sector legal

White & Case sube la apuesta en arbitraje y ficha a Ignacio Madalena (Allen & Overy)

White & Case, que ya trabaja en el arbitraje del Canal de Panamá, refuerza su práctica en España con la entrada de Ignacio Madalena (Allen & Overy) como 'counsel' de la oficina de Madrid

Foto: Ignacio Madalena (i), junto a Juan Manuel Remedios, socio director de White & Case en España. (White & Case)
Ignacio Madalena (i), junto a Juan Manuel Remedios, socio director de White & Case en España. (White & Case)

El despacho norteamericano White & Case ha fichado a Ignacio Madalena, hasta ahora abogado de Allen & Overy, como nuevo 'counsel' de la práctica de arbitraje internacional para la oficina de Madrid, según confirma el despacho. El letrado, que cuenta con credenciales para ejercer en Madrid, Nueva York y Reino Unido, se incorpora a la firma que en España dirige Juan Manuel de Remedios para reforzar una de las áreas más en boga: los arbitrajes.

El despacho es líder mundial en este tipo de procedimientos, según Chambers y el Global Arbitration Review (más de 1.000 arbitrajes contractuales y más de 125 arbitrajes de inversión), y el fichaje de Madalena responde al interés de la firma en reforzar esta práctica en España, donde White & Case lleva, entre otros asuntos, la defensa del Grupo Unidos por el Canal de Panamá (Sacyr, Salini Impregilo y Jan de Nul) en su millonario pleito con la Autoridad del Canal de Panamá.

Madalena, licenciado en Derecho por la Universidad San Pablo CEU, ha pasado también por las aulas de Georgetown y la Universidad de Lovaina. Antes de firmar por White & Case, el letrado se curtió en Allen & Overy (2010-2019) y el despacho de Bernardo Cremades (2002-2010). Por sus manos han pasado los arbitrajes presentados por Eiser Infrastructure, Antin Infrastructure y el fondo soberano Masdar, todos ellos condenatorios para España. También ha llevado procedimientos arbitrales en proyectos de infraestructuras en España, Estados Unidos y Latinoamérica y arbitrajes comerciales.

Y es que el fichaje de Madaleno se produce en un momento en que esta práctica está a la orden del día, especialmente en el sector de las energías renovables. Tras aprobarse los recortes de las primas en 2013, importantes compañías e inversores internacionales han recurrido al arbitraje internacional contra el Reino de España para reclamar compensaciones millonarias. De hecho, Madalena participó en el caso de Eiser, el primer laudo que España perdió por este asunto y que se saldó con una sanción de 128 millones de euros.

A día de hoy, España ya tiene seis laudos condenatorios y la factura supera la friolera de los 500 millones de euros, como ya publicó este diario. La gravedad es tal que la todavía ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha anunciado un plan para mantener las primas sin rebajas hasta 2031 para tratar de frenar el aluvión de procedimientos arbitrales.

No obstante, esta medida no parece haber calmado a los inversores, ya que esta misma semana una nueva empresa ha elevado un arbitraje contra España en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversores (Ciadi), la principal plaza donde se dirimen estos pleitos junto a Uncitral y la Cámara de Comercio de Estocolmo. Según desveló la propia ministra, España afronta una oleada de arbitrajes por valor de 15.000 millones de euros entre inversores nacionales e internacionales, por lo que el filón para los despachos de abogados es enorme.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios