comprará la rama civil del fabricante brasileño

Boeing ultima la toma de Embraer: abrazo del oso a Airbus desde Portugal y Marruecos

El gran rival del grupo europeo tendrá tres plantas en Lisboa y Évora, dos de ellas de última tecnología, que se suman al multimillonario apoyo marroquí para crecer en el polo aeronáutico de Casablanca

Foto: Planta civil de Embraer en Évora, Portugal. (Embraer)
Planta civil de Embraer en Évora, Portugal. (Embraer)

Mientras Airbus sufre en España por el recorte de producción de los modelos militares A400M y C295, y del superjumbo civil A380, su gran rival Boeing ultima estas semanas la compra del negocio civil (jets para aviación ejecutiva y aviones de pasajeros de tamaño mediano) del grupo brasileño Embraer. Una operación que se está negociando desde inicios de año, precisamente para responder a la toma de control por Airbus del negocio civil de la canadiense Bombardier. La derivada relevante para Airbus, y para España, es que el gigante estadounidense dará con esta operación un gran salto en Portugal que se suma a sus ambiciosos planes de crecimiento en Marruecos.

Embraer tiene tres plantas de su negocio civil en Portugal, un país considerado de bajo coste (salarial y en otros aspectos) respecto a España. La primera es Ogma, en Lisboa, donde el grupo brasileño posee el 65% mientras el resto está en manos de una empresa estatal lusa. Esta firma, un equivalente a pequeña escala de lo que la extinta empresa pública española CASA era antes de integrarse en Airbus, hace aeroestructuras y ofrece servicios de mantenimiento para aviación civil, militar, motores y otro tipo de componentes. Tiene una gran planta de 440.000 metros al norte de Lisboa, cerca de su aeropuerto.

Ogma fabrica, por ejemplo, el fuselaje central del modelo civil C295 que Airbus ensambla en Sevilla, además de otros seis componentes de esta aeronave. Pero también produce elementos estructurales para helicópteros de Eurocopter (Airbus), para aviones de la firma francesa Dassault, además de para Embraer o Lockheed Martin. Es decir, Boeing toma el control de un gran grupo industrial multicliente ubicado en la península ibérica y que no tiene comparación con ninguna de las plantas de Airbus en España consideradas individualmente. Airbus no tiene presencia industrial en Portugal. Eso sí, en España se ensamblan aviones completos (los citados C295 y A400M), un escalón que solo una decena de países en el mundo ha logrado subir.

Las otras dos plantas sobre las que Boeing tomará el control son las que la propia Embraer construyó hace un lustro en Évora, en el centro de Portugal. Son fábricas de última generación (industria 4.0), con una altísima productividad y especializadas en aeroestructuras metálicas pero también de fibra de carbono. Las plantas funcionan desde 2013 y el año pasado culminaron una modernización por valor de 63 millones de los que 23 millones fueron fondos de la Unión Europea. En ellas se hacen, por ejemplo, alas, un tipo de componente de alto valor añadido que no se fabrica en España.

Otra pica a través de Ryanair en Sevilla

No es baladí, además, que sin hacer mucho ruido la aerolínea Ryanair está levantando en suelos del aeropuerto de Sevilla un centro de mantenimiento para sus Boeing 737 Max, los aviones más modernos de su flota. Estará operativo en octubre de este año, empleará a 140 personas, se ubica junto a las instalaciones de Airbus en San Pablo y junto a él aterrizará también algún proveedor de mantenimiento de motores. De hecho, los restos del A400M que se estrelló en Sevilla en 2015, almacenados en un hangar cercano a donde se ubicará Ryanair, tendrán que ser trasladados para acoger ese centro de mantenimiento de los motores de los 737 de Boeing.

Junto a ello, Boeing tiene otro frente de amplísimo recorrido de crecimiento en Marruecos, lo que supone rodear a Airbus en España desde el flanco sur, donde la competencia en costes de mano de obra es aún mayor que en Portugal. Boeing es desde 2001 el socio de referencia del Gobierno de Marruecos para el desarrollo del polo aeronáutico de Casablanca. Polo en el que ya se han ido implantando también muchos de los grandes grupos franceses como Safran, Stelia (filial de Airbus) o Sagem, entre otros.

Marruecos ha ofrecido 2.000 millones a Boeing para una fábrica propia en Casablanca. La última que Airbus levantó en España (Sevilla) costó 600

El Gobierno marroquí está dispuesto a apoyar, según distintas fuentes empresariales consultadas, con hasta 2.000 millones de dólares a Boeing si decide instalar una planta propia en Marruecos. Para hacerse una idea comparativa, la línea de ensamblaje de Airbus en Sevilla para el A400M y el C295 (incluyendo el centro de formación de pilotos y otras instalaciones anexas) ha costado casi 600 millones de euros. Esta es la última fábrica que Airbus ha levantado en España. Aparte de ello, Marruecos ha puesto a disposición de Boeing hasta 500 millones para atraer nuevos proveedores al polo aeronáutico de Casablanca. Todo un mundo en creación al otro lado del Estrecho.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios