con dos informes periciales en el juzgado

Telefónica justifica la subida de precios de Movistar con la leche, la fruta y el pescado

Telefónica acaba de presentar dos informes periciales ante el Juzgado de lo Mercantil número 8 de Madrid para defenderse contra la Asociación de Consumidores y Usuarios

Foto: El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)

Telefónica acaba de presentar dos informes periciales ante el Juzgado de lo Mercantil número 8 de Madrid para defenderse de la Asociación de Consumidores y Usuarios en Acción (Facua), que la demandó por lo que consideró subidas ilegales de sus precios de Movistar Fusión. La compañía presidida por José María Álvarez-Pallete justifica los incrementos de las tarifas, que comercialmente fueron vendidas con el eslogan 'Para siempre', por las inversiones realizadas en la red, el gasto en la compra de contenidos y porque, como otros productos, como la leche, la fruta y el pescado, los precios oscilan al alza o a la baja.

El grupo participado por BBVA y CaixaBank ha solicitado estos dos informes a Luis Castejón Martín, doctor ingeniero de Telecomunicaciones de Ciudad Real, y a Villafañe & Asociados, firma propiedad de Justo Villafañe y Estudio de Comunicación (Lalo Azcona) especializada en reputación corporativa y recursos intangibles de las empresas. El primero está enfocado en exponer que los precios de los servicios de telecomunicaciones pueden y deben subir como lo hace cualquier otro producto, sin que deba sorprender a los clientes, con independencia de lo que dijese la publicidad. El segundo argumenta que el término 'Para siempre' es un reclamo comercial que no significa que la cuota mensual que prometía Movistar Fusión fuese para toda la vida.

El profesor Castejón explica que las compañías de telecomunicaciones están trabajando por ser mucho más que puros proveedores de infraestructuras y de servicios de conectividad, para añadir también actividades de creación, producción, distribución y agregación de contenidos, de manera que su oferta se construye sobre tres pilares: acceso, contenidos y servicios digitales. Para ello, es necesario “afrontar un elevado nivel de inversiones y hacerlo de forma continuada” —14 euros de cada 100 que ingresa, en el caso de Telefónica entre 2014 y 2015— para extender la red de fibra óptica hasta el hogar (FTTH) y responder al “tsunami de datos” que demandan lo usuarios. El ingeniero no incluye en su análisis 2016, año en el que la operadora redujo un 20% su inversión en fibra óptica, según anunció públicamente, como medida de protesta contra la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia.

En este sentido, el autor del informe pericial defiende que este esfuerzo debe tener un “cierto retorno”, es decir, que las inversiones sean “rentables económicamente para garantizar la sostenibilidad del modelo”. Motivo por el cual los operadores deben adaptar los precios de sus servicios a las condiciones exponenciales de demanda con el fin de obtener el retorno económico razonable exigido por sus accionistas al capital invertido. Por ello, concluye que “en servicios de telecomunicaciones, las subidas de precios no pueden resultar sorpresivas”, y que incluso están justificadas por la explosión experimentada en el consumo de datos por la sociedad.

Castejón va más allá y argumenta que “en las compras que hacemos en nuestra vida diaria, estamos acostumbrados a que los precios de las cosas varíen frecuentemente, algunas veces al alza y otras veces a la baja”. Por esta razón, “nadie se sorprende de que la fruta, la leche o el pescado suban de una día para otro, aunque ello no resulte agradable, y tampoco resulta sorprendente lo contrario, que bajen”. El doctor en telecomunicaciones agrega que, “de hecho, el índice de precios al consumo (IPC) habitualmente sube, lo que es indicativo de que convivimos con precios crecientes para la mayor parte de los artículos de consumo”.

Pese a esta aseveración, lo cierto es que el IPC bajó en 2014 y se mantuvo estable en 2015, años a los que se refiere la acusación de Facua. Fuentes de otros demandantes sostienen que el problema es que Telefónica ha elevado cinco veces los precios de Movistar Fusión, pero nunca los ha reducido desde su lanzamiento a finales de 2012, porque su estrategia fue atraer con una oferta convergente engañosa a un público cautivo al que después exprimiría con aumentos de las cuotas mensuales.

Sea como fuere, el experto asegura que el cliente medio español conoce perfectamente las circunstancias del sector de las telecomunicaciones y está dispuesto a pagar más al mes para disfrutar de nuevos y mejores servicios conforme los va conociendo y necesitando. Se refiere al aumento de las prestaciones, como son la velocidad, el consumo de datos móviles y los contenidos disponibles. “Considero que es razonable pensar que el consumidor medio de Movistar Fusión no puede esperar, por tanto, que el precio de los servicios ofertados (…) se mantenga a perpetuidad, sin ninguna variación (...) con independencia de las condiciones tecnológicas”.

El precio, lo de menos

El autor agrega que el aumento de las tarifas no es exclusivo de Telefónica, puesto que otras empresas de telecomunicaciones como Netflix, Google, Apple, Facebook, Microsoft y otros operadores como Vodafone y Orange han incrementado también sus precios en función de los servicios prestados. En este contexto, incluye un certificado del director financiero para indicar que Telefónica ha invertido 8.464 millones en infraestructuras entre 2012 y 2016, y que ha gastado 2.311 millones en adquirir derechos sobre contenidos audiovisuales, en especial, el fútbol.

El segundo informe de Villafañe y Asociados sostiene que el concepto 'Precio para siempre' no fue un factor clave en la contratación de Movistar por parte de los consumidores, al considerarlo “una quimera o un imposible”. Según dos encuestas cualitativas y cuantitativas entre ocho y 600 clientes de Telefónica, respectivamente. Al contrario, concluye que los usuarios decidieron pagar más porque Telefónica era una marca que se distinguía por “dar más fiabilidad, tranquilidad y confianza”, incluido el servicio de reparaciones y atención telefónica. De hecho, asegura que el 73% de los que contrataron Fusión seguirá en el futuro. No obstante, el sondeo reconoce que un 36,7% del público objetivo contrató Movistar por el precio y que casi un 19% está descontento con las reiteradas subidas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios