era responsable de renovables

Galán nombra CEO de Iberdrola España a Ángeles Santamaría (diversidad y bonus)

Angeles Santamaría será la primera mujer que ocupe el cargo de consejero delegado de la principal empresa del grupo eléctrico en sustitución de Fernando Becquer

Foto: Ángeles Santamaría, consejera delegada de Iberdrola España
Ángeles Santamaría, consejera delegada de Iberdrola España

Iberdrola ha apostado por una mujer para dirigir su filial en España, la compañía que, pese a los ajustes regulatorios aprobados por el Gobierno, es la que más peso tiene en la cuenta de resultados del holding. Según aseguran fuentes próximas al grupo energético, Ignacio Sánchez Galán ha nombrado a Ángeles Santamaria nueva consejera de Iberdrola España en sustitución de Fernando Becker, el veterano directivo, amigo íntimo de Mariano Rajoy, que ha decidido dejar el grupo y acogerse al plan de prejubilaciones, como adelantó El Confidencial el pasado 7 de febrero.

Santamaría era hasta ahora la máxima responsable de la división de energías renovables de España y Portugal -Iberia- y del negocio internacional. A partir de este momento y según el comunicado interno, “reportará al consejo de administración de Iberdrola España y entre sus principales funciones estará liderar y desarrollar las funciones de gestión, establecer las estrategias con el fin de maximizar los resultados y la rentabilidad de los activos, siendo responsable de la cuenta de resultados del país y de representar institucionalmente a la compañía ante los órganos del gobierno e instituciones externas correspondientes”. Una cuestión esta última muy relevante para Iberdrola dada las tensas relaciones con el Ejecutivo del PP y, especialmente, con el ministro de Energía, Alvaro Nadal.

Ingeniería industrial por la Universidad Pontificia de Comillas (ICAI), comenzó su trayectoria profesional en la actual Duro Felguera hasta que en 1996 se incorporó a Iberdrola Ingeniería y Construcción (Iberinco) como directora del proyecto META (Mejora de la Explotación, adaptación al telecontrol y Automatización) de la Cuenca del Tajo. En 2001 se unió a Iberdrola Renovables como directora de explotación, ocupándose del equipo de operación y mantenimiento y de gestión de la energía verde de la compañía.

Desempeñó esta tarea hasta 2007, “desarrollando una intensa experiencia técnica y un valioso conocimiento practico en el negocio renovable”, teniendo bajo su responsabilidad el centro de operaciones de Toledo y 6 gigavatios de potencia instalada en siete países. A partir de enero de 2007 pasó a ser directora de prospectiva y tecnología, responsable global de asuntos regulatorio, I+D+I y miembro del equipo de dirección de Iberdrola Renovables.

En 2015, Santanmaría fue nombrada fue nombrada directora de Iberia e internacional en renovables, posición que ha ocupado hasta la actualidad. Además es consejera de Iberdrola Renovables Energía, S.A., de Iberdrola Renovables México, S.A. así como de otras sociedades del grupo energético con sede en Bilbao. También es miembro del Renewables Industry Advisory Board del International Energy Agency.

Un compromiso real con el sexo femenino

Santamaría releva en el cargo de consejero delegado a Fernando Becker, que ha decidido abandonar la multinaciona tras 18 años en plantilla. Su nombramiento entronca además con una nueva política de la eléctrica, ya que Iberdrola se ha propuesto como objetivo “la mejora progresiva de la proporción de puestos de dirección ocupados por mujeres”. Al cierre de 2017, había 178 ejecutivas en labores de alta dirección en todo el grupo, lo que supone un 21,5% del total de cargos de alta responsabilidad, un 1,8% más que el año anterior.

La compañía ha demostrado con creces su compromiso con la igualdad de oportunidades, como demuestra que todas las comisiones consultivas del consejo de administración están presididas por mujeres. Galán se ha propuesto como compromiso que en el año 2020 el número de consejeras del órgano de gobierno sea de al menos del 30%. Por ello, el pasado 19 de diciembre aprobó lo que se denomina política de diversidad en la composición del consejo, con el fin de evitar cualquier tipo de condicionamiento por cuestión de sexo o edad.

Esta estrategia no es una política de cara a la galería. Tal es así, que el presidente de la compañía ha vinculado el cobro de su retribución variable en 2018 a, entre otros factores, “el crecimiento continuo de la presencia femenina en puestos de relevancia”. Es uno de los cinco vectores, además de incrementar el beneficio neto, la remuneración al accionista y la solidez financiera, por los que se le juzgará su labor durante el año un curso. Se juega entre 3 y 6 millones -el pasado ejercicio ganó 9,47 millones en total- por, entre otros aspectos, ascender a mujeres a puestos de alta dirección.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios