debía haber sido aprobado hace tres meses

División entre los hermanos Hidalgo por el plan estratégico aprobado para Globalia

Los dueños de Air Europa y Halcón Viajes se reunieron la semana pasada para analizar las cuentas de 2018 y la nueva hoja de ruta de la compañía

Foto: El presidente de Globalia, Juan José Hidalgo. (EFE)
El presidente de Globalia, Juan José Hidalgo. (EFE)

La familia Hidalgo se reunió la semana pasada en Madrid para celebrar el último consejo de administración del año de Globalia. Pepe Hidalgo, el patriarca del clan y mayor accionista, convocó a sus hijos para analizar los resultados del ejercicio, que, según el CEO de la compañía y artífice de los Presupuestos de 2018, Javier Hidalgo, han sido “muy buenos”, con un beneficio antes de impuestos cercano a los 80 millones de euros, lo que supone multiplicar casi por cinco el obtenido en 2017

El futuro de la compañía, no obstante, pasa por el nuevo plan estratégico del grupo turístico dueño de Air Europa y Halcón Viajes que debía haber sido aprobado hace tres meses y que estuvo estancado por las diferencias entre los hermanos.

Hay diferencias entre Javier Hidalgo, el vástago al que Pepe Hidalgo designó como su sucesor, y María José Hidalgo, una de las dos hijas que trabaja en la compañía desde hace décadas como directora general de Air Europa y que tiene también mando en plaza. En realidad, Javier y María José tienen el mismo cargo. Los dos son consejeros delegados del 'holding' y, en consecuencia, tienen el mismo peso en la cúpula directiva, pese a que Javier es quien se ha encargado de enderezar el rumbo del 'holding' y de diseñar la nueva hoja de ruta.

El directivo ha sido el muñidor del plan estratégico que en teoría iba a ser aprobado en septiembre. La principal objeción estaba en los matices que María José Hidalgo puso a cada planteamiento de su hermano, que también ha chocado con parte de la vieja guardia de Globalia. Especialmente con Miguel Ángel Sánchez, el director financiero y persona de confianza de la hija, que ha cuestionado parte de las previsiones económicas incluidas en el Plan 2019-2023, ahora rebautizado como Plan 2020-2024.

Javier Hidalgo quiere poner en marcha una hoja de ruta cuyos pilares fundamentales son aumentar de forma significativa el número de rutas de Air Europa y duplicar el número de hoteles bajo la marca Be Live. El plan estratégico pretende complementar los enlaces de la aerolínea entre Chile, México, Argentina y Panamá, así como aumentar las frecuencias con Uruguay, Paraguay y Bolivia y ampliar el número de establecimientos hoteleros desde los 35 actuales a cerca de 70. El otro negocio importante, la agencia de viajes, está en pleno replanteamiento tras negociar una fusión con Barceló.

Sin embargo, María José Hidalgo ha exigido mayor concreción respecto a cómo va a financiar el grupo este ambicioso plan, lo cual ha provocado un retraso continuado de la aprobación de la nueva hoja de ruta por parte del consejo de administración. Otras fuentes explican también esta demora por el aterrizaje de Juan Arrizabalaga, anterior presidente de la tabaquera Altadis, como nuevo director general y número dos de Globalia, deseoso de supervisar el plan estratégico y estar en consonancia con Javier.

Estas diferencias se producen en medio del baile accionarial provocado por la puesta a la venta de las participaciones que estaban y aún están en manos de bancos e inversores ajenos a la familia. Javier Hidalgo adquirió el pasado verano el 9,9% que tenía Banco Santander (heredado del Popular), lo que le permitió volver al seno del capital tras la venta de su 5% a Abel Matutes cuando abandonó la compañía en 2013. El hijo está, además, en conversaciones avanzadas para comprar el 7% que tiene Unicaja, lo que le daría una posición relevante al contar con el 17% del capital.

Mientras se cierra esta nueva transacción, el accionariado de Globalia lo forman Juan José Hidalgo, el patriarca, con el 51,58%; Javier Hidalgo, con el 9,9%; Cristina Hidalgo, la otra hermana, con el 7,04%; María José, dueña del 5,14%, y la madre de los tres hijos, Avelina Gutiérrez, con el 5%. El restante 9% está en manos de Antonio Hidalgo, hermano de Pepe, que tras enfrentarse con parte de la familia puso también su paquete a la venta. Pero ahora ha exigido un precio mayor por traspasar esta participación, en parte por el buen año que ha tenido Globalia.

Fuentes financieras indican que el grupo ha tenido en este 2018 el mejor año desde el estallido de la crisis. El 'holding' turístico volvió a los beneficios en 2017 -ganó 16,5 millones- tras unas pérdidas de 15 millones en el ejercicio precedente derivado de la devaluación de su filial venezolana. La facturación alcanzó los 3.667 millones, con un crecimiento del 3,5%, mientras que el ebitda se mantuvo en 102 millones. Según las primeras estimaciones, el beneficio de Globalia se ha multiplicado casi por cinco, hasta los 80 millones, mientras el ebitda alcanza ya los 160 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios