falta de control

Cómo se blanqueó dinero hacia China desde sucursales de CaixaBank

El juez Ismael Moreno ha imputado a CaixaBank por posible falta de controles en el marco de la Ley de Prevención del Blanqueo de Capitales

Foto: Edificios de CaixaBank. (EFE)
Edificios de CaixaBank. (EFE)

CaixaBank se ha visto implicado en una investigación sobre lavado de dinero. Entre 2011 y 2015, se realizaron transferencias por decenas de millones de euros desde sucursales del banco catalán, con sede social en Valencia, hacia China y Hong Kong sin los controles adecuados en torno a la Ley de Prevención de Blanqueo de Capitales, según sospecha el juez Ismael Moreno, de la Audiencia Nacional.

El magistrado ha imputado al banco presidido por Jordi Gual apoyado en las conclusiones de la Policía Judicial y del Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias en España (Sepblac), después de detectar “una serie de comportamientos en directores y empleados de determinadas sucursales de CaixaBank, que han ayudado presuntamente a personas físicas y sociales de nacionalidad china a aprovecharse de las ganancias ilícitas de sus defraudaciones y contrabando de mercancías”, señala el auto. En concreto, se refiere a las sucursales madrileñas del cinturón del Rastro, Cobo Calleja, Alcorcón y Alcalá de Henares.

Es decir, una serie de personas físicas y jurídicas, en su mayoría de nacionalidad u origen chino, lavaron dinero defraudado a Hacienda. Las fórmulas tradicionales para blanquear este efectivo son llevarlo a una entidad financiera en un paraíso fiscal o sacarlo del país a través de un banco que actúa como corresponsal de una firma extranjera sin que se produzcan los controles adecuados. Precisamente, la falta de controles en la banca corresponsal es una de las vías habituales de blanqueo de capitales, según el Sepblac.

Este es el presunto caso de CaixaBank. La entidad firmó contratos de corresponsalía bancaria en 2011 y 2014 con Banco Industrial y Comercial de China (ICBC, el mayor banco del gigante asiático). Así, CaixaBank ha actuado de corresponsal, con lo que asume legalmente la responsabilidad en materia de prevención de blanqueo de capitales.

Sin embargo, se hicieron numerosas transferencias sin reportar, según el auto. Hubo transferencias hacia China y Hong Kong de 193 clientes (76 personas físicas y 117 sociedades limitadas) por importe de 99,1 millones entre 2013 y 2015. Pero solo se comunicaron desde las oficinas indicios por dos de los 193 clientes, que realizaron transferencias por 2,1 millones. Mientras que el estudio del Sepblac detectó requerimientos judiciales por blanqueo sobre 159 clientes que ejecutaron transferencias por valor de 74,4 millones de euros.

18 bancos sí comunicaron

Así, las oficinas actuaron “de forma persistente” y “sin poner ningún control ni barrera al trasiego de remesas de dinero en efectivo y transferencias al sector, pese a tener conciencia de la anormalidad de esta forma de proceder”, añade el juez. Otros 18 bancos sí emitieron las comunicaciones debidas al Sepblac y cancelaron las cuentas, lo que ha sido clave para la investigación.

La Ley de Prevención del Blanqueo de Capitales restringe los movimientos de efectivo. “Los bancos deben saber de dónde viene el dinero cuando es una gran cantidad, porque hay pequeños empresarios que depositan volúmenes importantes periódicamente de forma justificada, pero otros movimientos no lo están”, señala José María Mollinedo, secretario general de Gestha (sindicato de técnicos de Hacienda). Se refiere, por ejemplo, a establecimientos de loterías y apuestas del Estado o tiendas en donde los clientes suelen pagar en efectivo. La ley contra el blanqueo establece que presentar declaración previa (modelo S1) en movimientos superiores a los 10.000 euros si es entrada o salida de dinero del país y de 100.000 euros si es dentro de las fronteras del territorio nacional.

Los bancos deben saber de dónde viene el dinero cuando es una gran cantidad, porque hay clientes que depositan grandes volúmenes justificadamente

En el caso investigado, se produjeron “ingentes imposiciones en efectivo”. El juez cuestiona la intención que guio la conducta de directores y empleados de las sucursales, por posible “conocimiento directo o la aceptación probable de la sospecha de que miembros de dichas organizaciones, clientes de su sucursal, estaban inmersos en actividades ilícitas”.

Economía sumergida

En cuanto al fraude, la investigación gira en torno a los casos Emperador-Cheqia, Sneake, Juguetes y Pólvora, casos que están en varios juzgados de Madrid. Los investigadores creen que se importó mercancía en contenedores con un valor seis veces inferior al real para eludir las cuotas de IVA a la importación en Europa. Luego, estas mercancías fueron objeto de compraventas en la economía sumergida sin tributar, a través de sellos falsos y facturas ficticias.

Así es como generaron grandes cantidades de dinero en efectivo, que sacaron en gran parte fuera de España a través de sucursales de CaixaBank, con cientos de cuentas bancarias y transferencias. En la oficina de la calle Embajadores 69 se transfirieron 51,7 millones; en la calle Ribera de Curtidores 37, un total de 28,2 millones, o en la sucursal de Toledo 47, 68,6 millones.

Cómo se blanqueó dinero hacia China desde sucursales de CaixaBank

Fuentes de CaixaBank recuerdan que la investigación se centra en la posible falta de control, y señalan que el banco esperará al desarrollo de la investigación antes de tomar una decisión sobre los responsables de las sucursales investigadas, mientras admiten preocupación sobre la imagen de la entidad. Asimismo, en un comunicado, la entidad asegura que los empleados “están formados y tienen la obligación de seguir normas y procedimientos de actuación concretos para intentar detectar y prevenir, en la medida de lo posible, la comisión de delitos de blanqueo”.

Los bancos están haciendo esfuerzos para cumplir con esta ley, según figura en sus informes anuales. Por ejemplo, BBVA especifica que llevó a cabo 396.000 horas de formación "en sensibilizar" a sus empleados sobre la prevención de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo. Mientras que Banco Santander reportó 136 casos de indicios de posible blanqueo de capitales en Banco Popular.

No obstante, los técnicos de Hacienda creen que aún no se han corregido las malas prácticas. “Aún hay muchos casos”, recuerda Mollinedo. Además, fuentes de la industria recuerdan que la presión comercial de las redes de sucursales de los bancos juega en contra de los avances en esta materia, ya que hay operaciones que pasan el filtro para alcanzar objetivos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios