IBEX INSIDER

Álvaro Nadal entierra su proyecto de 'lobby' ante el poco interés del Ibex

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones, movimientos y desenlaces. Ibex Insider ofrece pistas para entender a sus protagonistas

Foto:

Fue a por todas, pero quedó en amago. Álvaro Nadal regresó del verano convencido de cambiar de aires. Aunque gasta acta de diputado por el Partido Popular, el economista y alto funcionario estaba decidido a reconducir su camino profesional. Quien fuera exdirector de la Oficina Económica de Moncloa y exministro de Energía bajo el mandato de Mariano Rajoy-Soraya Sáenz de Santamaría, además de inspirador de la política económica de los populares durante 15 años, consideró pertinente aprovechar el cambio de aires en el nuevo PP de Pablo Casado para pasar página y probar suerte en el sector privado. Sin embargo, el primer intento ha sido en balde.

Para asombro de algunos, Álvaro Nadal ha visitado durante meses a varias de las primeras empresas del país, algunas de ellas primeras espadas del Ibex, para explicarles las líneas maestras de su iniciativa. Se trataba de una especie de asociación o 'lobby' para fomentar políticas transversales que desarrollen la competitividad del sector exportador. El que fuera titular de Energía y Turismo es un firme creyente de que los costes energéticos son un hándicap para el tejido industrial nacional y, por lo tanto, considera que existe una oportunidad de canalizar esa demanda específica de forma colegiada y corregir esa brecha con los competidores extranjeros.

Se trataba de una especie de asociación o 'lobby' para fomentar políticas transversales que desarrollen la competitividad del sector exportador

Respecto al análisis que vertebra su presentación "hay poco margen de discrepancia", como reconoce alguno de los visitados. Es un problema presente que afecta de manera común a cualquier empresa de gran consumo energético y con perfil exportador. Sin embargo, el despliegue realizado por el todavía diputado del PP para visitar a compañías que antes estaban bajo competencia de su ministerio, con algunas de las cuales mantuvo una relación más que tensa, también llamó la atención. A pesar de ese pasado de alto voltaje, Nadal consiguió cerrar encuentros con muchos de los potenciales clientes, pero el interés no se sustanció en compromisos firmes.

El plan del exministro era aglutinar a un grupo relevante de primeras empresas del país, capaces de afrontar un presupuesto mínimo para sacar adelante el 'lobby', según ha explicado a varios de sus colaboradores. Lo que está menos claro por parte de los potenciales clientes era saber quién iba a llevar la voz cantante en esa plataforma, más aún en el caso de que participarían compañías de distintos sectores y con intereses diferentes. Como ocurre en otras asociaciones, los integrantes que más aportación económica realizan son los que terminan definiendo las líneas de actuación, y por lo general, lo hacen para defender sus intereses por encima del resto.

Probablemente, esta pega fuera una de las excusas para declinar la invitación. Para otros, ir de la mano de un exministro saliente para hacer 'lobby' es un proyecto con muchos ángulos de riesgo, ahora que todo se mide con transparencia inusitada. En el caso de Álvaro Nadal, además, se da la circunstancia de que pese a contar con un gran reconocimiento de sus capacidades profesionales, su desempeño político le ha granjeado tantos detractores como admiradores en el mundo de la gran empresa. Un factor clave, aunque ajeno al propio interesado, que pensó en probar suerte como emprendedor. De momento, este año seguirá como diputado a falta de otros planes.

El vértigo de Rosauro Varo

Rosauro Varo.
Rosauro Varo.

Superada ya la etapa del niño bien que despuntó como empresario de la noche y emprendedor de éxito con Pepephone, el empresario sevillano afronta el nuevo año cargado de retos. El principal pasa por consolidarse en el negocio de las VTC, donde se ha convertido en uno de los primeros actores a través de Vector, sociedad desde la que da servicio a Cabify y Uber. Durante meses, mientras el Gobierno del PSOE tramitaba el nuevo marco regulatorio, fue uno de los operadores que más se movilizó para influir en el texto legal. La posición de Rosauro Varo dentro del sector ha sido de las más conciliadoras (o menos extremistas) pese a tener varias decenas de millones invertidos.

La apuesta de Luis Iglesias

Fue uno de los primeros en aprovechar las oportunidades del mercado ‘distressed’ en España. Sin embargo, contar como compañero de viaje (aunque fuera como segundo) con un miembro del clan Pujol casi le cuesta la ruina profesional. Ahora que los años han pasado y los tribunales han resuelto, Luis Iglesias pretende ampliar su espectro inversor más allá de Drago Capital. El financiero (casado con la hija de Eduardo Zaplana) ultima la puesta en marcha de un fondo de deuda (Debt Solutions) dedicado a la financiación hipotecaria. Arranca con 300 millones de euros y pretende disputar otra parte del negocio a la banca, el que hasta ahora ha sido su producto estrella.

El cambio de Vidal-Quadras

Alejo Vidal-Quadras.
Alejo Vidal-Quadras.

Llama la atención por su apellido (hijo del político catalán y heredero de una saga de banqueros de Barcelona), pero lleva años batiéndose el cobre en el mundo del capital riesgo. Tras la etapa formativa en JP Morgan y Rothschild, la carrera de Alejo Vidal-Quadras estuvo adscrita a la firma británica 3i hasta que hace cuatro años se subió al tren de KKR. Para el 2019 que empieza, el financiero se prepara para dar carpetazo a su etapa en la firma estadounidense, donde ha compartido espacio con los españoles Jesús Olmos primero, e Iñaki Cobo después. Su movimiento será uno de los más sonados del mercado, pero no el único. Cuando los bonus de marzo caigan, habrá más de un baile.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios