cree que la tasa británica no es extrapolable

Álvarez (Santander): con más impuestos las “multinacionales repensarán su estructura”

El consejero delegado de Banco Santander cree que no debería haber impuestos sobre rentas no generadas en referencia a que el centro corporativo esté en España

Foto: José Antonio Álvarez, consejero delgado del Santander. (Efe)
José Antonio Álvarez, consejero delgado del Santander. (Efe)

El impuesto a la banca es la principal preocupación en el sector financiero, como ha demostrado la presentación de resultados de Banco Santander este miércoles. La posibilidad de un incremento fiscal ha copado tanto espacio en la conferencia del consejero delegado, José Antonio Álvarez, como las propias cifras, que comprenden un incremento del 4% en el beneficio entre enero y junio hasta los 3.752 millones de euros.

El ejecutivo ha asegurado que aún se habla de posibilidades, con lo que el potencial impuesto a la banca que pretende implantar el Gobierno de Pedro Sánchez es difícil de valorar. En cualquier caso, critica que se obligue a las entidades a tributar por “rentas no generadas” solo por tener el centro de mandos en España, y que se amenace con una doble imposición, ya que los dividendos traídos desde otros países donde opera el grupo, ya han soportado una carga fiscal en los mercados donde se ha originado el beneficio. La tasa británica sobre depósitos, en la que se inspiró inicialmente la propuesta socialista, no es extrapolable, según Álvarez, porque “son sistemas fiscales diferentes”.

Así, en caso de un cambio en la estructura fiscal, las multinacionales podrían “repensar su estructura legal”, aunque ha negado que esto conlleve una amenaza de cambio de sede si hay un nuevo impuesto contra la banca. Cualquier cambio, ha insistido Álvarez este miércoles en la ciudad financiera del Santander en Las Rozas (Madrid), debe tener “un periodo de reflexión y evitar efectos colaterales no deseados”. De hecho, el resultado este año será negativo en España de cara a la tributación con Hacienda. A juicio del consejero delegado, la mayor preocupación de la política económica debería ser que continúa la creación de empleo y favorecer el ahorro a largo plazo, para reducir la abultada deuda externa neta de España, que roza el billón (millón de millones) de euros, más del 80% del PIB.

Banco Santander obtuvo en el segundo trimestre un beneficio neto de de 1.698 millones de euros, un 3% menos que en el mismo periodo del año anterior. En los seis primeros meses del año las ganancias netas alcanzan los 3.762 millones de euros. El margen de intereses, que mide la capacidad de generar ingresos con la actividad tradicional de captar y prestar dinero, descendió un 0,5% hasta los 16.931 millones, por culpa de la volatilidad de los tipos de cambio y los tipos de interés, que hacen difícil trasladar a las hipotecas el coste del pasivo, explica Álvarez.

Por su parte, los ingresos por comisiones netas aumentan un 2,2% hasta los 5.889 millones. También aumentaron en España, un 31,7% hasta los 2.095 millones por la ampliación del perímetro con Banco Popular. En este sentido, Álvarez ha descartado que las comisiones no crezcan en España por el pobre resultado de la gestora en captación en sus fondos frente a otras grandes gestoras, ya que asevera que está creciendo el negocio de banca privada, donde un 60% de los fondos son de terceros.

Integración de Banco Popular

Álvarez ha aplaudido la evolución de las ratios de rentabilidad, con un ROTE (retorno sobre el capital tangible) superior al 12% y un ROE (retorno sobre fondos propios) del 8%, aún por debajo del coste del capital. En cualquier caso, esta variable y la ratio de eficiencia (costes sobre ingresos) se acercan a los objetivos marcados para 2018 tras empeorar el año pasado con la incorporación al grupo del Popular. Por su parte, la ratio de capital se sitúa en el 10,62%, según ha manifestado el banco a los analistas, por el impacto de la norma contable IFRS 9. La meta de la entidad, que espera cumplir, es situarse en el 11%.

La entidad se integrará jurídicamente en septiembre y se iniciará la integración tecnológica en noviembre o diciembre, un proceso que durará hasta junio o julio, según los planes del banco cántabro que preside Ana Botín. Álvarez asegura que los resultados del Popular van “en línea con lo esperado”, así como las sinergias, que alcanzarán los 500 millones de euros, con 150 millones este año.

El consejero delegado ha evitado entrar en el cruce de acusaciones de Ángel Ron y Emilio Saracho hace dos semanas en el Congreso. “Pusimos los números encima de la mesa”, insiste. También asegura que no han encontrado en las cuentas anteriores nada irregular, sino que se realizaron “acorde a la normativa vigente”.

Brasil continúa siendo el principal mercado para Banco Santander, con una aportación al beneficio de 1.324 millones de euros, por encima de los 780 millones de España, donde el resultado sufre un mordisco por el coste de la integración del Popular de 300 millones de euros. Así, Álvarez cree que el peso natural de España debería subir del 15% actual hasta entornos superiores al 17%. En tercer lugar, Reino Unido aporta 692 millones de euros.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios