EL VICEPRESIDENTE DE JP MORGAN DECLINA LA OFERTA

Del Valle maniobra para sustituir a Ron por Emilio Saracho al frente del Popular

Nueva batalla en el Popular. Del Valle vuelve a intentar el derribo de Ron con Emilio Saracho como sustituto, pero el vicepresidente de JP Morgan declina al no haber consenso

Foto: Ángel Ron (d), junto a Antonio del Valle hijo. (EFE)
Ángel Ron (d), junto a Antonio del Valle hijo. (EFE)

La guerra por el poder en el Banco Popular se intensifica al mismo ritmo que se desploma su valor en bolsa (este lunes, ha caído otro 7,77% hasta un nuevo mínimo histórico en 0,77 euros). El mexicano Antonio del Valle, el accionista rebelde que quiere tomar el control de la entidad, está maniobrando para sustituir a Ángel Ron y va a proponer al resto del consejo el nombre de Emilio Saracho, histórico de la banca de inversión en España y actual vicepresidente mundial de JP Morgan, como su sustituto. La tarde de este lunes se han convocado varias reuniones para tratar el asunto, según fuentes de toda solvencia, si bien el propio Saracho ha dado un paso atrás ante la falta de consenso sobre su nombramiento. 

Eduardo SegoviaEduardo Segovia

En este caso, el brazo a través del que se ejecuta la maniobra es el de Reyes Calderón, consejera coordinadora del Popular y presidenta de la comisión de nombramientos del consejo del banco. Según fuentes conocedoras de la situación, ha convocado esta misma tarde una serie de reuniones con varios miembros del órgano de gobierno en la sede de la entidad, para proponerles una terna de candidatos para relevar a Ron en la presidencia, entre los que destaca el nombre de Saracho. 

Imagen: Enrique Villarino.
Imagen: Enrique Villarino.

Este nuevo movimiento llega después del fiasco de la semana pasada, cuando Del Valle utilizó algunos medios afines para calentar la reunión ordinaria del consejo anunciando una rebelión contra el presidente. Esta rebelión no se produjo, la continuidad de Ron ni siquiera se discutió y el efecto fue el contrario: el resto de accionistas significativos —la sindicatura de las familias históricas del banco, Allianz y Crédit Mutuel— cerró filas en torno al actual presidente y respaldó el plan de negocio que presentó en la ampliación de capital de junio, en especial la segregación de su banco malo (Sunrise). De hecho, tras el consejo, el banco confirmó el nombramiento de Remigio Iglesias como presidente de esta filial, como había adelantado El Confidencial.

Saracho se queda compuesto y sin novia

No es la primera vez que Del Valle sondea el mercado en busca de sustitutos para Ron. En verano, ya contactó a través de un 'headhunter' con otros pesos pesados del sector, como Jaime Caruana y Jaime Echegoyen. Las fuentes citadas explican que, inicialmente, Saracho habría aceptado el nombramiento pensando que se trataba de una propuesta que contaba con el consenso de todo el consejo del Popular. Sin embargo, se ha dado cuenta de que no es así, sino que está siendo utilizado por uno de los bandos de la guerra por el poder, con lo que ha declinado el ofrecimiento.

Esto ha dejado al banquero en una situación muy incómoda, puesto que ya habría negociado los términos de su salida de JP Morgan con la cúpula del banco de inversión en Nueva York y Londres. Ahora, al darse cuenta de que Del Valle no tiene los apoyos suficientes para hacerse con el control del Popular, tendrá que dar marcha atrás, lo que le puede costar caro en un mundo tan despiadado como el de Wall Street.

Buscar 2.500 millones o una fusión

En todo caso, no parece que el accionista mexicano, que cuenta con el 4,25% del capital del banco español, vaya a ser capaz de concitar los apoyos necesarios a corto plazo para derribar a Ron; aunque, con la acción en caída libre, no puede descartarse nada. Además, el relevo del actual presidente, si bien tendría un efecto reputacional positivo, no solucionaría los problemas del banco, para los que se necesita una nueva inyección de unos 2.500 millones, según diversos analistas. 

Y Del Valle necesita apoyos para reunir ese dinero, puesto que él no lo tiene —es impensable una nueva ampliación dirigida a los minoritarios y más aún una nacionalización—, para lo que se ha puesto en manos de la Mediobanca de Borja Prado. Sin embargo, enfrenta otro obstáculo en el Banco de España, que no ve con buenos ojos la toma de control del sexto banco español por un inversor latinoamericano, escaldado por lo ocurrido con Juan Carlos Escotet en Novagalicia (ahora Abanca), tal como ha explicado este medio.

Así las cosas, emerge como opción más probable la fusión del Popular con otro banco. Del Valle también exploró esta fórmula hace meses con varias entidades, no solo el Sabadell, pero no encontró a nadie dispuesto a embarcarse en la operación entonces. Ahora, tal vez las cosas fueran diferentes.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios