negocia la refinanciación de créditos fallidos

El Popular financiaba a clientes vips a cambio de comprar acciones a crédito

Algunos inversores atesoran fuertes pérdidas por el hundimiento de la cotización, ya que fueron invitados a adquirir títulos si querían obtener créditos para otras actividades

Foto: El Banco Popular ha financiado a clientes VIP para comprar acciones. (EFE)
El Banco Popular ha financiado a clientes VIP para comprar acciones. (EFE)

Sucursal del Banco Popular cerca de la plaza de Cuzco de Madrid, en el norte de la capital, un poco más arriba del Santiago Bernabéu. Un cliente de toda la vida de la entidad y dedicado a invertir en patrimonio inmobiliario se reúne con el director para pedirle un crédito de unos seis millones de euros. El objetivo era conseguir financiación barata con la que comprar un centro comercial en una de las principales capitales de Europa. La respuesta es positiva dado el perfil del inversor, un empresario entrado en años con un buen currículum de pagador y con una fortuna de tamaño medio.

Tras consultar con la dirección general de riesgo, el director aprueba la concesión del préstamo, pero siempre y cuando el inversor compre acciones del Popular por la misma cantidad. La financiación también se la da el banco y ambos créditos son calificados como de tipo personal, pese a que uno es para invertir en ladrillo y otro para tomar una posición en activos financieros. La operación por cerca de 12 millones se cierra con éxito, pero con fatales consecuencias tras el hundimiento de la cotización en bolsa.

La transacción data de 2010, cuando en el sistema financiero español empiezan a saltar las alarmas sobre la solvencia de todos y cada uno de los bancos y cajas que por aquel momento aún estaban en pie. Entre otros el Popular, que amplió capital para dar entrada a Credit Mutuel por 300 millones y emitió bonos convertibles por 700 millones, al 8% de interés. A la par, el banco invitaba a sus clientes 'premium' a comprar acciones si quería ampliar sus líneas de financiación, una práctica que posteriormente implementó Bankia en la funesta salida a bolsa de julio de 2011.

La mayoría de los clientes no pueden aportar avales por el 98% del importe del préstamo, lo mismo que ha perdido el banco en bolsa desde que firmó el acuerdo

Los problemas de aquellas operaciones se han destapado en los últimos meses por el derrumbe del valor del Popular. Los gestores del banco están reclamando actualmente a sus clientes reponer garantías por el crédito paralelo que les concedió para adquirir las acciones, refinanciación muy difícil ya que la mayoría no pueden aportar avales por el 98% del importe del préstamo, porcentaje que coincide con lo que ha perdido el banco en bolsa desde que firmaron la transacción.

Algunos clientes, que piden mantener el anonimato, reconocen que tendrán que vender algunas de sus viviendas, situadas en zonas de alto 'standing' de Madrid, para cubrir parcialmente el agujero, pero ni con estas desinversiones conseguirían el dinero suficiente para cumplir con sus obligaciones, por lo que están en negociaciones con Popular para alargar la fecha de pago con la esperanza que la elección del nuevo presidente, Emilio Saracho, haga repuntar el valor y reduzca la pérdida.

Un hombre saca dinero de una sucursal del Popular. (EFE)
Un hombre saca dinero de una sucursal del Popular. (EFE)

¿Y cómo ha gestionado el Popular estos préstamos fallidos? Según aseguran fuentes próximas a las conversaciones, la entidad ha puesto como colateral ante el Banco Central Europeo el Fondo Eurovalor Empresas, un vehículo con un patrimonio de 266 millones de euros que invierte en depósitos emitidos por el propio Popular, por Bankia y por Banco Santander, según la plataforma especializada Morningstar. Lo mismo ha hecho con dos emisiones de bonos subordinados con vencimiento en 2021, por importe de más de 400 millones.

Fuentes próximas al Popular aseguran que el cliente firmó la operación por propia voluntad, sin que hubiera ningún tipo de actitud coercitiva por parte del director de la sucursal. Por su parte, fuentes cercanas al inversor asienten, pero matizan que la propuesta de comprar las acciones fue del banco. Si aceptó fue porque, de lo contrario, no hubiera obtenido el crédito para adquirir el inmueble fuera de España. Asegura que su caso no es aislado y que el Banco de España tiene la lupa puesta en este tipo de transacciones con un elevadísimo ratio de morosidad.

Aunque fuentes cercanas afirman que el cliente firmó la operación por propia voluntad, matizan que la propuesta de comprar las acciones fue del banco

Que Popular ha financiado a clientes vips para comprar acciones es conocido. Según documentación oficial, la entidad ha dado dos créditos al 1% a Unión Europea de Inversiones, una sociedad de cartera que forma parte del núcleo duro de accionistas de la entidad presidida todavía por Ángel Ron. En concreto, en una primera ocasión, le concedió 60 millones de euros a euríbor más 100 puntos básicos, línea de financiación que expiró en diciembre de 2015. Posteriormente, le otorgó otro préstamo de 25 millones de euros, cuyo vencimiento se ha fijado para el 15 de enero de 2019. Esta sociedad, dueña de un 3% del grupo, también recibió financiación para la misma causa de Santander y del Sabadell, pero con tipos que iban desde el 2,8 al 3,13%.

Las maniobras que hizo Bankia para convencer a sus clientes de que compraran a acciones a cambio de mantenerles abiertas las líneas de créditos, descuentos o 'factoring' han acabado algunas en los tribunales. Lo mismo puede ocurrir con algunas de las operaciones del Popular, ya que varios clientes han contactado con Miguel Bajo, probablemente el mejor penalista de España, para analizar las operaciones. Bajo es conocido por haber liderado casos como Kio, Banesto, Gescartera, Rumasa, la propia Bankia y hasta la defensa de Bárcenas. Todo un hueso para Saracho, que, en un hecho poco común, ha aceptado una presidencia en diferido.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios