La oferta de Henkell & Co sigue pivotando sobre la empresa

Freixenet cambia al consejero delegado por un triunvirato familiar para buscar un socio

La nueva Comisión Directiva Ejecutiva sustituye las funciones del consejero delegado de manera transitoria. Cada rama de la familia está representada en este nuevo órgano

Foto: Logo de Freixenet. (Reuters)
Logo de Freixenet. (Reuters)

Freixenet no se ha vendido todavía, pero la oferta de los alemanes de Henkell & Co ha provocado una marejada interna. El consejo del grupo se ha reunido este miércoles y ha cambiado la estructura de gestión. Antes había un consejero delegado, Pedro Ferrer Noguer, el hijo mayor del presidente de honor y máximo accionista, José Ferrer. Ahora se cambia esto por un triunvirato familiar que configurará lo que denominan Comisión Directiva Ejecutiva, que ha de buscar un socio para el grupo catalán.

Con su estilo habitual, el primer fabricante de cava de España ha emitido un breve comunicado que reza como sigue: “el consejo de administración de Freixenet SA, reunido hoy en la sede social de la sociedad, ha acordado nombrar a los consejeros Pedro Ferrer Noguer, Enrique Hevia Ferrer y Eudaldo Bonet Ferrer miembros de la Comisión Directiva Ejecutiva de nueva creación”. Es decir, cada rama de la familia está representada en el nuevo órgano director.

Fuentes del sector del cava han detallado que esta Comisión Directiva Ejecutiva sustituye las funciones del consejero delegado de manera transitoria, con el objetivo de buscar un socio, que puede ser Henkell & Co o un tercero.

El plazo que se ha dado a esta comisión en el consejo de administración celebrado este miércoles en Sant Sadurní d’Anoia es el actual año fiscal. Es decir, habría de tiempo hasta abril de 2017 para aliviar las tensiones en el seno del capital de Freixenet.

Fuentes cercanas a la compañía han manifestado que la oferta de compra de Henkell & Co sigue en pie, aunque avanza a paso de tortuga. La principal diferencia ahora es el giro en la gestión y en que en este triunvirato, dos de los miembros, Enrique Hevia y Eudaldo Bonet, son partidarios de vender a los alemanes. Así que todo sigue igual… pero diferente.

Varias botellas de cava Freixenet. (Reuters)
Varias botellas de cava Freixenet. (Reuters)

Los Ferrer, que quieren mantener el control de la compañía, no tienen más plan que marear a los alemanes hasta que se cansen. En este sentido se explica la maniobra de la oferta de compra por parte de los Ferrer a los Hevia y a los Bonet que no llegó a materializarse. El pequeño problema es que son alemanes. Henkell & Co está controlado por el grupo Dr. Oetker y mantiene sus planes de expansión en España sin moverse un ápice.

El triunvirato en la gestión era el plan B o más bien el plan C, según explican fuentes cercanas a la compañía. La primera opción de las familias partidarias de la venta, que lidera Enrique Hevia y su rama familiar, era colocar sus acciones a los alemanes.

La segunda opción era forzar el relevo de Pedro Ferrer como consejero delegado para mejorar la rentabilidad del grupo. Pero aquí los Ferrer han hecho valer su 42% y su condición de primer accionista y mantienen al 'hereu' en la nueva comisión.

Romper el bloqueo

El nuevo triunvirato gestor nace para romper el bloqueo y avanzar en una solución. Pero las posturas siguen muy alejadas. Y si bien la fórmula es nueva, los protagonistas son los de siempre, así que todo sigue igual.

Freixenet facturó un total de 529 millones de euros en el ejercicio que cerró en abril de 2015. El grupo ganó 2,35 millones, un bajo nivel de rentabilidad que hace que la empresa siga sin repartir dividendos, lo que supone una mayor presión vendedora para los Hevia y parte de los Bonet. Pero el presidente, José Luis Bonet, y su hermana Pilar se niegan a vender. De ahí la situación de bloqueo que ahora se quiere superar con esta nueva fórmula de gestión.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios