el bróker participado por la familia vallvé

Dimite de GVC Gaesco el mecenas del independentismo tras el traslado a Madrid

Joan Vallvé i Ribera, vicepresidente de Òmnium Cultural, ha dejado su cargo de consejero en el bróker tras la polémica por la mudanza desde Barcelona a la capital de España

Foto: Joan Vallvé i Ribera.
Joan Vallvé i Ribera.

GVC Gaesco confirmó este lunes por la tarde el traslado a Madrid de su bróker, el más importante de la Bolsa de Barcelona y participado por una de las familias más proclives al independentismo catalán. Una decisión —justificada para garantizar los intereses de sus clientes—, que ha tenido sus heridas dentro del grupo financiero. Joan Vallvé i Ribera, consejero de la sociedad de valores y vicepresidente al mismo tiempo de Òmnium Cultural, el baluarte del soberanismo, ha dimitido de sus funciones.

Así lo han aseverado fuentes próximas a GVC Gaesco, un grupo financiero con más de 60 años de experiencia y especializado en la gestión de patrimonios y la intermediación bursátil. Las mismas fuentes indican que la salida de Joan Vallvé, uno de los accionistas históricos y hermano de la presidenta, Maria Àngels Vallvé, no está relacionada con el cambio de sede desde Barcelona a Madrid por los riesgos que supondría la declaración unilateral de independencia (DUI), como adelantó este lunes El Confidencial.

Explican que su dimisión se debe a que, tras la integración con Beka Finance, la antigua Caja Madrid Bolsa, el consejo de administración ha decidido renovar a los representantes del órgano de gobierno. Pero lo cierto es que la fusión de GVC Gaesco con Beka Finance se produjo en marzo de 2016, tal y como reconoció el propio grupo financiero, que gestiona 1.000 millones de euros. Así aparece en las cuentas del pasado ejercicio del bróker, que obtuvo un beneficio de un millón de euros, 10 veces más que en el ejercicio anterior. Su valor en libros asciende a 63,82 millones de euros.

Dimite de GVC Gaesco el mecenas del independentismo tras el traslado a Madrid

Otras fuentes indican que la marcha de Joan Vallvé se debe a la reacción de los clientes después de que este medio desvelase su relación con Òmnium Cultural, la asociación creada en los años sesenta por el padre de los Vallvé para defender y promover la causa catalanista y de la que Joan es un destacado miembro. De hecho, los ejecutivos de la GVC Gaesco y los 300 agentes que la firma tiene repartidos por toda España estuvieron ayer dando explicaciones a los clientes para desvincular a la sociedad de valores y la gestora de la inclinación política de sus propietarios. Especialmente porque entre sus accionistas destaca también Joan Hortalá, marido de Maria Àngels Vallvé y expresidente de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC).

El comunicado oficial en el que el grupo justifica su mudanza a la Torre Serrano, en la calle Marqués de Villamagna de Madrid, desde la calle Doctor Ferran de Barcelona, indica que la decisión se adoptó en el consejo de administración de septiembre con el fin de “garantizar los intereses de sus clientes, dotar de normalidad a su actividad y asegurar un marco estable para el desarrollo de su negocio”. Un último matiz que, fuentes internas explican, remite al riesgo de que la Generalitat de Cataluña declarase la independencia y se produjese un corralito, como ha aseverado la CUP.

Además de la dimisión del consejo de la sociedad de valores, no se descarta su salida también del órgano de gobierno de GVC Gaesco Holding, la cabecera de un grupo del que dependen también las filiales de gestión de patrimonios, de pensiones y la aseguradora. En total, la entidad, que en 2016 tuvo una cifra de negocio próxima a los 500 millones, tras reconocer un deterioro de algo más de ocho millones en GVC Gaesco Beka, administra hasta 4.000 millones contando el dinero de terceros.

Con dinero de la Generalitat

GVC Gaesco es uno de los brókeres históricos de la bolsa española, con unos 45.000 millones de euros intermediados. Miembro de las plazas de Barcelona, Madrid, Valencia, París, Ámsterdam, Bruselas, Lisboa y Fráncfort, el nombre original del bróker fue Garcon, Vallvé, Contreras (GVC). Pero en los últimos años le añadió los apellidos de Gaesco y Beka Finance. La primera era una sociedad de valores catalana que la crisis puso al borde de la desaparición y que los Vallvé, ya dueños del 100%, compraron por unos 55 millones en 2008 gracias a un préstamo de 12 millones del Institut Català de Finances. Es decir, de la Generalitat, que puso su granito de arena para que no fuera adquirido por un competidor de Madrid y se llevase el negocio a la capital.

Después, en 2013, se hizo con Beka Finance, la antigua Caja Madrid Bolsa, por cerca de 40 millones. Los dos brókeres se fusionaron en 2016, cuando la presidenta afirmó en 'El País' sobre el proceso independentista que la entidad tenía un plan B en caso de que se logre ese objetivo. Un plan que está ejecutando a la carrera por el temor a los efectos en sus cuentas de la deriva soberanista que algunos de sus accionistas alimentan.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios