Castellucci es el cerebro gris de la fusión

El CEO de Atlantia prepara un viaje a España para minimizar el riesgo político de la opa

Tanto el ministro de Economía, Luis de Guindos, como el de Fomento, Íñigo de la Serna, se han pronunciado a favor de “defender el interés general” por la pérdida de control que implica

Foto: Giovanni Castellucci. (Autostrade)
Giovanni Castellucci. (Autostrade)

El consejero delegado de Atlantia, Giovanni Castellucci, no solo es el cerebro gris de la opa sobre Abertis. Es también el hombre que puso Autostrade al frente cuando su antecesor Vito Gamberale se opuso hace 10 años a la fusión con la empresa española. Ahora viajará a España durante este mes para hacer una ronda de contactos que sirva para desactivar el riesgo político de la compra de Abertis. El mismo riesgo que frustró la operación de Autostrade hace una década.

Fuentes cercanas al grupo italiano aseguran que Castellucci (58 años) visitará España durante la segunda quincena de junio, después de que Atlantia haya presentado el folleto sobre la opa. Fuentes oficiales de Atlantia han declinado hacer declaraciones. Otras fuentes dan como seguro que Castellucci se verá al menos con Íñigo de la Serna, ministro de Fomento.

El riesgo político ha sido bajo alrededor de la opa sobre Abertis. La mayoría de los políticos han dado la callada por respuesta. Apenas una breve declaración del ministro de Economía, Luis de Guindos, en Sitges asegurando que el Gobierno “defenderá el interés general”. Por su parte, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, aseguró en el Senado que “la posición del Gobierno, como no podía ser de otra manera, es respetar la legalidad vigente y velar por el mantenimiento del interés general, y, en el caso concreto de las autopistas de peaje participadas por Abertis, garantizar que el servicio público viario se preste siempre en las mejores condiciones para los ciudadanos”. De la Serna contestaba así al senador de Ciudadanos Xavier Alegre.

Sin embargo, sí que hay riesgo. El Gobierno ha sido condenado por el TSJM a pagar 1.495 millones a Abertis en 2021 para compensar una ampliación de la AP7 vinculada a unas cifras de tráfico que nunca se cumplieron. Este pleito es uno de los activos con los que cuenta Abertis.

Castellucci es consciente de este peligro. Como director general de Autostrade, vio cómo la fusión con Abertis naufragaba por la presión política

Y otro riesgo es el final de los peajes. Así se volvía a expresar Íñigo de la Serna en el Senado el pasado 23 de mayo, tal y como consta en el diario de sesiones: “La decisión del Gobierno sigue siendo la misma: no se prorrogan las concesiones de las autopistas que están en vigor, revierten a la Administración General del Estado, y, en su momento, el Gobierno tomará la decisión sobre las mismas”.

Consciente del peligro

Castellucci es consciente de este peligro. Como director general de Autostrade, vio cómo la fusión con Abertis naufragaba por la presión política. Por eso se verá con las principales autoridades españolas y catalanas —las administraciones que han otorgado las concesiones—.

Peaje de una autopista de Abertis en Girona. (EFE)
Peaje de una autopista de Abertis en Girona. (EFE)

La preocupación política ya se reflejó en el diseño de la opa. Castellucci no solo tuvo en cuenta el precedente de la fallida fusión con Autostrade. También marcaba distancia con la compra de Endesa por parte de Enel. Mientras que Enel segregó los activos chilenos de Endesa, lo más valiosos, y los traspasó a su balance, Atlantia plantea en su oferta todo lo contrario: aportar sus activos chilenos y brasileños y traspasarlos al balance de Abertis. Fuentes cercanas a Abertis aseguran que esa estrategia no es casual y que busca facilitar las cosas.

El escollo del Hispasat

Otro escollo político es el Hispasat. Abertis controla el 90,7% de la empresa de satélites. La compañía vale casi 1.000 millones. No encaja con los intereses de Atlantia. Pero no es fácil de vender en este momento. La fórmula que Castellucci comunicará al Gobierno español es dejar en suspenso los derechos políticos de la nueva Atlantia surgida de la fusión con Abertis en los órganos de gobierno de la gestora de satélites.

Hispasat no encajaba en el negocio de Abertis y ahora no encaja en el de Atlantia, de modo que los italianos están dispuestos a dar facilidades

Eso dejaría a Hispasat convertida en una empresa pública y permitiría a Atlantia desprenderse de la compañía cuando el Gobierno encuentre un socio que le parezca conveniente. También se podría optar por una venta por fases, siempre pactada con el Ejecutivo español.

Queda la cuestión el precio. Los 16,5 euros por acción que ofrece Atlantia por Abertis le parecen insuficientes a Criteria, el 'holding' de participadas de La Caixa. Criteria tiene sindicadas sus acciones con las hermanas Godia y puede influir en lo que hagan los minoritarios. Está por ver si en la presentación del folleto se produce una mejora de la oferta en los dos puntos que espera el equipo de Isidre Fainé: elevar el precio y darle a Criteria cuatro consejeros en lugar de los tres que ahora propone Atlantia, según apuntan fuentes financieras conocedoras del entorno de La Caixa.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios