SEGRELLES SE REÚNE CON EL NÚMERO DOS DE LA SRO

El jefe ejecutivo del AVE a La Meca perfila en Londres el nuevo acuerdo con el cliente saudí

El nuevo AVE a la Meca que se ha empezado a negociar en Londres es clave para que Arabia tenga su tren por el desierto y España reafirme su imagen de marca a nivel global

Foto:

El nuevo presidente y máximo responsable ejecutivo del consorcio Al Shoula, Jorge Segrelles, se ha reunido en Londres con el número dos de la Saudi Railways Organization (SRO), Mohammed Falata, con el fin de perfilar el nuevo acuerdo que permitirá reactivar el proyecto del AVE a La Meca. El objetivo del grupo constructor español consiste en anticipar la inauguración oficial del llamado ‘tren de los peregrinos’ a enero de 2018, lo que supondría un adelanto de dos meses con respecto al nuevo plazo otorgado por las autoridades de Arabia Saudí.

La fase de operación constituye en estos momentos el principal motivo de las negociaciones en la intensa agenda del delegado nombrado por el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, como interlocutor único de España con el cliente saudí. Jorge Segrelles tomó el mando de las operaciones del AVE a La Meca en diciembre pasado con el cometido inicial de cerrar filas entre las empresas españolas, después de los múltiples conflictos internos surgidos en la construcción de la vía férrea que debe unir las ciudades santas de Medina y La Meca.

Jorge Segrelles. (EFE)
Jorge Segrelles. (EFE)

Tras unos primeros meses de trabajo interno y reuniones al más alto nivel diplomático, coronadas con la visita de Felipe VI a Riad el pasado mes de enero, la misión de Segrelles pasa ahora por acordar con la SRO los términos del nuevo contrato que definirán la puesta en marcha definitiva del proyecto. La cumbre celebrada en la capital británica ha sido la primera toma de contacto oficial tras el envío a España de la nueva propuesta formulada hace menos de 15 días por el Gobierno de Arabia Saudí.

Mohammed Falata es el máximo ejecutivo designado por el operador saudí como responsable del macro-contrato de 6.700 millones de euros que fue adjudicado en otoño de 2011 al consorcio de empresas españolas. El acuerdo, que ahora está siendo renegociado, deberá hacerse extensivo desde el punto de vista jurídico a la nueva entidad empresarial que surgirá a partir de la fusión de las dos compañías estatales que operan la red ferroviaria de Arabia Saudí. La integración supondrá la absorción de la más conocida SRO por la Saudi Railways Company (SAR).

Tras la reunión preliminar en Londres, el presidente español del AVE a La Meca ha proseguido desde principios de esta semana sus contactos en la ciudad de Yeda, el principal centro urbano de Arabia Saudí. Es precisamente en este término de la línea donde se concentran algunos de los principales escollos del proyecto, dado el retraso en la entrega de las instalaciones que han de albergar la que se considera como la principal estación intermedia en el recorrido de 450 kilómetros que une Medina con La Meca.

Los escollos residen ahora en el complejo trazado de los últimos 10 kilómetros y el retraso en la entrega de estaciones de Yeda y La Meca

Otro de los asuntos básicos de la renegociación reside en el tramo de los últimos 10 kilómetros de la vía férrea, que atraviesan una zona de especial complejidad orográfica. El consorcio español no quiere asumir riesgos que afecten a la seguridad del trazado, lo que obliga a buscar una solución alternativa con los encargados de la infraestructura contratada a otro consorcio de intereses locales y empresas chinas. La discusión de estos aspectos relativos a la fase de construcción se desarrollará durante las próximas semanas en paralelo con las pruebas a velocidad comercial, a fin de ganar tiempo al tiempo de cara a la puesta en marcha del servicio.

La operación está prevista para marzo de 2018, pero Arabia Saudí ha planteado la opción de inaugurar la línea a principios del próximo año, aunque sea de forma limitada y con un nivel de frecuencias inferior al previsto. El reto pasa por cortar la cinta en el mes de enero con, al menos, un tren en disposición de cubrir diariamente todo el recorrido entre las dos ciudades santas. El contrato está a falta de los últimos flecos, pero la situación se antoja más favorable desde que ambas partes han comprendido lo mucho que se juegan. Arabia Saudí necesita disponer como sea de su AVE por el desierto y España tiene que revalidar antes de que sea demasiado tarde el prestigio de su imagen de marca a nivel mundial.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios