DAVID MADÍ PRESIDÍa EL CONSEJO CATAlÁN

Endesa prescinde del hombre de confianza de Artur Mas en plena ofensiva soberanista

La compañía eléctrica ha decidido suprimir sus consejos asesores territoriales, constituidos años atrás para acomodar a políticos, empresarios y sindicalistas en sus zonas de influencia

Foto: David Madí y Artur Mas. (EFE)
David Madí y Artur Mas. (EFE)

Los gestores de las grandes empresas españolas quieren alejarse del sistema basado en el clientelismo que tanto rédito les dio en los tiempos de José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero. Si José María Álvarez-Pallete decidió el pasado año suprimir los órganos asesores que César Alierta constituyó en las principales comunidades de España en nombre de Telefónica para llevarse bien con los gobiernos regionales, Endesa ha aprobado disolver todos los consejos territoriales que la eléctrica tenía desde tiempos inmemoriales en sus zonas de más influencia, como Canarias, Andalucía, Cataluña, Aragón y Baleares.

Así lo han confirmado fuentes oficiales de Endesa, después de que la eléctrica presidida por Borja Prado comunicase a los afectados semanas atrás su intención de desmantelar unas organizaciones arcaicas, heredadas de épocas anteriores, que servían para acomodar a personalidades políticas de cualquier signo, así como a sindicalistas para garantizarse cierta paz social. La decisión oficial se adoptó ayer en el consejo de administración que celebró Endesa para revisar los resultados del primer semestre del año, y entrará en vigor de forma inmediata.

Agustín MarcoAgustín Marco

Esta medida se explica porque estos consejos territoriales han dejado de tener valor por dos cuestiones principales. La primera es la nueva política energética puesta en marcha por los gobiernos de Mariano Rajoy, cuyo primer ministro de Industria y Energía, José Manuel Soria, recortó de forma considerable las primas a las energías renovables para corregir el abultado déficit eléctrico. Medidas unilaterales que enfadaron a todas las compañías del sector y que pusieron de manifiesto la poca influencia que los asesores tenían en los políticos de sus propios partidos.

La segunda es la percepción social sobre la relación clientelar entre las principales empresas del sector y los distintos partidos políticos a lo largo de las dos últimas décadas, lo que se oficializaba mediante las llamadas puertas giratorias. Un movimiento circular del que han sido protagonistas desde Gas Natural, con Felipe González y Cristina Garmendia, hasta Iberdrola, con Ángel Acebes, Juan María Atutxa y Manuel Marín, pasando por Acciona (Carmen Becerril y Pío Cabanillas), Red Eléctrica (José Folgado y Arsenio Fernández de Mesa), Abengoa (Josep Borrell y Carlos Borbón Dos Sicilias) y Endesa, con José María Aznar, Pedro Solbes a través de Enel— y David Madí.

Precisamente, la decisión de Endesa de suprimir sus consejos asesores territoriales para adaptarse a las mejores prácticas de gobierno corporativo afectará especialmente al que fuera hombre de confianza de Artur Mas hasta las elecciones de noviembre de 2010. Madí fue nombrado presidente del consejo de la eléctrica en Cataluña tras dejar la Generalitat en junio de 2011, en sustitución de Antón Costas, catedrático de política económica de la Universidad de Barcelona próximo a José Luis Rodríguez Zapatero. La designación de Madí, conocido como el gurú electoral de la antigua Convergència, fue un guiño a los nacionalistas.

https:

Foto: Redes.
Foto: Redes.

A pesar de dedicar su tiempo a la empresa, no ha dejado de lado la política y se le ha visto muy activo en los últimos meses coincidiendo con los preparativos del referéndum. De hecho, ha sido fotografiado recientemente con Jordi Turull, nuevo consejero de Presidencia y portavoz de la Generalitat, y con el exconsejero de Gobernación y exvicesecretario general de ERC Xavier Vendrell. Los tres se reúnen habitualmente en un céntrico hotel de Barcelona, pues son amigos desde hace años.

Un consejo afín al 'procés'

Pero los acontecimientos políticos posteriores, con la creciente tensión soberanista entre los nuevos inquilinos de la Generalitat y Moncloa, no ha hecho más que incomodar a Endesa, ya que nueve de los 13 miembros de su consejo en Cataluña se han declarado a favor de la independencia. Entre ellos, el propio Madí, Germà Bel Queralt, Carles Sumarroca —vicepresidente de Comsa-Emte, una de las grandes beneficiadas de las infraestructuras de la región—, Inma Tubella y el exministro socialista Joan Majó, ahora convertido al nacionalismo más radical.

Otro de los asesores de la eléctrica que se mostró a favor del derecho a decidir, en relación con los referéndums en favor de la separación de España, fue Josep María Álvarez Suárez, el secretario general de UGT en Cataluña, que tras ser nombrado máximo jefe del sindicato en todo el país el pasado año se rebautizó como José María Álvarez o Pepe Álvarez, lo que provoco gran hilaridad entre sus propios compañeros del consejo.

La medida adoptada por Endesa también afecta al consejo en Andalucía, su otra gran zona de influencia, del que han formado parte directivos ahora polémicos como Javier Benjumea, expresidente de Abengoa, o Antonio Pulido, el ex número uno de Cajasol.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios