrenta a más provisiones millonarias por las hipotecas multidivisa

El banco elevó las provisiones a 184 millones en 2018, cifra que podría quedarse corta con la última sentencia del Supremo, que amenaza con un aluvión de sentencias en contra

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

La banca se ha acostumbrado a recibir malas noticias del poder judicial. El Tribunal Supremo golpeó a Bankinter esta semana, y por extensión a otras entidades, con un fallo en contra de una hipoteca multidivisa. Estos créditos, concedidos de forma masiva entre 2007 y 2008, se han convertido en un quebradero de cabeza para el banco, que hasta ahora se había librado de otros litigios como las preferentes, las cláusulas suelo o la próxima amenaza del IRPH.

Bankinter no ha llegado a publicar la cifra de hipotecas multidivisa que tiene en balance, aunque analistas como los de Alantra o abogados que trabajan en este tipo de litigios alcanzan un consenso de que fueron entre 15.000 y 20.000 préstamos concedidos en su mayoría entre 2007 y 2008.

Estas hipotecas se dejaron de comercializar en la crisis financiera. Tienen la característica de que la cuantía pendiente varía en función del tipo de interés y la divisa elegida por el cliente. Bankinter fue la entidad más activa, aunque "solo se ofreció a clientes de perfil cualificado", según fuentes de la entidad. También hay multidivisas en el mercado de firmas como Barclays España (ahora CaixaBank), Catalunya Caixa (ahora BBVA) o Banco Popular (ahora Santander). “Por nuestra experiencia con miles de demandas, las sentencias definitivas alcanzan en torno al 15%, el resto está pendiente”, afirma Patricia Gabeiras, socia fundadora de Gabeiras & Asociados. Alantra calculó en 2017 que el saldo vivo de hipotecas multidivisa en Bankinter era de 2.000 millones, con riesgo de pérdidas potenciales de 400 millones.

A lo largo del año pasado, Bankinter disparó su ‘stock’ de provisiones para litigios hasta los 185 millones, frente a los 85 millones del ejercicio anterior. Para malestar de sus ejecutivos, como siempre se ha quejado la consejera delegada, María Dolores Dancausa, la hucha ha aumentado ante las sentencias en contra que ha habido en los últimos meses o por el riesgo de un cambio de criterio.

El porcentaje de resoluciones ha ido empeorando para el banco en línea con la deriva ‘pro-consumidor’ de los jueces, apuntan fuentes jurídicas. Y ahora podría incrementarse esta ratio en contra de la entidad, después de la sentencia conocida este lunes del Tribunal Supremo, que aceptó un recurso de casación frente a las sentencias en primera instancia y en segunda (Audiencia Provincial de Sevilla). Ambas consideraron que la información facilitada al cliente era suficiente, pero el Supremo invalidó sus conclusiones. De esta forma, las provisiones de 185 millones podrían quedarse cortas este año.

"La entidad considera que se encuentran adecuadamente constituidas las provisiones que se estiman necesarias para cubrir las eventuales pérdidas asociadas a la cartera de préstamos multidivisa y para hacer frente al desenlace de los riesgos que pudieran afectar a la entidad", asegura el último informe anual de Bankinter.

El porcentaje de resoluciones ha ido empeorando para la entidad que dirige Dancausa en línea con la deriva ‘pro-consumidor’ de los jueces

“La sentencia es importante porque fija un criterio ‘pro-consumidor’ y adapta el fallo al beneficio del consumidor”, explica Esther Cubillo, socia de Lupicinio. La abogada se refiere a que la nulidad no fue total para evitar que se cancele el préstamo, lo que perjudicaría al cliente, sino que hay nulidad parcial sobre la multidivisa. Así, Bankinter tiene que recalcular la hipoteca como si siempre hubiese estado en euros y ajustar el capital pendiente y las cuotas que corresponden.

Por el contrario, fuentes de Bankinter defienden que se trata de la sentencia sobre multidivisas del Supremo más centrada en el caso concreto, sin establecer “ningún procedimiento general”. Estas mismas fuentes añaden que el banco ha adaptado su defensa con los cambios de criterios de los jueces, al tener en cuenta ahora la “transparencia material” como elemento central de la protección al consumidor, y después de un esfuerzo por recopilar documentación de hace diez años.

El banco no devuelve dinero, pero recibirá menos de lo previsto, lo que supone una pérdida esperada que en este caso supera los 60.000 euros. Si hubiera más perjuicios de este tipo, Bankinter tendría provisiones para 3.000 demandas en contra, lejos de la cifra total de hipotecas multidivisa. Además, los cálculos de Alantra se basaron en hipotecas de entre 130.000 euros y 150.000 euros (publicados por 'El Independiente'), pero Bankinter tiene clientes de clase media-alta con préstamos que a menudo son mayores.

El fallo del Supremo condena asimismo a Bankinter al pago de costas en primera instancia, pero no en segunda, lo que "muestra que no está claro el criterio", aseguran fuentes de Bankinter. En cualquier caso, podría extenderse esta decisión entre los juzgados y “obligar a Bankinter a tratar de llegar a acuerdos con sus clientes antes del juicio”, señala Cubillo, si el abogado del demandante lo ha impedido.

El texto del alto tribunal “tumba el argumento de la Audiencia Provincial al entender que la información sobre los riesgos no era suficiente pero que el cliente la habría entendido por su nivel de cualificación, que el hecho de que el cliente vaya a preguntar no exime al banco de ofrecer la información y que la entidad debe alertar de un cambio en el préstamo si se van a pedir más garantías o cancelar el crédito por un aumento importante del capital”, apunta Patricia Gabeiras.

Cuarta sentencia

Es la cuarta vez que el Supremo se pronuncia sobre multidivisas, todas ellas en favor del cliente. Las anteriores fueron por hipotecas de Barclays (CaixaBank), Popular (Santander) y Catalunya Caixa (BBVA, pero vendió el préstamo a Blackstone). Esta era la primera con Bankinter, que presentó un documento en el que informó al cliente de la cuantía de la hipoteca en euros, yenes y francos suizos, datos que dos sentencias en primera y segunda instancia consideraron suficientes pero no así el Supremo.

El banco que preside Pedro Guerrero y dirige como consejera delegada María Dolores Dancausa, con Jaime Botín como máximo accionista, presentó un correo electrónico del comercial en el que calculó las cuantías en euros (136.800) en francos suizos y yenes japoneses, advirtiendo de que existe el “riesgo de cambio”. Fuentes de Bankinter arguyen que no es la misma documentación que tienen en todos los casos.

La entidad se ha esforzado por recopilar información de hace una década para presentar en los juicios, entre la que hay documentos impresos o en formato excel con simulaciones. La Audiencia de Madrid se centra en estos informes para decidir, mientras que la de Barcelona también tiene en consideración las circunstancias del cliente.

Bankinter ha ganado varios juicios en estas dos audiencias provinciales, que son las que concentran más casos, pero abogados de los clientes que los han perdido quieren elevar el caso al Supremo con recursos de casación. Por ahora, varios recursos han sido inadmitidos, apuntan fuentes jurídicas, que dan por hecho que el alto tribunal tendrá que acabar pronunciandose sobre ellos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios