antigua sede de fecsa endesa en cataluña

Operación Neo: Lone Star vende el último bastión del Proyecto Octopus y cierra ciclo

El fondo negocia en exclusiva la venta de la antigua sede de Fecsa-Endesa en Barcelona a un fondo alemán, operación que se ha visto condicionada por el desafío independentista y problemas medioambientales

Foto: Antigua sede de Fecsa-Endesa en Barcelona. Foto:Jaume Meneses/Wikipedia
Antigua sede de Fecsa-Endesa en Barcelona. Foto:Jaume Meneses/Wikipedia

Lone Star está a punto de cerrar un ciclo con la venta del último gran activo del Proyecto Octopus, una cartera formada por más de 4.000 millones de créditos inmobiliarios del banco Eurohypo en España y Portugal, que el fondo estadounidense adquirió junto a JP Morgan hace tres años.

Se trata de la antigua sede de Fecsa-Endesa en Cataluña, un edificio de 35.000 metros cuadrados, cuyas tres chimeneas forman parte del Skyline de Barcelona y por el que está negociando en exclusiva la suma de fuerzas del grupo Tramway y el vehículo alemán Indigo Capital.

Las conversaciones se encuentran en su recta final e, incluso, podría cerrarse un acuerdo esta misma tarde, según afirman fuentes conocedoras, aunque también apuntan que hay un segundo finalista que podría tomar el relevo si las negociaciones no llegan a buen puerto.

Esta operación marca otro paso adelante en la estrategia de Lone Star de deshacer sus posiciones en el mercado inmobiliario español, tras la venta del resto de Octopus y de la promotora Neinor Homes, que sacó a bolsa la pasada primavera y donde tras varias ventas de participaciones ya sólo controla un 13%. Además, suponen un revulsivo a la actual situación del mercado inmobiliario de Cataluña, prácticamente paralizado por el desafío independentista.

Este inmueble, que lleva cinco años vacío, cuenta problemas tanto medioambientales como de cambio de uso que han condicionado su venta. Construido sobre sobre una antigua planta de generación de carbón de principios del siglo XX, el subsuelo de la parcela donde se levanta arrastra impurezas de su antigua operativa con carbón y gas, que constituyen el principal riesgo de esta operación y que han convencido a otros interesados de retirarse del proceso.

Impacto del desafío soberanista

A esto se añade que el inmueble tiene una calificación urbanística clave 4 que restringe su uso a servicios públicos con componente técnico. De hecho, su anterior propietario, Grupo Sanjosé, que adquirió el edificio a Endesa en una operación de 'sale&leaseback', no logró sacar adelante el cambio de uso, lo que permitió a Lone Star ejecutar la deuda ligada a este edificio en 2015.

Suma y sigue, porque la crisis soberanista en Cataluña a punto estuvo de echar por tierra el proceso, lanzado en septiembre y gestionado por JLL, por el que se interesaron firmas como Meridia, Colonial, Oaktree, Tristan, GreenOak, Värde o Stoneweg, según afirman las mismas fuentes.

Al final, sólo dos candidatos han presentado ofertas, por importes cercanos a 20 millones, inversión que el ganador deberá previsiblemente duplicar para poder llevar a cabo toda la obra de rehabilitación que requerirá este activo para volver a ponerlo en valor.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios