a los 44 años, de cáncer

Fallece Norberto García, el CEO de Pescaderías Coruñesas

El negocio familiar se ha convertido en la pescadería de referencia de Madrid y cuenta con un servicio de 'catering', Albada, y tres conocidos restaurantes: O'Pazo, El Pescador y Filandón

Foto: Imagen cedida por Pescaderías Coruñesas en la que puede verse el local en los años sesenta.
Imagen cedida por Pescaderías Coruñesas en la que puede verse el local en los años sesenta.

El pasado 12 de marzo falleció a los 44 años el consejero delegado de Pescaderías Coruñesas, Norberto García Azpiroz, el hombre que, junto con su hermano Diego, había quedado al frente de este negocio familiar. Siendo el mayor de cuatro hermanos, empezó a trabajar en el local en los años noventa, convirtiéndose en la cara visible de una empresa que algunos no dudan en describir como "el mejor puerto de Madrid". Los García, que regentan la pescadería desde hace más de 65 años, han sido en gran medida los responsable de su éxito, quedando ahora en manos de los tres hermanos de Norberto el mantener su buena fama.

"Nosotros somos leoneses de origen maragato, una zona que está en León, alrededor de Astorga, y de la que han salido la mayoría de pescaderos. ¿Por qué? Porque los pescaderos antiguamente eran arrieros, es decir, eran los que transportaban el pescado desde Galicia hasta Madrid, para lo que tardaban entre 15 y 20 días. Una vez mejoraron los transportes, pues se vinieron a Madrid y montaron las pescaderías", explicaba el fallecido cuando se le preguntaba por su familia en 2014. Los García, por tanto, pasaron de ser transportistas a principios del siglo XX a dirigir un imperio del pescado en el XXI, y es que además del local de la calle Juan Montalvo, cuentan con un servicio de 'catering' y con tres restaurantes de primer orden: O'Pazo, El Pescador y Filandón.

Norberto García Azpiroz, el consejero delegado de Pescaderías Coruñesas que ha fallecido este domingo.
Norberto García Azpiroz, el consejero delegado de Pescaderías Coruñesas que ha fallecido este domingo.
Fue su padre, Evaristo, el que con tan solo nueve años, en 1942, se marchó a Madrid para trabajar en la Pescadería La Astorgana, precursora del actual negocio. A cambio de dos pesetas, el joven se pasaba el día repartiendo el género a clientes como el Palace o el Ritz, cargando a su espalda una cesta que en muchas ocasiones superaba su propio peso. De todos modos, una vez cumplidos los 14 años, Evaristo pasó a atender los pedidos telefónicos, un trabajo que exigía hablar con alrededor de 300 personas cada jornada y conocer el precio de todos los productos de la tienda.

De esta manera, para cuando alcanzó los 20 años ya conocía a todos los clientes y proveedores, por lo que pidió a su padre, Norberto García, que comprara la sucursal de Pescaderías Coruñesas de la calle Recoletos. Pese a sus más de 10 años de experiencia en el negocio, la operación era arriesgada, y es que en aquel momento la empresa tan solo contaba con cuatro clientes. Sin embargo, el cabeza de familia confió en su hijo y adquirió el local en 1956, lo que permitió a Evaristo convertirse en el gerente de una pescadería con tan solo 23 años. Tres meses después de la compra, el joven obtenía sus primeros beneficios y, desde entonces, ya nadie dudó del leonés que había desembarcado en la capital.

Son muchos los logros que ha conseguido Pescaderías Coruñesas desde que Evaristo se puso al frente de la misma, pero cabe señalar el momento en el que la familia se lanzó al negocio de la restauración, abriendo El Pescador en 1975. Dicha apuesta se convirtió en todo un éxito, por lo que en 1981 compraron el restaurante O'Pazos, y en 2011 inauguraron El Filandón. Hace tan solo tres años, en 2014, los García ampliaban la línea de negocio y lazaban el servicio Albada Catering.

Tras la muerte del primogénito este domingo, son sus tres hermanos quienes se harán cargo de la dirección de Pescaderías Coruñesas: Diego, consejero delegado de la empresa, seguirá trabajando en el local de la calle Juan Montalvo, mientras que sus dos hermanas, Marta y Paloma, se mantendrán al frente de los tres restaurantes. El negocio, por tanto, sigue en manos de esta familia maragata que nunca ha vivido junto al mar y que, sin embargo, lleva más de medio siglo vendiendo lo que algunos califican como "el mejor pescado de Madrid".

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios