DEPENDERÁ DE SUS PROPIOS RECURSOS

Del petróleo a las renovables: así está cambiando Canarias su modelo energético

Canarias tenía un problema histórico: confiaba el 92% de su energía al petróleo y dependía económicamente del resto de España. Te contamos su apuesta por un nuevo modelo energético

El sector eléctrico y su eficiencia es uno de los mayores carros de batalla para ciudadanos, empresas e instituciones públicas. Y en la mayoría de ocasiones, la solución no pasa por tener más o menos recursos, sino por gestionar de manera más eficiente los ya disponibles.

Y los motivos básicamente son dos: en primer lugar, el económico, para que el desarrollo energético no acabe provocando un verdadero derroche financiero a quien tenga que sufragarlo; y en segundo, el medioambiental, minimizar el impacto sobre el capital natural.

En consecuencia, las administraciones e instituciones públicas apuestan por desarrollar un modelo energético económico y sostenible. Pero del dicho al hecho hay un camino demasiado largo, y el objetivo no siempre se consigue.

Los tres problemas del modelo energético de Canarias (y sus soluciones)

Uno de los mejores ejemplos de cambio positivo es el de Canarias, un archipiélago que, por su propia idiosincrasia, históricamente ha acarreado un modelo energético que le ha creado no solo una criticada dependencia del resto de España, sino también la permanencia en unas dinámicas obsoletas y nada sostenibles.

Los problemas del modelo energético de Canarias se resumen en tres factores: el aislamiento geográfico de la propia zona, la excesiva dependencia del petróleo y los sobrecostes que para el sistema eléctrico supone.

Sin embargo, las cosas van cambiando. Y es que desde 2011 Canarias está avanzando progresivamente hacia un modelo energético para convertirlo en un modelo sostenible, económico y verdaderamente autónomo.

Del petróleo a las renovables: así está cambiando Canarias su modelo energético

1) Del aislamiento geográfico... a la interconexión

Lo cierto es que el mayor problema al que se enfrenta Canarias no es un factor voluntario ni merecido, sino que pertenece a su propia idiosincrasia. No es otro que su aislamiento geográfico, ya que se encuentra a más de 2.000 kilómetros de la Península, una distancia que se torna insalvable en muchos sentidos.

Y es que, así como muchas comunidades autónomas pueden aprovecharse de la unión territorial a nivel nacional para compartir infraestructuras y conexiones, el archipiélago canario es prácticamente un oasis que depende de sí mismo. De hecho, el sistema eléctrico canario cuenta con seis subsistemas, que están eléctricamente aislados y que son de un tamaño muy pequeño comparados con los peninsulares. Además, dos de esas islas —Fuerteventura y Lanzarote— están conectadas entre sí.

Canarias se ve obligada a tener seis subsistemas eléctricos que ni siquiera están interconectados

La consecuencia de esta falta de conexión es tan evidente como perjuicial: cada isla del archipiélago necesita recrear en su subsistema una red equivalente a la nacional en cuanto a infraestructuras y producción de energía, con la multiplicación de esfuerzos y estructuras que ello conlleva.

La solución a este problema es el desarrollo de un nuevo modelo energético al que Red Eléctrica de España contribuye con su apuesta por mejorar la conexión entre las islas y el mallado de la red, lo que facilitará una mayor integración de las energías renovables. Para empezar, y desde 2011, la compañía está realizando el proyecto de Mejora de Activos de Red (Proyecto MAR) para optimizar y garantizar la seguridad de suministro eléctrico en las islas, cosa que antes no pasaba.

Además, y ya dentro de los planes previstos entre 2015 y 2020, Red Eléctrica también invertirá 991 millones de euros para "desarrollar la red de transporte eléctrico, aumentar las conexiones eléctricas entre islas y proporcionar una mayor eficiencia y competitividad a los mercados eléctricos".

2) Del petróleo... a las energías renovables

Es otro de los grandes problemas del archipiélago. Según Red Eléctrica, "la energía eléctrica en Canarias se genera con un 92% de productos fósiles derivados del petróleo y solo un 8% de energías renovables, lo que se traduce en un sistema eléctrico muy dependiente del exterior, contaminante y muy caro".

Por eso, y ante la demanda histórica y social de que Canarias se apresure a cambiar su modelo energético, Red Eléctrica quiere contribuir a su transformación hacia "la eficiencia y la sostenibilidad".

Para ello, y entre otras cosas, la compañía ha llevado a cabo en Lanzarote un proyecto de I+D+i inédito en España: basado en un sistema que utiliza la tecnología de volante de inercia que ayuda a estabilizar la frecuencia y la tensión del sistema eléctrico Fuerteventura-Lanzarote y, como consecuencia, a integrar más energías renovables.

El 92% de la energía eléctrica producida en Canarias procede del petróleo; solo el 8% sale de las renovables

En este objetivo encontramos otro de los grandes proyectos de Red Eléctrica en Canarias: el desarrollo de la central hidráulica reversible de Soria-Chira, para ser utilizada como herramienta de almacenamiento de energía por el operador del sistema eléctrico.

Con una inversión prevista en 320 millones de euros, "el proyecto adaptará una central inicialmente diseñada para generación a su nueva función de herramienta del operador del sistema que permitirá garantizar el suministro eléctrico, mejorar la seguridad del sistema y optimizar la integración de energías renovables en Gran Canaria".

El volante de inercia desarrollado por REE en Canarias.
El volante de inercia desarrollado por REE en Canarias.

3) De la independencia económica... a la autonomía financiera

Tanto la ausencia de conexión entre islas como la dependencia del petróleo tienen una negativa consecuencia: la producción de energía eléctrica se vuelve económicamente inviable.

Y es que, tal y como reconocía un estudio cofinanciado por el propio Gobierno, producir energía en Canarias es entre tres y cuatro veces más caro que hacerlo en el resto de España. Además, según Red Eléctrica, la dependencia de los materiales fósiles "produce un sobrecoste de unos 1.200 millones de euros al año para el conjunto del sistema eléctrico". Por ello, el Ejecutivo nacional acababa subvencionando dichos sobrecostes vía impuestos. Es decir, que todos los españoles terminábamos pagando el problema endémico de Canarias.

Producir energía en Canarias es tres veces más caro que en el resto de España

Red Eléctrica de España dedicará su inversión de 991 millones de euros a que la mejora de la conexión entre islas y el refuerzo de la red de transporte repercutan en aumentar la seguridad de suministro, maximizar la integración de renovables y reducir los costes de generación y, por lo tanto, la factura.

Todo ello, en definitiva, encaminado a que Canarias vaya asumiendo un modelo propio, autogestionado, sostenible medioambientalmente y que, por supuesto, cada vez dependa menos de la financiación procedente del Gobierno central.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios