proyecto ordesa

Ibercaja acelera la venta de un tercio de su ladrillo para allanar la salida a bolsa

La entidad aragonesa quiere cumplir a mediados de año con el objetivo de 2019 de bajar su ratio de activos problemáticos por debajo del 6%. El BCE quiere que el sector llegue al 5%

Foto:

Ibercaja prepara la mayor venta de ladrillo de su historia para allanar la salida a bolsa. La entidad aragonesa ha dado un mandato a Alantra para la venta de 1.000 millones en créditos inmobiliarios a los grandes fondos internacionales, según fuentes financieras consultadas por El Confidencial.

La operación, conocida como Proyecto Ordesa, se ha distribuido en los últimos días entre inversores, con la expectativa de cerrarse durante el primer semestre, antes de las primeras ventanas de mercado fijadas para la salida a bolsa.

De salir adelante, esta venta supondría que Ibercaja se quite de golpe un tercio de los activos problemáticos que tiene en su balance. La entidad liderada por Víctor Iglesias cerró 2018 con 3.042 millones en activos problemáticos, entre créditos dudosos y adjudicados (pisos y suelos, principalmente).

Este nivel lleva a Ibercaja a tener una ratio de activos problemáticos (NPA, por sus siglas en inglés) del 8,8%. El objetivo para 2019 es rebajar esta tasa hasta el 6%, lo que conseguiría de golpe con el Proyecto Ordesa. Teniendo en cuenta las ventas ordinarias y alguna operación adicional en la segunda parte del año, el grupo aragonés podría incluso llegar pronto al 5% que marca como referencia a medio plazo el Banco Central Europeo (BCE).

La ratio de problemáticos es una de las variables que miran los inversores ante una posible salida a bolsa, junta a la rentabilidad. Solventando este aspecto, el grupo aragonés podrá centrarse en mejorar las cuentas durante el año, después del frenazo del resultado durante 2018. La entidad ganó 40,8 millones de euros el año pasado, un 70,5% menos que en 2017, por las provisiones para vender una cartera y por los costes del ERE.

Víctor Iglesias, consejero delegado de Ibercaja Banco.
Víctor Iglesias, consejero delegado de Ibercaja Banco.

Aunque todavía tiene casi dos años de margen para salir a bolsa y, posiblemente, ampliar capital, la cuenta atrás ya ha comenzado. El grupo ha fijado en junio la primera oportunidad para intentarlo, en caso de que se den las condiciones. Calcula que tiene unas 10 ventanas de mercado de aquí a que expire el plazo para que su principal accionista, la Fundación Ibercaja, baje al 40-50% del capital, desde el 87,8% actual.

Para lograr este operación, Ibercaja necesita hacer los deberes con ventas como Ordesa y de los mercados. Dentro del sector se advierte del riesgo de que a su principal asesor, Rothschild, le pase como con Cepsa, cuando la salida a bolsa fue prácticamente el único camino recomendado, con mal resultado.

Los espejos de Ibercaja

Los principales comparables de Ibercaja en bolsa, Unicaja y Liberbank, cotizan con múltiplos sobre valor en libros de 0,42 y 0,45 veces. En la banca de inversión se da por hecho que al banco aragonés se le exigiría un descuento adicional en su estreno, algo que no está claro que vaya a admitir su principal accionista.

La Fundación Ibercaja ya tuvo la posibilidad de vender a estos precios hace tres años, cuando valoró meter en el capital del banco un fondo ancla: que aportara capital de cara a vender en una futura salida a bolsa. Apollo y Cerberus pusieron ofertas a múltiplos de 0,4 veces su valor en libros.

Hasta ahora, las mayores ventas inmobiliarias de Ibercaja fueron el Proyecto Goya, que vendió a Oaktree en 2015 —700 millones—; el Proyecto Cierzo, de 600 millones, vendido a Intrum a final del año pasado, y el Proyecto Fleta, de 500 millones, cerrado en 2016 con Bain Capital.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios