entrevista con dirk hoke, ceo de airbus defence&space

El jefe militar de Airbus: "La Defensa única europea garantiza la industria en España"

El directivo alemán asegura que el Gobierno presta a Airbus el mismo apoyo que Francia o Alemania. Confirma el relevo de Fernando Alonso por Alberto Gutiérrez como tarde en abril de 2019

Foto: Dirk Hoke, CEO de Airbus
Dirk Hoke, CEO de Airbus

Dirk Hoke, consejero delegado de la rama militar de Airbus (Defence&Space) viene poco a España últimamente. "Los problemas hoy están en otros sitios", explica con una sonrisa al comienzo de un encuentro con este periódico en su despacho de Múnich. Las turbulencias en el programa del avión A400M que se ensambla en Sevilla han quedado atrás y otras prioridades ocupan ahora al directivo. Llegó a su puesto en enero de 2016 y ha concedido a El Confidencial su primera entrevista a un medio generalista español desde entonces.

Su discurso es claro y directo. "En 2004, cuando no había ninguna de las presiones de hoy como pueden ser el Brexit, la posición de EEUU como aliado menos colaborador de Europa, el miedo de los países Bálticos o el populismo, los países de la OTAN decidieron elevar al 2% del PIB su inversión en Defensa. En 2014 lo ratificaron para alcanzarlo en 2024. Pero hoy ya hay quien dice, como Alemania, que no llegará y se quedará en el 1,5%. No puede ser. Hay que cumplir lo dicho".

Con ese 2% en todos los países europeos, "Europa tendrá una Defensa moderna, a la última", resume. ¿En qué se invertirían esos mayores recursos? Por ejemplo, en el programa del nuevo caza de combate europeo que sustituirá al actual Eurofighter en 2040-2045, y cuyo presupuesto estimado de desarrollo es de 100.000 millones de euros. "Necesitamos un solo caza único europeo, no tres como hay ahora. Eso nos permitirá ser competitivos frente a EEUU. Solo en 2019, Estados Unidos invertirá 700.000 millones de dólares, y frente a eso hay que estar unidos".

Hasta que llegue ese momento, hay varios países europeos que tienen que renovar parte de sus flotas de cazas de combate y deben decidir si quieren seguir comprando Eurofighter o bien aviones estadounidenses como el F-35 de Lockheed Martin. "Sería muy malo que compraran otros aviones. Hasta que llegue el futuro caza necesitamos el respaldo de los países europeos". Además de Francia y Alemania, impulsores principales del nuevo caza (FCAS, Future Combat Air System), España, Reino Unido, Italia y Suecia son los países clave que deben seguir apostando por el actual Eurofighter y también por su sustituto (Suecia tiene ahora su propio caza, el Gripen), detalla Hoke.

"Si los países europeos estamos unidos, crearemos un avión competitivo con los de EEUU mediante una colaboración desconocida hasta ahora"

En este sentido, la decisión del gobierno belga de adquirir el F-35 —hasta 34 unidades— comunicada horas antes de desarrollarse esta entrevista es justo lo contrario de lo que propugna Airbus.

Sistema abierto entre socios vs sistema cerrado

Las ventajas para los países europeos, defiende Dirk Hoke, serán las de entrar como socios en un proyecto en el que se comparte la tecnología y el desarrollo del avión. "El sistema americano no es abierto, no hay transferencia de tecnología, siempre hay 'black boxes'. Con el F-35, en Reino Unido o Italia se fabrican partes, pero no se desarrolla tecnología. Si todos los países europeos estamos unidos, crearemos un avión competitivo con los de EEUU y mediante una colaboración desconocida hasta ahora en Europa", resume.

Hoke, que llegó a Airbus procedente de Siemens y está impulsando la digitalización de la actividad militar y espacial del grupo, liga este proyecto del FCAS con el del Eurodrone (avión militar sin piloto que se presentó este año en Berlín y del que España es uno de los cuatro socios clave con una participación del 23%). O el del nuevo avión de patrulla marítima que quieren adquirir Francia o Alemania. Y para el que Airbus competirá con una versión militar de su superéxito de ventas civil A320. Todos ellos son el futuro de la aviación militar europea, junto al citado A400M y el C295, y son claves para la industria española. ¿Por qué?

"Es clave que los países que ya usan el Eurofighter sigan comprando el avión hasta que el nuevo caza esté listo en 2040. No hacerlo sería muy negativo"

"Es importante mantener las capacidades industriales de cada país, Airbus quiere mantenerlas y que no se pierda ninguna. Pero si no ganamos esos grandes proyectos no podremos mantenerlas, podemos perderlas". Entre esas capacidades está, por ejemplo, la de que España forme parte de la escasa decena de países en el mundo que diseña, construye, echa a volar y mantiene un avión completo.

Dirk Hoke. (Airbus)
Dirk Hoke. (Airbus)

Hoke no duda en contestar afirmativamente sobre si Airbus, de quien depende esa capacidad ya que es la heredera de la antigua empresa pública CASA, quiere que España la mantenga. Y también apuesta por mantener esas capacidades en Reino Unido tras el Brexit: "Tenemos a 15.000 personas trabajando allí", recuerda.

Más en concreto sobre España, Hoke rompe una lanza en favor de la actitud del Gobierno hacia el grupo aeronáutico europeo. "El apoyo que nos dan quizá es menos visible que el que recibimos en otros países, pero no es menor que el de Francia o Alemania. Es un respaldo equilibrado respecto al de otros Estados. Quizá hay una percepción errónea".

Alaba el carácter innovador de la plantilla del grupo en España —"el 70% de las ideas en nuestros concursos internos de innovación proceden de España"— y la motivación de los empleados. Solo pone un pero, y es que "por el gran orgullo de pertenencia que tienen hacia Airbus, desean permanecer en sus puestos para toda la vida, y eso hay que cambiarlo en una empresa con ADN europeo como es la nuestra".

Relevo... sin influencia en el relevo

Hoke se muestra además, y por primera vez por parte de un alto ejecutivo de Airbus, claro respecto a los planes de sucesión en la cúpula del grupo en España. Nuestro país mantiene, fruto de las condiciones de integración de CASA en la antigua EADS (hoy Airbus), una figura de presidente nacional que no existe en los otros países clave (Francia, Alemania y Reino Unido). Hoy el cargo lo ocupa Fernando Alonso, que anunció personalmente a final de 2017 que su sustituto sería Alberto Gutiérrez, actual director de Operaciones. ¿La llegada del francés Guillaume Faury al cargo de consejero delegado de Airbus, anunciada en octubre, afecta a esta transición pacífica por primera vez en la cúpula en España?

"El relevo en la cúpula de Airbus de Tom Enders por Guillaume Faury no tiene ningún impacto en lo que ocurrirá en España. Esto se decidió hace mucho tiempo y estamos alineados. Pedí a Fernando Alonso, antes de que se produjera su salida prevista a final de 2017 de la presidencia de Airbus España, que se quedara quince meses más para estabilizar el programa del A400M. Esto se ha logrado y Alberto tomará el relevo como muy tarde a inicios de abril del próximo año". Justo antes de la junta general de Airbus que ratificará a Faury y supondrá la salida definitiva de Enders tras siete años al mando.

"Disputas comerciales entre la UE e Indonesia, además de problemas de financiación, han retrasado la primera exportación del A400M"

Fernando Alonso, asegura, "tiene una excelente relación con las autoridades españolas y Alberto, cuando he ido con él a visitar los ministerios, también. Estoy seguro al 100% de que con el cambio no va a haber ningún problema", concluye.

Sobre el citado A400M, Hoke se declaró optimista el pasado junio respecto a que en este 2018 se firmara el primer contrato de exportación. Es decir, el primer nuevo cliente aparte de los países europeos (más Malasia y Turquía) que han adquirido 174 aparatos como pedido inicial. Esa primera venta internacional iba a ser con Indonesia, que quería dos aviones con opción a otros dos. "Disputas comerciales entre este país y la UE a cuenta del aceite de palma, unido a problemas de financiación de ese cliente, han retrasado la firma. Pero hay otras 20 campañas abiertas en América Latina, Asia u Oriente Medio y por eso necesitaremos unos meses más para firmar ese primer contrato".

Oportunidades para la industria española

Otro programa clave para España es del citado A320 en versión militar (patrulla marítima de las fuerzas aéreas). En Getafe se transforma hoy el A330 en un avión tanquero (de repostaje en vuelo) militar, un tipo de aeronave que es líder en su segmento en el mundo. "Necesitamos un cliente que nos ayude a lanzar el programa. Francia y Alemania dijeron el pasado año que necesitaban un avión así y Airbus compite con Dassault para proporcionar esa solución".

Dassault, el gran grupo aeronáutico francés, es al mismo tiempo aliado clave de Airbus en el Eurodrone. Otra oportunidad clave para España, "cuya industria participará en función de la financiación que aporta el Gobierno. Y también quiero recordar que en el futuro caza FCAS, como ya hemos hecho en los aviones civiles A350 o A380, Airbus subcontratará entre el 50 y el 60 por ciento de los trabajos". Solo en 2017, Airbus hizo encargos a sus suministradores en España por valor de 2.260 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios