mesa redonda de el confidencial y deloitte

"Silicon Valley no es un buen ejemplo, allí han nacido algunas de las peores empresas"

El papel que juega la innovación a corto y largo plazo centró un debate en el marco del SingularityU Spain Summit, celebrado la pasada semana en Madrid

Hacer sociedades mejores en plena revolución de la información. Cambiar los modelos productivos. Llevar adelante reformas en los modelos energéticos. Estas y otras cuestiones están en las agendas de prácticamente todas las economías del planeta. El cambio climático, la llegada de la inteligencia artificial, la automatización del trabajo o el uso de nuevas tecnologías descentralizadoras van a jugar un importante papel en el desarrollo social de las próximas décadas.

Con este contexto de fondo se celebró el pasado jueves en Madrid una mesa redonda organizada por el Confidencial junto a Deloitte dentro de las jornadas del SingularityU Spain Summit, organizadas entre el 20 y el 21 de febrero. Bajo el título ‘Innovación y tecnologías exponenciales, aliados para el crecimiento de la empresa y la sociedad’, invitados de diversos ámbitos sociales y tecnológicos expusieron las que, a su juicio, son las claves que deben impulsar el progreso en los próximos años.

Felipe Requejo, socio director de innovación de Deloitte España.
Felipe Requejo, socio director de innovación de Deloitte España.

En un momento en el que “las innovaciones y los cambios están aquí y es muy difícil predecirlos”, Felipe Requejo, socio director de innovación de Deloitte España, se preguntaba qué estrategias deben seguir empresas y gobiernos para adaptarse a esa realidad cambiante. ¿Pueden llevar estos cambios a una semana laboral de cuatro días, como se está experimentando en algunos lugares del mundo? Según Larry Keeley, director de Deloitte Consulting y presidente y cofundador de Doblin Inc., nuestro país es un lugar idóneo para hacerlo porque, además, favorecería el turismo.

Para Keeley es un “error” pensar que la tecnología lo solucionará todo sin marcarse objetivos y resultados. Y para reafirmarse puso los ejemplos del turismo, la sanidad o las energías renovables como factores que deberían empujar el progreso en España: “Es necesario utilizar los datos que tenemos a mano para conseguir que España sea un lugar a la altura de los estándares del siglo XXI, para que sea un modelo de país para vivir, como lo era hace quinientos años”.

John Hagel, director del Center for the Edge de Deloitte.
John Hagel, director del Center for the Edge de Deloitte.

Para llevar a cabo esos objetivos es importante tener planes a largo plazo pero también una hoja de ruta a pocos meses vista. “Las compañías más previsoras hacen planes a diez o veinte años en los que identifican oportunidades. Pero también miran dos o tres iniciativas que puedan perseguir en los próximos seis o doce meses”, aseguraba John Hagel, director del Center for the Edge de Deloitte. Combinar ese sentido de la oportunidad con acciones específicas es el motor de la innovación, afirmaba Hagel.

Hay vida más allá de Silicon Valley

Anita Schjöll Brede, profesora de Singularity University, cofundadora de iris.ai y experta en inteligencia artificial, puso en valor la escena de startups que, poco a poco, ha florecido en Noruega. Según Schjöll, no debemos tomar Silicon Valley como ejemplo ya que en su seno han nacido “algunas de las peores empresas del mundo”.

Schjöll quiso remarcar la importancia del factor local como elemento diferenciador. “Uno de los rasgos únicos de Noruega y Escandinavia es la confianza. Casi no hay crimen, la gente no cierra sus casas con llave. Eso nos ha llevado a una comunidad de startups que no se mueve solo por el dinero sino por tener un impacto en la sociedad. Y cada región debe saber cuáles son sus rasgos diferenciales”.

Anita Schjöll Brede, profesora de Singularity University, cofundadora de iris.ai y experta en inteligencia artificial.
Anita Schjöll Brede, profesora de Singularity University, cofundadora de iris.ai y experta en inteligencia artificial.

En esa línea apuntó Keeley al poner el ejemplo de Helsinki. “Es uno de los lugares con menos luz del mundo en los meses de invierno y es el primer lugar en innovación relacionada con temas de iluminación”. Para Keeley es imperativo que la agenda innovativa sea relevante para la ciudadanía.

Dentro de ese escenario en el que la innovación debe ir de la mano de la sociedad se encuentra el impacto que tendrá el blockchain, todavía hoy en sus estadios iniciales. “Hoy en día todo está centralizado, ya sea por los gobiernos, la banca o las empresas. Pero esos intermediarios deberían desaparecer. A largo plazo, se supone que los bancos no serán necesarios”, vaticinó Anne Connelly, profesora de Singularity University en NASA Ames en Silicon Valley y vicepresidenta de la junta directiva de Blockchain Canada. Frente a este escenario, Connelly afirmó que los agentes pertinentes deben prepararse para “apañárselas” ante el fin de un sector que ha sido un pilar social durante siglos.

Anne Connelly, profesora de Singularity University en NASA Ames en Silicon Valley y vicepresidenta de la junta directiva de Blockchain Canadá.
Anne Connelly, profesora de Singularity University en NASA Ames en Silicon Valley y vicepresidenta de la junta directiva de Blockchain Canadá.

Keeley trazó un paralelismo entre el nacimiento del blockchain, al calor del bitcoin, y el de los jeans, que se hicieron para los mineros de Estados Unidos. “¿Por qué se popularizaron? Porque los Beatles comenzaron a llevarlos”. Para popularizar la tecnología, Keeley cree que es necesario demostrar a la gente las ventajas que ofrece. “Me gustaría saber cuál es la fuente original de información de una noticia que aparece en mi muro de Facebook”, opinaba.

Y aunque la tecnología todavía se encuentra en pañales, algunas regiones del planeta son más proclives a su uso. África, en palabras de Connelly, lo ha abrazado con rapidez “porque soluciona problemas”. En occidente, en cambio, los gobiernos todavía son reacios.

Energía renovable como motor de futuro

¿Puede la innovación transformar el modelo productivo español? Para Ramez Naam, profesor de Singularity University, científico informático y experto en tecnologías aplicadas a la energía sostenible, nos encontramos ante una oportunidad inmejorable no sólo en España sino también en Europa. Una oportunidad en un momento en el que la energía debería ser más barata y donde España puede jugar un papel esencial en los años venideros.

Ramez Naam, profesor de Singularity University, científico informático y experto en tecnologías aplicadas a la energía sostenible.
Ramez Naam, profesor de Singularity University, científico informático y experto en tecnologías aplicadas a la energía sostenible.

“En verano no hay viento en el norte pero hay sol en el sur y a la inversa cuando llega el invierno. Ya hay una gran penetración de energías renovables y se puede conseguir abastecimiento desde diferentes sitios. España tiene la oportunidad de ser un gran exportador de energía. Tiene muchos días de buen tiempo al año y mucha extensión para instalar placas solares. Y además se podría trasladar la energía de Sevilla a Copenhague en redes de alta velocidad de transmisión como las que se están investigando en China para llevar electricidad a tres mil o cuatro mil kilómetros de distancia”.

La traducción de ese modelo de negocio parece sencilla: más inversión y más puestos de trabajo “en la región que más los necesita”. Ramez puso el ejemplo de Enel, en Italia, que se ha convertido en un generador global de energía solar en Estados Unidos o Arabia Saudí. “Los países más ricos son aquellos cuyo cliente es todo el planeta”. Un análisis compartido por Requejo, que cree que en España ya contamos con algunas de las mejores compañías energéticas y donde se cuenta “con el potencial” para asumir una posición de liderazgo.

¿Hacia una semana de cuatro días?

No sólo va a cambiar el modelo energético en nuestro país sino que España, como la mayoría de economías desarrolladas, se enfrenta al reto de la automatización laboral. Un hecho que sucederá tarde o temprano y que supone “enfrentarse a retos a corto plazo”, en palabras de Hagel. Para el director del Center for the Edge de Deloitte es importante potenciar la creatividad de las personas porque las máquinas serán las encargadas de los trabajos mecánicos: “Enséñame qué problemas has resuelto o cómo has mejorado tu barrio. Hay que dar un nuevo valor al trabajo del individuo”.

Larry Keeley, director de Deloitte Consulting y presidente y cofundador de Dolbin Inc.
Larry Keeley, director de Deloitte Consulting y presidente y cofundador de Dolbin Inc.

La llegada de la automatización y de la inteligencia artificial también debería provocar cambios en las condiciones laborales. Keeley puso sobre la mesa una de las ideas más llamativas y que señalábamos al inicio de este texto: “Si queremos crear nuevos estándares de vida tenemos que cambiar las cosas. Si una empresa es productiva siete días a la semana puede organizar dos equipos que trabajen cuatro días. Emplea al doble de gente que, además, tiene fines de semana de tres días y potencia el turismo”.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios