fusiones bancarias

La opa de Abanca por Liberbank acelera el juego de las sillas en las antiguas cajas

Abanca y Unicaja pugnan por ganar masa crítica con la compra de Liberbank. El comprador quedará al margen de las futuras quinielas de las fusiones

Foto: De izda. a dcha.: Braulio Medel (Fundación Unicaja), Amado Franco (Ibercaja), Manuel Menéndez (Liberbank) y el político Enrique Ambrosio Orizaola. (EFE)
De izda. a dcha.: Braulio Medel (Fundación Unicaja), Amado Franco (Ibercaja), Manuel Menéndez (Liberbank) y el político Enrique Ambrosio Orizaola. (EFE)

Suenan los últimos compases de la canción en el juego de las sillas de la antiguas cajas. Cinco entidades han comenzado la competición -Abanca, Liberbank, Unicaja, Ibercaja y Kutxabank-, y la duda es si hay tres o cuatro asientos. El último movimiento de Abanca hacia Liberbank podría hacer que sean tres sillas.

La jugada de Juan Carlos Escotet, principal accionista de Abanca, ha descuadrado todas las quinielas. El banquero venezolano anunció el pasado viernes su intención de lanzar una opa sobre la entidad asturiana, hostil para el mayor accionista y equipo directivo liderado por Manuel Menéndez. Según los comunicados a la CNMV del grupo gallego, habría accionistas de Liberbank conformes con Abanca, lo que podría descarrilar la fusión con Unicaja que lleva negociándose desde noviembre.

Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca
Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca

El movimiento ha cogido fuera de juego a la entidad malagueña, que puede quedarse sin pareja a pocos metros del altar. Unicaja y la asturiana comenzaron las negociaciones en noviembre. Estaba previsto que la ecuación de canje se fijara el próximo mes, tras la finalización de las revisiones de activos ('due diligence') la próxima semana. El último paso sería un acuerdo, previsto para abril convocando juntas de accionistas.

La irrupción de Abanca con una posible opa, adelantada por 'Expansión', fija un precio mínimo -provisional y condicionado- del capital de Liberbank que puede arruinar las negociaciones entre Unicaja y el grupo asturiana.

Último tren para Unicaja

En tal caso, Unicaja podría perder la última oportunidad de liderar una fusión. Aunque a día de hoy no la necesita, el BCE y el Banco de España están presionando a las entidades medianas para que estudien operaciones con las que ganar tamaño por los costes regulatorios y de transformación digital. Sin Liberbank, prácticamente la única opción que les quedaría a los malagueños sería Ibercaja. Pero sería una fusión de iguales, sin un claro dominador.

La entidad aragonesa está tratando de salir a Bolsa en los próximos dos años, según el plazo legal establecido por Europa para las antiguas cajas cuyas fundaciones tengan más de un 50% del capital. Tiene por delante diez ventanas de mercado desde junio, pero corre el riesgo de que la Bolsa empeore y se esfume esta posibilidad, ante lo que tendría que buscar una operación corporativa. A Ibercaja le ocurre lo mismo que al resto de grupos medianos: en solitario tienen complicado alcanzar los objetivos de rentabilidad por los crecientes costes regulatorios.

Cada vez parece más difícil que Liberbank salga de estos movimientos sin ser absorbida

Lo que a priori parece cada vez más difícil es que Liberbank salga de este juego de la silla con un sitio propio, sin una fusión, ya que podría ser mal interpretado por el mercado. El banco mantiene una postura de que la única negociación en marcha es la de Unicaja, aunque algunos accionistas estén hablando con Abanca.

Entre el resto de entidades medianas parecen al margen de operaciones corporativas Kutxabank, capitalizada y que ya cumple con el requisito de Bruselas para las cajas; Cajamar, que podría protagonizar una consolidación entre cajas rurales pero no con otro tipo de grupos; y Bankinter, el banco más rentable.

Manuel Azuaga, presidente de Unicaja Banco
Manuel Azuaga, presidente de Unicaja Banco

De entre las grandes entidades, Santander sigue centrada en integrar Popular; BBVA mantiene el discurso de digitalización; CaixaBank descarta por el momento operaciones corporativas; con Bankia no se esperan novedades hasta que no haya nuevo Gobierno; y en torno a Sabadell hay rumores que le ligan a las entidades presididas por José Ignacio Goirigolzarri y Carlos Torres.

En total hay 12 grandes entidades españolas supervisadas por el BCE trabajando por su supervivencia en solitario, mientras dure la música.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios