ante la negativa de Banco Santander

La Caixa quita a Botín el negocio del Popular con el Opus y la Universidad de Navarra

La entidad dirigida por Isidre Fainé ha decidido financiar las ayudas a los estudiantes del centro de estudios gestionado por la Prelatura que trabajaba antes con el banco quebrado

Foto: El presidente de la Fundación Bancaria la Caixa, Isidre Fainé. (Reuters)
El presidente de la Fundación Bancaria la Caixa, Isidre Fainé. (Reuters)

La quiebra del Banco Popular ha tenido un gran impacto en los clientes que, además de tener parte de sus ahorros en la entidad, eran accionistas. Muchos lo han perdido todo y algunos están tomando represalias al no querer continuar con el nuevo equipo del Banco Santander dirigido por Rodrigo Echenique. Uno de ellos es la Fundación Universitaria de Navarra (FUNA), financiadora de la Universidad de Pamplona y gestionada por el Opus Dei, organizaciones muy vinculadas desde hace décadas al grupo financiero intervenido por la Comisión Europea.

La ONG ha decidido no renovar el acuerdo que desde 2009 tenía con Banco Popular para financiar las llamadas Becas Alumni y los Créditos a la Excelencia Académica. Unos préstamos en condiciones ventajosas que FUNA daba a los estudiantes con menos recursos y con mejor expediente académico. Un programa de ayudas por el que los universitarios podían incluso ahorrarse el 75% del importe solicitado en función de las notas que sacaban a finales de curso.

La presidenta de Banco Santander, Ana Patricia Botín. (Reuters)
La presidenta de Banco Santander, Ana Patricia Botín. (Reuters)

Hasta el pasado 30 de junio, unos 1.000 estudiantes se beneficiaban de estas becas, que a partir del nuevo año académico ya no estarán respaldadas por Banco Popular, sino por CaixaBank. Tras la quiebra de la entidad presidida por Emilio Saracho en última instancia y por Ángel Ron durante más de 12 años, Santander no ha querido seguir con la tradición del banco adquirido, por lo que la Universidad de Navarra se ha visto obligada a firmar un acuerdo urgente con otra entidad para asegurar que los alumnos pudieran seguir recibiendo las ayudas.

El elegido ha sido CaixaBank, cuyo anterior presidente, Isidre Fainé, tiene también una relación muy estrecha con el Opus Dei. La entidad con sede en Barcelona va a dar los llamados 'créditos a la excelencia' a los estudiantes con una renta familiar máxima de 20.000 euros que hayan obtenido una nota media de 7,5 en el Bachillerato y sean españoles o residan en España. A final de curso, en función de las calificaciones obtenidas, la Fundación Bancaria la Caixa les dará una bonificación sobre el capital del préstamo que será del 20% si sacan un notable y del 40% si se obtiene un sobresaliente. En caso de suspenso, el alumno sale del programa.

La universidad se ha visto obligada a firmar un acuerdo urgente con otra entidad para asegurar que los alumnos pudieran seguir recibiendo las ayudas

De la nueva relación con CaixaBank se pueden beneficiar los universitarios que hayan recibido las ayudas en anteriores cursos a través del Popular y los nuevos estudiantes de grado del centro navarro de las dos siguientes promociones, la 2017-2018 y la 2018-2019. La fundación de la antigua caja catalana se ha comprometido a aportar un millón de euros al año para financiar estas becas, pero otras fuentes indican que se trata de una primera relación con la Universidad de Navarra que irá más allá próximamente. No hay que olvidar que este elitista centro tiene un presupuesto anual de unos 350 millones y el pasado ejercicio tenía un aval con el Popular de 8,9 millones.

Un patrimonio millonario mal gestionado

Además de los 1.000 clientes que gana con esta alianza, CaixaBank buscará ahondar en la relación con la Fundación Universitaria de Navarra. Nacida en 1993 con el fin de ayudar a la universidad del Opus Dei, dispone de un patrimonio de 144 millones de euros, según datos oficiales a 31 de diciembre de 2016. La organización canaliza las donaciones de personas físicas y jurídicas que colaboran con el centro de estudios para el desarrollo de sus fines docentes e investigadores. La FUNA sigue el esquema que aplican entidades similares de ámbito anglosajón, especialmente de Estados Unidos, en la gestión del 'endowment' o donaciones. Parte de los rendimientos obtenidos se pone a disposición de la universidad y parte se recapitaliza para que el fondo no pierda poder adquisitivo.

Los gestores de la Fundación Universitaria de Navarra también se han visto atrapados en el fraude conocido como el Madoff catalán

Ese patrimonio es invertido en la suscripción o adquisición de activos financieros, como eran las acciones del Popular y de la Unión Europea de Inversiones (UEI), tenedor del 3% del banco quebrado y miembro de la Sindicatura de Accionistas. Esta última sociedad era dueña del 9,5% de la entidad participada por familias próximas a la Obra de Josemaría Escrivá de Balaguer. La Fundación de la Universidad de Navarra tenía títulos del Popular por 558.000 euros, dinero que ha perdido en su totalidad.

Los gestores de la Fundación también se han visto atrapados en el fraude conocido como el Madoff catalán, que se dedicaba a adelantar financiación a empresas que necesitaban liquidez a cambio de facturas que cobrarían a futuro. FUNA y la propia universidad destinaron 1,4 millones a Caná Cuatro, una sociedad vinculada a Julio San Martín Abad, un supernumerario de la prelatura del Opus Dei, que a su vez invertía en Publiolimpia, compañía que ha podido cometer un fraude de hasta 200 millones de euros.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios