Los bancos empujan a Copcisa a vender

Slim quiere sacar tajada en la guerra de fondos por los peajes de Cedinsa

Los bancos acreedores, liderados por el eje Banco Santander-Popular, están instando a los Carbonell a vender su 22% en Cedinsa. Mirova parece el destinatario natural del paquete

Foto: El empresario mexicano Carlos Slim. (EFE)
El empresario mexicano Carlos Slim. (EFE)

FCC está poniendo en valor su paquete en la concesionaria Cedinsa gracias a la guerra de fondos por controlar la compañía. Ahora parece que su destino natural es vender al fondo francés Mirova, que por ahora se ha asegurado los paquetes de las constructoras Comsa, primero, y Copisa, después. FCC se resiste a vender su 34%, que daría la mayoría de control. El problema es que si la constructora de Carlos Slim espera mucho, puede perder su oportunidad. El plazo vence este mes de noviembre.

Cedinsa era una empresa que hasta ahora no aportaba gran cosa, explotaba peajes en la sombra otorgados por la Generalitat de Cataluña. Factura 106 millones anuales. Pero en los dos últimos años, el tráfico se ha recuperado y eso hizo que dos fondos, el francés Mirova y el holandés Meridiam, se interesen por desembarcar en la compañía.

Ambos entraron por la misma vía: refinanciando la deuda de las constructoras catalanas. Así, en 2017, Meridiam pactó con FCC y con Copisa comprar el 56% de la concesionaria por 150 millones. Es decir, en ese momento, el 34% de FCC en Cedinsa se valoraba en 91 millones. Entonces, los holandeses de Meridiam parecían los ganadores.

El capital de Cedinsa se reparte de la siguiente manera. FCC tiene el 34%. Y las constructoras catalanas Comsa (familia Miarnau), Copisa y Copcisa se reparten otro 22% cada una. En la práctica, ninguna podía mandar. Había que pactar las decisiones. Hasta que llegaron los fondos y entraron en la pugna por intentar conseguir el 51% e imponerse a los que se quedasen fuera.

Al mismo tiempo que desembarcaba Meridiam, Comsa refinanciaba su deuda vendiendo a los franceses de Mirova. Meridiam, viendo que la entrada de Mirova frustraba sus planes, intentó utilizar a Copcisa de caballo de Troya. Pidió a la constructora que preside Eloi Carbonell que ejerciese el derecho de tanteo sobre Comsa para que los Miarnau no pudiesen vender a Mirova.

Parecía que los franceses iban a perder, pero fue lo contrario. Los Miarnau alegaron que tras 60 días, el derecho de tanteo de Copcisa llegaba tarde. Tras este golpe defensivo, los responsables de Mirova pasaron al ataque y compraron a Copisa el 80% de su filial de concesiones, que incluía el paquete del 22% de Cedinsa. Copisa, por tanto, cambiaba de bando.

Reacción de Slim

De manera que, de un día para otro, FCC se encontraba alineado en el bando perdedor tras más de seis meses con su preacuerdo vivo. En septiembre de este año, la constructora de Slim rompió con Meridiam y los holandeses acabaron abandonando después de casi un año de pugna por controlar la compañía. Así, el fondo francés Merovia tiene ahora amarrado el 44%, pero no cuenta todavía con la mayoría. En el sector de la construcción se especula que FCC quiere conseguir un mejor precio de los franceses, por encima de los 91 millones pactados anteriormente, con la excusa de que su 34% dará el control al comprador.

FCC se desmarcó del acuerdo con el fondo holandés cuando vio que las tornas habían cambiado y ahora espera una nueva y mejor oferta

Desde septiembre, FCC aguanta la posición y espera poder salir de Cedinsa en condiciones ventajosas. Pero a partir de ahora el tiempo ya no juega tanto a su favor, porque nuevos actores han entrado en la partida.

Bancos en acción

Se trata de los bancos que están renegociando la deuda de Copcisa, la constructora que ahora ya no puede vender su 22% a Meridiam. La constructora de los Carbonell debe 100 millones, según apuntan fuentes financieras conocedoras de las conversaciones. El plazo para cerrar una nueva refinanciación vence este mes de noviembre.

Los bancos acreedores, liderados por el eje Banco Santander-Popular, están instando a los Carbonell a vender su 22% en Cedinsa como una manera de facilitar la refinanciación. Su paquete puede dar el control a los franceses de Merovia, pero para ello hay que ejecutar la venta antes de que lo haga FCC. El que llegue el último, pierde.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios