a través de una cesión de crédito

Vuelco judicial: el Govern balear pagará los 56 millones del aeropuerto de Ciudad Real

Enésimo volantazo en el culebrón del aeropuerto de Ciudad Real. El juez ha aceptado que el pago de los 56 millones lo haga una administración a la que el aeropuerto ni le va ni le viene: el Govern balear

Foto: Foto: Mariano Cieza/EFE.
Foto: Mariano Cieza/EFE.

El aeropuerto de Ciudad Real vive una constante contradicción: cuantas más etapas va quemando, más lejos parece estar el final, que va camino de eternizarse. Inaugurado en 2008, en concurso de acreedores desde 2010, cerrado en 2012 y adjudicado (provisionalmente) en 2016, la infraestructura se encontró con un nuevo problema: el adjudicatario, que se comprometió a pagar 56 millones de euros por el aeropuerto, a invertir 579 millones de euros y a crear 7.716 empleos no ha hecho ninguna de las tres cosas. De hecho, en estos dos años de adjudicación apenas ha sido capaz de pagar poco menos de 3 millones de euros, lo que casi le cuesta perder la propiedad.

Y si la historia ya parecía rocambolesca, ahora acaba de sumar un nuevo capítulo. Si todo sale como se espera, los 56 millones que cuesta la adjudicación de la infraestructura no serán pagados por el administrador de la empresa adjudicataria, Rafael Gómez Arribas, sino por una administración pública a la que el aeropuerto de Ciudad Real ni le va ni le viene: el Gobierno de las Islas Baleares.

¿Por qué Baleares pagará el aeropuerto?

Todo empezó la mañana del pasado 19 de abril. Tras varios aplazamientos en el pago de los 56 millones por el aeropuerto, Rafael Gómez Arribas, administrador único de Ciudad Real International Airport (CRIA), adjudicataria de la infraestructura, aseguraba contar con la ayuda de un fondo británico para hacer el pago. Sin embargo, en el momento de la firma, Gómez Arribas salió escopeteado sin pagar un solo euro.

Esa misma tarde, el empresario acusó al fondo británico de haber desaparecido y de mostrar un "comportamiento extraño" ante un trato que parecía cerrado. Según pudo saber este periódico, el fondo en cuestión, que resultó ser RoundShield Partners, en realidad nunca se había comprometido a realizar la inversión.

Ante el caos creado, el juez que lleva la adjudicación, Carmelo Ordóñez, dio de plazo a CRIA hasta el 19 de julio para formalizar el pago bajo la amenaza de que, de no realizarlo, se le quitaría la propiedad del aeropuerto. Y fue entonces cuando el empresario vio la luz: en noviembre de 2017, el Tribunal Superior de Justicia de Baleares condenó al Gobierno de las islas a indemnizar a las empresas perjudicadas por la anulación de unas licencias urbanísticas para construir 244 viviendas en Punta Pedrera.

Rafael Gómez Arribas, CEO de Ciudad Real International Airport (CRIA).
Rafael Gómez Arribas, CEO de Ciudad Real International Airport (CRIA).

Según la sentencia, el Gobierno de Baleares debe pagar 65 millones de euros más 22 millones de intereses a Punta de Ibiza SL y Mecron SL, ambas compañías propiedad de Gómez Arribas. El Govern balear recurrió la sentencia, pero el Tribunal Supremo rechazó dicho recurso este mismo mes.

Con el visto bueno del Supremo, Gómez Arribas decidió acudir al juez del aeropuerto de Ciudad Real y solicitarle, mediante un documento al que ha tenido acceso este diario, la cesión de crédito, de modo que los 56 millones de euros del aeropuerto pasen a ser abonados por el Govern. Y el juez, en un auto que también ha podido contrastar El Confidencial, ha aceptado dicha cesión.

Así pues, el magistrado Carmelo Ordóñez ha enviado una notificación al Tribunal Superior de Justicia de Baleares en la que solicita la confirmación de la firmeza de la sentencia. En caso de que —como se espera— obtenga una respuesta afirmativa, el juez establecerá dos fechas límites al Gobierno de Baleares para pagar los 56 millones de euros del aeropuerto: en primer lugar, el 31 de diciembre de 2018; y en segundo, si no se puede llegar a la primera fecha, el 31 de diciembre de 2019.

Foto: Mariano Cieza/EFE.
Foto: Mariano Cieza/EFE.

Nuevo salvavidas para Gómez Arribas

Este volantazo judicial supone, de nuevo, el enésimo bote salvavidas para Rafael Gómez Arribas, quien, desde que obtuvo la adjudicación del aeropuerto de Ciudad Real, nunca ha demostrado tener el dinero suficiente para pagar los 56 millones de la infraestructura ni para acometer las inversiones necesarias para reactivar un aeropuerto cerrado.

El empresario, de hecho, figura en la lista de morosos de Hacienda. A través de su empresa Reforma de Pisos SA, Gómez Arribas debe a la Agencia Tributaria 9,6 millones de euros. Él, sin embargo, siempre ha asegurado que Hacienda le debe más dinero del que debe él.

Con el dinero del Govern balear o sin él, ahora la duda se centra en si, más allá de poder pagar los 56 millones de euros por el aeropuerto, el empresario podrá hacer frente a una inversión millonaria para abrir de nuevo la infraestructura. Máxime si tenemos en cuenta que, cuando se le adjudicó, aseguró que invertiría 579 millones de euros y crearía nada menos que 7.716 empleos, frente a los menos de 300 trabajadores que tuvo el aeropuerto en sus mejores épocas.

Rafael Gómez Arribas, CEO de Ciudad Real International Airport (CRIA). Foto: EFE.
Rafael Gómez Arribas, CEO de Ciudad Real International Airport (CRIA). Foto: EFE.

A este respecto, una fuente interna de la propia compañía aseguraba a este diario que dicha inversión parece poco menos que imposible de realizar: "Los 56 millones de la compra son el chocolate del loro. Incluso si solo se quisiera explotar una parte mínima del aeropuerto, sin pasajeros comerciales, ya exigiría una inversión de cientos de millones de euros. Y nadie quiere jugársela".

En su opinión, "CRIA no puede comprar ni gestionar el aeropuerto. Consiguió como pudo el dinero para poder pagar el 5% que exigía el juez y, como el resto de compradores estaban en las mismas, CRIA parecía la única empresa con alguna posibilidad. CRIA, al final, pagó ese dinero confiando en que, en un año, encontraría un comprador que hiciese la inversión de verdad. Y en estos años hemos hablado con todo el mundo y hemos conseguido pequeños acuerdos, pero te mentiría si te dijese que ha habido alguien con serias intenciones de poner el dinero confiando en el proyecto".

Habrá que ver cómo evoluciona el asunto. Para empezar, el juez encargado de la adjudicación del aeropuerto de Ciudad Real tendrá que asegurarse de que el Gobierno de Baleares acaba pagando los 56 millones por la infraestructura. Y si esto sucede, habrá llegado el momento de comprobar si Rafael Gómez Arribas es capaz de reabrir y reactivar el aeropuerto de Ciudad Real asumiendo una inversión que cada día parece menos posible.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios