Tras el alzhéimer, Grifols abre una vía de investigación para tratar la cirrosis
  1. Empresas
El trabajo está en una fase avanzada

Tras el alzhéimer, Grifols abre una vía de investigación para tratar la cirrosis

La tasa de supervivencia resultó mayor en pacientes que recibieron albúmina humana en comparación con los que solo se trataron con la terapia estándar, según el estudio

Foto:

La multinacional Grifols no es una 'biotech'. Pero la fortuna que está haciendo con los hemoderivados a menudo se utiliza para investigar nuevos campos. Así, por ejemplo, Grifols es la única empresa del mundo que tiene un estudio sobre el alzhéimer en Fase III, según desvelaron los propios responsables de la compañía durante la celebración del Día del Prensa. También fue entonces cuando explicaron que han abierto una vía en la investigación para tratar la cirrosis.

Los trabajos sobre la cirrosis forman parte de lo que la compañía que preside Víctor Grifols califica de I+D+i interno, y que en buena parte está centrado en encontrar nuevas aplicaciones para la albúmina, una proteína que Grifols extrae a través de la plasmaféresis, proceso patentado por la multinacional catalana y que es la base de su actual imperio.

En concreto, hay dos líneas de trabajo para la albúmina en este campo de las enfermedades del hígado: el proyecto denominado Apache, por sus siglas en inglés, un estudio también en Fase III para el tratamiento de pacientes con insuficiencia hepática crónica, y el llamado Preciosa, otro estudio, también en Fase III, que administra la proteína Albutein a un nivel del 20%, en pacientes con cirrosis avanzada, en un intento de prevenir fallos renales.

placeholder Foto: Grifols.
Foto: Grifols.

Mientras que el proyecto Ámbar —el que trabaja un tratamiento para frenar el alzhéimer detectado en fases precoces— podría obtener resultados para la compañía en los próximos tres años, el de la cirrosis, más nuevo, tiene un horizonte establecido, según la propia empresa, para una fase de entre tres y cinco años.

La profesora Annalisa Berzigotti, de la Clínica Universitaria de Cirugía y Medicina Visceral de la Universidad de Berna, Suiza, y miembro de la junta directiva de la EASL, valora que “la tasa de supervivencia fue significativamente mayor en pacientes que recibieron albúmina humana en comparación con los que solo se trataron con la terapia estándar. El tratamiento con albúmina humana redujo el riesgo de muerte en un 38%”.

“Se han probado beneficios estadísticamente significativos de la administración de albúmina humana en lugar del tratamiento estándar, solo para el tratamiento de la ascitis, las complicaciones de la cirrosis”, y añade Berzigotti que "la reducción de la mortalidad observada en el brazo tratado con albúmina de este estudio controlado aleatorio es una información nueva e importante. Basándose en estos datos, se debe considerar la administración semanal de albúmina en pacientes con cirrosis y ascitis para prevenir complicaciones potencialmente mortales”. Estas declaraciones aparecen en la presentación para inversores que llevó a cabo Grifols en California antes del verano.

Marginal en el negocio

Estas investigaciones son marginales en este momento en el negocio de Grifols, una multinacional que factura más de 4.000 millones anuales, que capitaliza en bolsa 16.000 millones y que por volumen de facturación sigue dependiendo fuertemente de la biociencia, en un 80% de sus ingresos. Sin embargo, estas nuevas líneas de investigación apuntan a que no siempre será así.

placeholder Foto: Grifols.
Foto: Grifols.

De hecho, la compañía lleva tiempo impulsando divisiones más allá de la plasmaféresis. Lo ha hecho con Diagnóstico, que ya supone el 16% del negocio. Y lo está haciendo en soluciones hospitalarias, que ahora solo supone el 2% pero la dirección de Grifols quiere que crezca y mucho, en especial por el desembarco en Estados Unidos que se está llevando a cabo durante este ejercicio. Esta rama de negocio solo facturó 99 millones en 2016, pero se espera que gracias la tecnología farmacéutica de soluciones intravenosas sea uno de los nuevos vectores de crecimiento de la compañía a corto y que la división hospitalaria consiga beneficios en pocos años.

Refinanciar deuda

Una de las prioridades del grupo ha sido refinanciar la deuda, que suma unos 7.300 millones de euros. La deuda tiene un coste medio bajo, del 3%. Y en la última refinanciación consiguió un ahorro de costes financieros anuales que la compañía cifra en 80 millones de euros, según consta en su último documento para inversores.

De hecho, las investigaciones en marcha sobre el alzhéimer o la cirrosis no supondrán un cambio de la compañía a corto plazo desde el punto de vista de las cifras, pero va ampliando su campo de acción con una perspectiva más de futuro.

Grifols Alzhéimer Cataluña Farmacéuticas
El redactor recomienda