SEGÚN EL PRESIDENTE DE LIBERBANK

Cajastur: el Banco de España encontró el agujero de la CAM que frustró su fusión

El agujero de la CAM que frustró su integración en Banco Base no fue descubierto por sus socios, sino por el Banco de España, según Manuel Menéndez, presidente de Liberbank

Foto: Manuel Menéndez, presidente de Liberbank.
Manuel Menéndez, presidente de Liberbank.

El juicio por la quiebra de la CAM (Caja de Ahorros del Mediterráneo) cada vez apunta más hacia quienes no están sentados en el banquillo, pero cuyo papel parece muy relevante para el presunto fraude contable: el Banco de España y el auditor (KPMG). Según el presidente de Liberbank, Manuel Menéndez, el agujero de la caja alicantina que impidió que se integrara en ese proyecto —entonces llamado Banco Base— en 2011 fue descubierto por el propio supervisor. De hecho, el FROB asegura que las pérdidas ocultas eran mayores de las recogidas en la reformulación de cuentas.

La cuestión es que si el Banco de España —cuyo gobernador diría posteriormente que la CAM era "lo peor de lo peor"— era consciente de este desfase, ¿por qué no obligó a la entidad a corregirlo y, en cambio, le permitió dar unas cuentas que no reflejaban esta situación? En el proceso sí se ha puesto de manifiesto que el supervisor llamó la atención a los gestores de la caja para que corrigieran ciertos problemas, pero ni les obligó a ello, ni vigiló el cumplimiento de sus recomendaciones.

El banquillo de los acusados del juicio de la CAM en la Audiencia Nacional. (EFE)
El banquillo de los acusados del juicio de la CAM en la Audiencia Nacional. (EFE)

Menéndez aseguró ayer en la Audiencia Nacional, donde declaró como testigo, que las sospechas de los socios de Banco Base (Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura) comenzaron después de que la inspección realizada por el Banco de España en 2010 revelase una reclasificación de riesgos "muy importante" con el consiguiente déficit de provisiones, que hizo que el patrimonio de la caja "fuera muy inferior" a lo previsto. Menéndez ha cifrado ese desfase en unos 1.000 millones más de lo reconocido por la CAM.

E. SegoviaE. Segovia

Esta tesis fue apoyada también el lunes por uno de los administradores concursales nombrados por el FROB en la entidad entre su intervención y su subasta, José Antonio Iturriaga. A su juicio, de haber reformulado las cuentas de 2010, las pérdidas habrían sido "bastante superiores" a los 1.136 millones detectados tras la reexpresión de las mismas. Asimismo, declaró que "no parece normal que esté generando beneficios y pida la administración del Banco de España", institución a la que el fondo de rescate tuvo que solicitar "una póliza de 3.000 millones" de liquidez.

Ni el Banco de España ni KPMG están acusados

No obstante, ningún responsable del Banco de España está acusado en este juicio, ni siquiera como cómplice o cooperador necesario. Tampoco lo están KMPG ni el socio de esta firma que auditaba la CAM, Francisco Javier Muñoz Neira (que declarará este martes como testigo). El ex director general de la caja Roberto López Abad dijo ante el tribunal que, para él, la palabra de KPMG era la garantía absoluta, porque conocía la caja mejor que sus directivos después de 19 años auditándola (sin salvedades). El expresidente Modesto Crespo también aseguró en su declaración que estaba tranquilo porque la auditora le decía que todo estaba bien.

Miguel Ángel Fernández Ordóñez, exgobernador del Banco de España.
Miguel Ángel Fernández Ordóñez, exgobernador del Banco de España.

El agujero de la CAM terminó siendo mucho mayor, hasta el punto de que el Sabadell recibió, a cambio de quedarse con ella, unas garantías contra pérdidas de hasta 21.858 millones, lo que la convierte en la entidad que ha recibido el mayor rescate, por encima del de Bankia. Lo que juzga la Audiencia Nacional es el presunto falseamiento de las cuentas de 2010 y primer trimestre de 2011 con el fin, según el fiscal, de que sus socios en el proyecto de Banco Base no se dieran cuenta de su verdadera situación, así como de poder cobrar unos jugosos bonus ligados a los resultados.

Sin embargo, estas entidades sospecharon que esas cuentas no eran reales y disfrazaban un agujero mucho mayor, algo que sucedió a raíz de la inspección del Banco de España que les puso sobre la pista. Con la mosca detrás de la oreja, las cajas de Asturias, Cantabria y Extremadura decidieron no integrarse en Banco Base y abandonaron a la CAM a su suerte, que fue la intervención. Ellas tres abrazaron entonces otro proyecto de fusión que es la actual Liberbank.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios