COMBATE LEGAL POR LA MARCA

Solo la cerveza 'Estrella Asturias' resiste el embate legal de 'Estrella Galicia' por la marca

La Audiencia de Madrid rectifica y permite mantener el uso de la marca asturiana. Estrella de Madrid, de Valencia, de Cáceres... han caído ante la ofensiva de las grandes por el uso

Foto: La cerveza 'Estrella de Asturias' podrá conservar su marca.
La cerveza 'Estrella de Asturias' podrá conservar su marca.

La cerveza 'Estrella de Asturias' ha sobrevivido a la ofensiva emprendida por Estrella de Galicia contra las marcas que considera que parasitan su nombre. Tras tumbar en el Tribunal Supremo la inscripción de 'Estrella de Madrid', la marca gallega fue a intentar anular 'Estrella de Asturias', del mismo dueño, pero la Audiencia de Madrid ha estimado que la marca estaba en uso. El fallo judicial complica aún más el panorama de las marcas Estrella, tradicionalmente ligados a las cervezas, pero desde que el Supremo cambió la interpretación restringidas a Estrella Galicia y Estrella Damm, dos gigantes comercialmente enfrentados. "Esto ha sido la guerra de las estrellas. Ellos son el imperio y nosotros los rebeldes", ironiza Jorge Pinto, el cervecero independiente enfrentado a las grandes.

La estrella es el símbolo de los cerveceros. En España y fuera había multitud de marcas que usaban ese símbolo: Estrella Damm, Estrella Galicia, Estrella de Levante, Estrella del Sur, Estrella de Gijón, Mahou cinco estrellas... A base de absorciones, el mercado de Estrella fue quedando en dos manos: Damm (1.000 millones de facturación) y Estrella Galicia (oficialmente, Hijos de Rivera, con 375 millones de facturación).

"En la 'guerra de las estrellas', somos los rebeldes contra el imperio", dice el pequeño cervecero

Pero con el 'boom' de las cervezas artesanas, comenzaron a renacer viejas estrellas. Jorge Pinto, un empresario de Madrid, logró registrar y comercializar Estrella de Madrid. La marca fue recurrida por Damm y Estrella de Galicia. Inicialmente, la justicia dio la razón a Pinto. "Es cierto que las marcas en liza son coincidentes en el vocablo Estrella, pero no es menos cierto que dicho término es relativamente común en el sector de los alcoholes [...] La fuerza distintiva no puede, tampoco, residenciarse en el vocablo estrella, sino en el vocablo Madrid (al igual que sucede con la prioritaria Estrella Galicia)", falló el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Consideró que "existen suficientes disparidades denominativas, fonéticas y gráficas suficientes como para garantizar la convivencia pacífica entre todos ellos; sin que se advierta, por otra parte, riesgo alguno de confusión o asociación".

El pasado mes de marzo, el Supremo cambió de criterio y prohibió registrar 'Estrella de Madrid': "En el supuesto que nos ocupa las marcas opuestas tienen un elemento común y característico, el término 'estrella', que se constituye como un elemento distintivo de las mismas para identificar una categoría de cervezas que gozan de una reputación entre los consumidores, por lo que la inclusión de ese mismo término en la marca solicitante evoca las preexistentes y puede inducir al consumidor a vincularla con el origen empresarial y la calidad de los productos protegidos por las marcas notorias". Así que Pinto elevó el caso al Tribunal de la UE.

Paralelamente, la pelea amplió sus límites. En 2014 y para reforzar sus argumentos, Pinto había comprado la marca Estrella de Asturias. Así que Estrella Galicia llevó el caso a los tribunales para declarar que la marca había caducado por falta de uso. Las marcas que no se utilizan durante cinco años pierden su registro, como le ocurrió a la mítica marca de coches hispano-suiza. Inicialmente, un juez de lo mercantil de Madrid dio la razón a Estrella Galicia y declaró que Estrella de Asturias no podía existir por falta de uso. "Consta que la marca cuestionada, 'Estrella de Asturias', fue concedida en el año 2001 y que nunca ha sido usada, [...] al menos con un uso real y efectivo, no meramente simbólico o aparente". El resultado era que sí podía mantener el registro 'Estrella de Gijón', porque nunca había dejado de fabricarse.

El pequeño cervecero recurrió a la Audiencia Provincial de Madrid, que le acaba de dar la razón. Considera que hay pruebas de que en junio de 2014 la empresa de Pinto vendió 24 barriles de cerveza y días después encargó 50.000 etiquetas de la marca. En el procedimiento han declarado el dueño de un supermercado de Muskiz y el de un supermercado de Torrejón de Velasco (Madrid) que habían comprado la marca Estrella de Asturias. Hijos de Rivera contratacó señalando que la Asociación de Cerveceros de España no tenía constancia de la existencia de dicha marca.

Las marcas notorias tienen una especial protección frente al uso parasitario de las que lo imitan

No era mucha la producción, pero ha sido suficiente para que la Audiencia de Madrid considere que la marca es válida. "De la prueba practicada se concluye sin género de dudas la realidad de uso de la marca objeto del litigio, en un uso comercial", señala el fallo, que añade: "Además, constan actos serios de preparación de comercialización, unos vinculados como paso previo a los de comercialización y otros independientes, como es el encargo de las etiquetas para botellas y la producción de las mismas por la imprenta contratada".

La clave es que esos actos fueron anteriores a la reclamación de Hijos de Rivera, en julio de 2014. "Se ha acreditado no ya unos meros actos preparatorios de seriedad, sino incluso el uso del signo en el mercado, tanto en actos promocionales con potenciales clientes, como en actos comerciales, con distribución de los productos portadores de la marca 'Estrella de Asturias', frente a terceros consumidores, y en ámbitos geográficos distintos, desde Madrid a País Vasco. Todo ello con suficiente relevancia para una empresa familiar de producción de cerveza artesanal, que actúa fuera de los cauces de las grandes superficies y de la distribución en masa".

Jorge Pinto desborda alegría con la sentencia y cree que le da pie a intentar reabrir en el Tribunal de la UE el caso de Estrella de Madrid: "Aún estoy en una nube. En cuanto ha llegado la sentencia he vuelto a producir y nos da fuerza para intentar recuperar Estrella Madrid en los tribunales europeos. Hemos marcado en el último minuto del descuento". Por el camino, han desaparecido a veces sin llegar a pleitear Estrella de Málaga, Estrella de Cáceres y de Valencia.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios