planes estrella por 10.000 millones

El cambio de Gobierno deja en vía muerta a las radiales, el PIC y el inmobiliario de Aena

Al freno que todo cambio de Gobierno trae consigo en licitación de infraestructuras, en esta ocasión se suma el dejar en vía muerta los planes estrella que ultimaba el Ministerio de Fomento

Foto: Ana Pastor y Mariano Rajoy en el tramo granadino de la A-7 en 2015. (EFE)
Ana Pastor y Mariano Rajoy en el tramo granadino de la A-7 en 2015. (EFE)

"En el mundo de la inversión pública, tras la moción de censura, todo se para". Con esta lapidaria frase explica un alto cargo de una gran empresa constructora las consecuencias que tendrá para el sector la salida por la puerta de atrás de Mariano Rajoy y, por ende, de todo su Gobierno.

Un rápido, y hasta hace una semana imprevisible, relevo que ha dejado a medio terminar innumerables trabajos ministeriales, entre los cuales destacan tres programas estrella de Fomento: venta de las radiales, Plan Extraordinario de Inversión en Carreteras (PIC) y desarrollo inmobiliario de Aena.

Solo estos tres planes suman 10.000 millones de euros que el equipo de Íñigo de la Serna quería haber echado a rodar este mismo año, ejercicio que el sector esperaba que fuera el punto de inflexión tras una década de parón inversor, y cuyo futuro ahora mismo está en la cuneta... Cuando no enterrado.

Aunque el PP cumpla su palabra y, desde su nueva posición de oposición, apruebe los Presupuestos Generales del Estado que ha dejado hechos, poco influye en estos programas estrella, cuyo futuro no depende de esta normativa, sino de un trabajo ministerial que se vio suspendido el viernes y que, ahora, depende del nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez.

El más avanzado de todos estos planes, el PIC, que prevé movilizar una inversión público-privada de 5.000 millones, tenía ya en la línea de salida sus dos primeros proyectos, los arcos Norte y Noroeste de Murcia y el tercer carril de la autovía A-7, que iban a haber recibido luz verde en el Consejo de Ministros que no se celebró el pasado viernes por el éxito de la moción de censura.

Estos planes dependen de la voluntad política del nuevo Gobierno, no de que se aprueben los presupuestos, y suman 10.000 M de inversión

Este plan contempla actuaciones en una veintena de corredores que suman más de 2.000 kilómetros de autopistas y un nuevo modelo concesional, cuyos pliegos estaba terminando de definir el equipo de De la Serna bajo la supervisión de Hacienda y Abogacía del Estado, que estaban especialmente preocupados por garantizar que este plan no tuviera impacto en déficit.

El rescate de las radiales, en cambio, sí que está condenado a golpear las cuentas públicas, ya que aunque el anterior Ejecutivo no terminó de detallar el importe exacto del rescate de las autopistas en quiebra (R2, R3, R5, R4, M-12, AP-36, AP-41, Aucosta y Ciralsa), siempre se ha estimado que se trata de un cheque de unos 2.000 millones.

Antes de abandonar el Gobierno, el equipo de De la Serna dejó organizada la reversión de todas estas vías y su organización bajo el paraguas de la sociedad pública Seittsa, pero los trabajos que no ha dado tiempo a terminar son los correspondientes a la nueva licitación de estas carreteras, que esperaba lanzarse en verano para cerrar su venta antes de Navidad.

Con esta desinversión, el anterior Gobierno esperaba recaudar entre 700 y 1.000 millones que iban a ir destinados a mitigar el impacto en el déficit de este año del rescate de las radiales, cheque que ahora se hace virtualmente imposible de conseguir, al menos en los tiempos previstos.

También ha quedado en el aire todo el plan inmobiliario que prevé llevar a cabo Aena en los terrenos de El Prat (Barcelona) y Barajas (Madrid), proyectos que suman una inversión público-privada superior a 4.000 millones entre los dos, y en cuyo ADN llevan las siglas del anterior Ejecutivo, ya que se trata de un proyecto que incluyó el anterior presidente del operador aeroportuario, José Manuel Vargas, en la criticada salida a bolsa del grupo, y que su sucesor, Jaime García-Legaz, lanzó oficialmente hace apenas un mes.

Aunque el diseño de estos planes se ha dejado pintado sobre el papel, todo el trabajo de tramitación administrativa que requieren, tanto en los despachos de Aena como en el propio Ministerio de Fomento, se ha quedado en pañales y con una inminente orfandad, ya que se espera que esta misma semana el operador aeroportuario convoque un consejo de administración extraordinario en el que García-Legaz, que fue secretario de Estado de Comercio bajo la presidencia de Rajoy, presentará su dimisión, tras haber retrasado la presentación del Plan Estratégico de Aena, el cual también está en el aire.

Como ocurre con todos los cambios de Gobierno, es previsible que en breve también se cambien los mandos de todas las empresas públicas, como Renfe o Adif, con el impacto que tendrá sobre todo esta última, ya que las infraestructuras ferroviarias, con la alta velocidad a la cabeza, estaban llamadas a ser el motor de la inversión en obra pública este año, con 3.700 millones presupuestados pero cuya ejecución efectiva, ahora mismo, está en el aire.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios