Los alemanes aceptan ser minoritarios y se mantiene la catalanidad

Pacto familiar en Freixenet para que los Hevia salgan del capital y Henkell ronde el 20%

Los Ferrer pasarán de tener el actual 42% a más del 50%. Por tanto, los Ferrer y Henkell serán los compradores en la operación que permitirá dar liquidez a las familias vendedoras

Foto: (Foto: Freixenet)
(Foto: Freixenet)

Las familias de Freixenet han acercado posturas aprovechando el verano. Fuentes cercanas a la compañía han explicado que los Hevia, los Ferrer y los Bonet han acordado una fórmula para facilitar liquidez a los miembros de la familia que quieren dejar el capital. También se ha convencido al gigante alemán de Henkell & Co para que en lugar de tomar la mayoría de la empresa, como pretendía hace meses, cuando la historia saltó a los medios de comunicación, se contente con una participación minoritaria pero significativa. La intención de los accionistas de Freixenet es cerrar un pacto de intenciones antes de final de año y luego formalizar la operación.

Las bases del acuerdo son cuatro. La principal es que Henkell & Co acepta ejercer de socio industrial pero minoritario. En la foto final, la multinacional alemana tendrá un paquete que oscilará entre el 20% y el 25%. Las cifras definitivas todavía no se han cerrado, porque estos días se están celebrando encuentros bilaterales entre las partes, incluyendo los alemanes. Hasta ahora, Henkell & Co había condicionado su oferta a poder comprar el 51% de Freixenet, algo que no fue posible ante las reservas de una parte de la familia Bonet, en especial el presidente, José Luis Bonet, quien con este pacto se sale con la suya.

La segunda parte es que los Ferrer pasarán de tener el actual 42% a más del 50%. Por tanto, los Ferrer y Henkell serán los compradores en la operación.

La tercera pata de la mesa es que los Hevia venden. Enrique Hevia, actual director financiero, y sus tres hermanas dejarán Freixenet, tal y como pretendían. Los Hevia obtendrán por su participación cerca de 145 millones, ya que, a pesar de los meses que han pasado desde el inicio de las conversaciones, se mantiene la valoración de Freixenet en unos 500 millones.

Freixenet. (Foto: Capriles)
Freixenet. (Foto: Capriles)

La cuarta y última pata del acuerdo son los Bonet. Como explicó El Confidencial, el presidente de Freixenet, José Luis Bonet, y su hermana Pilar Bonet no se desprenden de sus acciones y retendrán sus respectivos paquetes del 7,25%. Los otros dos hermanos Bonet, Eudald y Pedro, sí que venderán, pero solo una parte de sus títulos, y permanecerán como accionistas de la sociedad.

Mimbres para la paz

Con estos mimbres se está tejiendo la paz en Freixenet. En la foto final de Freixenet, los Ferrer ampliarán su participación hasta superar algo más del 50%, los alemanes de Henkell entrarán con cerca del 25% y el resto se repartirá entre los cuatro hermanos Bonet, que, eso sí, dejarán de tener la misma participación cada uno, tal y como pasaba hasta ahora.

Freixenet es líder español del sector del cava y justo por eso la Generalitat quiere que el control del capital siga siendo catalán, algo que garantiza el pacto

Freixenet es la empresa líder del sector del cava en España. Factura más de 500 millones anuales y cuenta con marcas como Segura Viudas, René Barbier o Canals i Nubiola, entre otros. Con el acuerdo, se cumple la voluntad de la Generalitat de mantener la catalanidad del grupo, tal y como quería el 'conseller' de Empresa i Coneixement, Jordi Baiget.

Con el acercamiento, también se han relajado las relaciones entre las familias. Así, por ejemplo, a finales de julio, el presidente de honor, José Ferrer, el patriarca de los Ferrer, acudió a la boda del Alberto Hevia, el hijo de Enrique Hevia, principal impulsor de que su familia dejase el capital de Freixenet, descontento con el giro que había tomado la gestión. A la mejora del clima familiar también ayuda la vuelta a los beneficios y a los dividendos.

Sinergias industriales

Ahora, la obsesión de los Ferrer es buscar sinergias industriales con Henkell & Co. La vía más obvia es la red de comercialización. Por ejemplo, los alemanes son muy potentes en Italia, mientras que Freixenet domina Francia, gracias a adquisiciones como las bodegas de Henri Abélé. Por tanto, se trata de que cada grupo ofrezca su cartera de productos a la red dominante del otro en cada país.

En otros mercados como el Reino Unido o Alemania se trataría de racionalizar y optimizar costes. En Alemania, por ejemplo, Freixenet vende 40 millones de botellas de cava. Esa cuota de mercado es muy valiosa, porque gracias a ella Henkell & Co podría pasar de ser el tercer vendedor de espumosos en el país germano a consolidar un liderazgo absoluto y en solitario en ese país.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios