Es noticia
Menú
La juez archiva la causa penal del accidente del A400M pero señala a Airbus y EPI
  1. Empresas
señala "mútiples errores" de ambas empresas

La juez archiva la causa penal del accidente del A400M pero señala a Airbus y EPI

El auto del juzgado de Sevilla apunta a "múltiples y diversos errores cometidos aisladamente por EPI (fabricante de los motores y su software que quedaron congelados en vuelo) y Airbus"

Foto: Restos del avión A400M estrellado en Sevilla en mayo de 2015. (Foto: EFE)
Restos del avión A400M estrellado en Sevilla en mayo de 2015. (Foto: EFE)

La juez de Sevilla que instruía desde 2015 la causa penal por la caída de un avión de transporte militar Airbus A400M en las inmediaciones del aeropuerto de Sevilla que dejó cuatro fallecidos y dos heridos ha decidido, en un auto notificado ayer jueves, archivar estas diligencias penales. Fuentes conocedoras del auto han explicado a El Confidencial que la juez María José Moreno señala en el mismo que la caída del avión tras el fallo en bloque de tres de sus cuatro motores turbohélice se produjo "por una concatenación de causas" pero ninguna de ellas por separado tiene la suficiente relevancia como para seguir la vía penal.

Sin embargo, el escrito, contra el cabe recurso de reforma ante la propia juez, y de apelación ante la Audiencia Provincial de Sevilla, añade: "En esa concatenación de causas hay múltiples y diversos errores cometidos aisladamente por EPI y EADS (nombre de Airbus en el momento del accidente)". EPI es el consorcio internacional en el que participa Rolls Royce, la francesa Safran y la alemana MTU y que fabrica los motores de la aeronave. Las fuentes conocedoras del escrito señalan que eso abre la puerta a reclamar indemnizaciones civiles ante ambos grupos. Algunas de las familias de las víctimas están estudiando, en cualquier caso, recurrir el archivo.

Foto: Cospedal, ministra de Defensa, y Fernando Alonso, presidente de Airbus en España, en la cabina del A400M en Sevilla. (Airbus)

El A400M accidentado el 9 de mayo de 2015, destinado al ejército de Turquía, cayó tras la pérdida de potencia de tres de sus cuatro motores que quedaron "congelados", según explicó Airbus inicialmente. Tras dos años de investigación, la comisión del ministerio de Defensa encargada de escudriñar los accidentes de aeronaves militares (Citaam) señaló entre otras muchas circunstancias del siniestro la descoordinación entre EPI y Airbus a la hora de determinar qué empresa debía de cargar el software que rige el funcionamiento de los motores y cuyo borrado previo al despegue -que pasó inadvertido a la tripulación- causó la caída del avión.

EPI se personó en el caso precisamente en septiembre pasado, a raíz de la presentación del informe de la Citaam en el juzgado. La compañía internacional creada específicamente para diseñar y producir los motores del A400M explicó a la comisión que debía haber sido personal propio quien hiciera esa carga, y que su personal tiene la habilitación civil necesaria para ello. Airbus, sin embargo, explico a la Citaam que el avión es militar, opera en instalaciones militares y era su personal quien debía hacerlo. Además, el informe reveló también que, a final de 2014, EPI ya había advertido de que la carga del software, en determinados casos, podía producir fallos que borraban la información que tenían que recibir los motores.

placeholder Un A400M en la planta de ensamblaje de Sevilla. (Foto: Airbus)
Un A400M en la planta de ensamblaje de Sevilla. (Foto: Airbus)

Tras comunicar ese fallo en octubre de 2014 a Airbus y a la agencia de seguridad aérea europea (Easa), las medidas para mitigar el problema no fueron suficientes, según el informe de la Citaam. Pese a todo ello, la fiscalía de Sevilla y Airbus pidieron a final del pasado año el archivo de la causa penal porque, adujeron, aunque se puede decir que "no se evaluaron todos los escenarios posibles", el accidente mortal se produjo "por la necesaria confluencia de varios factores concatenados, unidas a las decisiones tomadas en el vuelo", lo cual "impide aislar comportamientos individuales o conjuntos que permitan atribuir personalmente a cualquiera de los intervinientes" una falta "en el deber objetivo o subjetivo de cuidado". La fiscalía ya dejó abiertas las puertas a la vía civil, tal y como finalmente hace la juez en el auto de archivo.

En este caso, además de las seis víctimas del siniestro cada una por separado (sus familias en el caso de los fallecidos), están personados Airbus, EPI y Allianz, la aseguradora del grupo aeronáutico europeo.

La juez de Sevilla que instruía desde 2015 la causa penal por la caída de un avión de transporte militar Airbus A400M en las inmediaciones del aeropuerto de Sevilla que dejó cuatro fallecidos y dos heridos ha decidido, en un auto notificado ayer jueves, archivar estas diligencias penales. Fuentes conocedoras del auto han explicado a El Confidencial que la juez María José Moreno señala en el mismo que la caída del avión tras el fallo en bloque de tres de sus cuatro motores turbohélice se produjo "por una concatenación de causas" pero ninguna de ellas por separado tiene la suficiente relevancia como para seguir la vía penal.

Accidente de avión en Sevilla
El redactor recomienda