operación petrum III

El escándalo del 3% pilla a Copisa en su peor momento

La contumacia en mantener en el entorno de la compañía a Xavier Tauler, imputado desde 2014 en el caso Pujol, no facilita las cosas

Foto: Una furgoneta de la Guardia Civil sale del aparcamiento de la empresa Copisa. (EFE)
Una furgoneta de la Guardia Civil sale del aparcamiento de la empresa Copisa. (EFE)

El escándalo del 3% de CDC y las donaciones irregulares al partido han pillado a Copisa en el peor momento. La constructora de los Cornadó se encuentra en pérdidas: 158 millones al cierre de 2013. Ha tenido que aplicar un fuerte plan de ajuste y desinvertir en áreas de negocios consideradas no estratégicas. Es la segunda constructora de capital catalán y la investigación de la Fiscalía Anticorrupción la coloca en mala posición, pues el escándalo puede implicar una caída de las ventas, según apuntan fuentes del sector.

Copisa facturó 432 millones en el ejercicio de 2014, según su memoria de sostenibilidad, que no ofrece datos sobre sus resultados. Su presidente, Josep Cornadó Mateu, no se encuentra imputado. Pero la contumacia en mantener en el entorno de la compañía a Xavier Tauler, él sí imputado desde 2014 en el caso Pujol, no facilita las cosas. Tauler era consejero delegado de Copisa, pero en la actualidad continúa vinculado al grupo de los Cornadó en su calidad de directivo consultivo. Así que se corre el riesgo de caer en lo que se denomina “síndrome Proinosa”.

La constructora Proinosa salió salpicada por el escándalo Pretoria, el último que investigó el juez Baltasar Garzón. Fue en 2009. Cuando su presidente, Josep Singla, salió en libertad provisional, el grupo cambió de nombre a Altiare. Pero no fue suficiente. En septiembre de 2010 presentó suspensión de pagos, incapaz de seguir optando a concursos públicos sin parecer sospechoso. Ahora, el peligro es que lo mismo les ocurra a Copisa y a Teyco, la constructora de los Sumarroca, también salpicada por este escándalo del 3%.

Detenido el administrador de CDC, Andreu Viloca, por cobro de comisiones ilegales

Sin embargo, la situación de Copisa es más delicada que la de Teyco. Es la segunda constructora catalana por volumen de negocio y participa en grandes proyectos, como la concesionaria Cedinsa.

En cambio, Teyco apenas factura 74 millones anuales. Es seis veces más pequeña que Copisa. Además, el grueso de la fortuna de los Sumarroca depende del 30% que tienen en Comsa Emte, que es la primera constructora de Cataluña, con un volumen de negocio de 1.364 millones. Por tanto, los efectos de la investigación para los Sumarroca son mucho menores que para la familia Cornadó.

Larga lucha

Los Cornadó llevan mucho tiempo intentando salvar el grupo. En 2014 consiguieron cerrar una refinanciación de su deuda. Pero los problemas siguen y verse salpicados en un caso de corrupción no ayuda.

Xavier Tauler Ferre, consejero delegado de Copisa. (EFE)
Xavier Tauler Ferre, consejero delegado de Copisa. (EFE)

Así, Copisa vendió el 50% de Infesa, especializada en ingeniería y material ferroviario, como parte de su política de desinversiones para sanear la compañía.

Dación en pago

También entregó a los bancos acreedores del proyecto residencial y campo de golf de los Merinos, en la ciudad de Ronda (Málaga), donde proyectaba un ambicioso complejo inmobiliario. La operación le sirvió para reducir su deuda en 120 millones y recortar sus costes financieros.

Copisa es la segunda empresa que más dinero ha donado a CDC en los últimos años: más de un millón de euros. Ahora, todas estas donaciones a fundaciones como CatDem se encuentran bajo sospecha.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios