el CEO se mostró afín a Trump y generó un revuelo entre patrocinados

Under Armour sueña con el Real Madrid pese a ser demandada por fraude y manipulación

El CEO de Under Armour, Kevin Plank, y el ex responsable financiero han sido demandados por accionistas de la firma por utilizar información privilegiada y ocultársela a los inversores

Foto: El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, durante el acto de la firma de renovación de contrato del delantero portugués Cristiano Ronaldo. (EFE)
El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, durante el acto de la firma de renovación de contrato del delantero portugués Cristiano Ronaldo. (EFE)

La multinacional de ropa deportiva Under Armour está viviendo un arranque de 2017 completamente negro. Sin embargo, eso no le hace dar un paso atrás y pretende reventar el mercado de los patrocinios deportivos en Europa. No en vano, esta compañía estaría negociando con el Real Madrid y estaría dispuesta a poner 150 millones de euros al año encima de la mesa, la cantidad que solicitaría el club blanco para romper su relación de casi 20 años con Adidas, según publica el diario deportivo 'Marca'.

Estas negociaciones entre el equipo presidido por Florentino Pérez y la marca deportiva americana —que viste a grandes estrellas como el jugador de la NBA Stephen Curry, el tenista Andy Murray o el nadador Michael Phelps— llegan en uno de los momentos más difíciles para la marca. Sus últimos resultados empresariales decepcionaron, y eso le costó un hundimiento total en bolsa, con una caída en una sola sesión de más del 20%. Y como las desgracias nunca vienen solas, tras el golpe en bolsa, la agencia de calificación S&P decidió rebajar su 'rating' hasta el 'bono basura'.

El fundador y CEO de Under Armour, Kevin Plank. (Reuters)
El fundador y CEO de Under Armour, Kevin Plank. (Reuters)

Los problemas para Under Armour no iban a terminar ahí. Hace menos de una semana, el pasado viernes, un grupo de accionistas de la empresa decidió interponer una demanda colectiva contra la propia compañía, su consejero delegado, Kevin Plank, y el responsable financiero de la misma. Los inversores de la empresa sostienen que entre el 21 de abril de 2016 y el pasado 30 de enero de 2017, los ejecutivos hicieron declaraciones falsas y engañosas y no comunicaron hechos que podían afectar a la evolución y perspectivas del negocio de la compañía.

Entre estas ocultaciones, estaría la quiebra de Sports Authority, tiendas que cerraron y que castigaron las ventas durante 2016, como señalaban algunos analistas en relación a sus inesperados últimos malos resultados. También hay acusaciones de manipulación de las cifras y el crecimiento por parte de responsables de la entidad para mantenerse cerca de sus competidores.

La compañía, que hasta la última presentación de resultados llevaba 26 trimestres reportando crecimientos superiores al 20%, apunta el analista Rafael Camacho de BX+, estaría cotizando a "precios inflados artificialmente", señala la demanda, circunstancia que habrían aprovechado Kevin Plank, CEO de la firma, y Chip Molloy, anterior CFO de la misma, para deshacer posiciones en bolsa y obtener réditos antes de su desplome. Aunque Plank sigue siendo el máximo accionista, los inversores que le demandan dicen que desde abril comenzó a cambiar la estructura de capital de la compañía para evitar pérdidas personales. En la última presentación de resultados, celebrada a finales de enero, Chip Molloy, responsable financiero y también denunciado ahora, dimitió de su cargo por "motivos personales".

En respuesta a estas acusaciones, Under Armour presentó un comunicado en el que dijo que se defenderá con fuerza de este caso, y señaló que las acusaciones han sido hechas sin fundamento, refleja 'The Baltimor Sun'.

Afines a Trump

Esta polémica de fraude llega en una semana complicada para Under Armour desde el punto de vista de su imagen pública. El CEO de la marca de ropa deportiva dijo en una entrevista a la CNBC que Trump quería "tomar decisiones audaces y decisivas" y añadió que el recién estrenado presidente "es favorable al desarrollo de los negocios, lo que es un gran valor añadido para EEUU".

Foto de promoción de Under Armour. (Reuters)
Foto de promoción de Under Armour. (Reuters)

Sus declaraciones tuvieron repercusión dentro de la compañía, algunas de sus principales estrellas, como el baloncestista de la NBA Stephen Curry y otros destacados patrocinados que visten la marca en el panorama estadounidense, reaccionaron en contra de las políticas de Trump. Ante el descontento, el propio Kevin Plank matizó sus propias palabras, que se produjeron mientras la competencia, en concreto la marca Nike, hacía sonora oposición al veto musulmán anunciado por el magnate estadounidense desde la Casa Blanca.

Con este panorama, el Real Madrid deshoja la margarita y se plantea cambiar de patrocinio deportivo. Esta incursión no sería la primera de la empresa fundada por Plank en Europa. El equipo de fútbol Tottenham Hotspurs de Londres, que milita en la Premier inglesa, ya viste Under Armour.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios