guerra por el control del sexto banco español

Del Valle, el hombre que busca 2.500 millones para controlar el Banco Popular

La batalla por el control del Popular se ha recrudecido esta semana. Antonio del Valle quiere echar a Ron, pero necesita 2.500 millones para tomar el control del banco

Foto: Ángel Ron y Antonio del Valle (d) saludan al presidente de México, Enrique Peña Nieto (EFE)
Ángel Ron y Antonio del Valle (d) saludan al presidente de México, Enrique Peña Nieto (EFE)

Don Antonio, como es conocido en México Antonio del Valle Ruiz (México D.F., 1938), siempre ha reconocido que, a lo largo de su vida, ha tenido varios golpes de suerte que han sido fundamentales para situarle como el octavo hombre más rico de su país, con una fortuna estimada por 'Forbes' en 2.700 millones de dólares. Golpes como la decisión del Gobierno mexicano de reprivatizar la banca en los noventa o el hallazgo de un inmenso yacimiento de fluorita en una de sus minas en 2012. Pero esa baraka parece haberse terminado con su ruinosa inversión acometida un año después en el Banco Popular. De ahí que esté buscando un clavo ardiendo para salvar lo que pueda del naufragio.

Ese clavo ardiendo tiene dos vías potenciales: tomar él mismo el control del sexto banco español o lograr que sea adquirido por otra entidad con una prima sobre la hundida cotización actual. La segunda fórmula la exploró hace meses con varias entidades, no solo el Sabadell, pero no encontró a nadie dispuesto a embarcarse en la operación entonces. Ahora tal vez las cosas fueran diferentes. En cuanto a la primera, su primer paso es el derribo de Ángel Ron como presidente, algo que también intentó a la vuelta del verano y que ahora retoma con otra ofensiva mediática. Ahora bien, aunque la salida del actual presidente tendría un efecto reputacional positivo y sería bien recibida por el mercado, no solucionaría el problema del Popular.

 Ángel Ron. (Ilustración: Raúl Arias)
Ángel Ron. (Ilustración: Raúl Arias)

Para resolverlo de verdad, los expertos aseguran que necesitaría una nueva ampliación de capital —la de junio se quedó muy corta— con la que alcanzar un nivel de provisiones de los activos tóxicos equiparable al del resto del sector. ¿De cuánto? N+1 consideraba a finales de octubre que necesita 2.200 millones, y Bank of America Merrill Lynch cifra la nueva ampliación en 2.500 millones. Demasiado dinero para Del Valle, que al final lo que quiere es recuperar lo perdido, no arriesgar más.

Tendría que embarcar en la operación a los otros dos grandes accionistas del Popular, Allianz y Crédit Mutuel, o bien buscar inversores dispuestos a ayudarle. Aunque, en todo caso, el mexicano tendría que poner su parte. Y si no lo logra —o si el Banco de España no le deja para evitar otro 'caso Escotet'—, deberá volver a buscar un comprador.

Pelotazos bancarios en México

Del Valle tiene experiencia en estas actividades, pero en su México natal, no aquí. En 2002, vendió el banco Bital el más grande del país con diferencia en aquel entonces a HSBC con enormes plusvalías, lo que le permitió iniciar su actual imperio en el sector petroquímico: ante la entrada de HSBC, el potentado vendió su 25% al resto de sus socios y recibió como pago el 50% de las acciones de Camesa, un conglomerado industrial al que fue añadiendo otras pequeñas adquisiciones hasta formar la que hoy es su joya de la corona: Mexichem, el mayor fabricante de PVC del mundo. 

No obstante, la afición por el sector financiero de Del Valle continúa. De familia de origen asturiano, la banca fue su primera actividad en que se embarcó a los 34 años, cuando fundó Bancrecer, que fue nacionalizado junto al resto de la banca en 1982. Cuando el Gobierno azteca decidió devolver el sector a manos privadas en los noventa no pudo recomprarlo, pero se hizo con Bital a precio de ganga. Y en su haber está haber sobrevivido al hundimiento del peso para poder vender al HSBC posteriormente.

El multimillonario mexicano Carlos Slim. (Reuters)
El multimillonario mexicano Carlos Slim. (Reuters)

BX+ y la alianza con Slim

Y como tenía mono, creó posteriormente BX+ (léase Banco Ve Por Más), un pequeño banco especializado en crédito agrícola y con el que pretende liderar un proceso de fusiones para hacer frente a la banca extranjera que domina ese mercado, empezando por BBVA. Es en esta entidad donde el Popular tomó un 25% en 2013 por 100 millones como contrapartida a la compra del 6% de su capital por Del Valle, que le costó 450 millones (más la aportación que tuvo que hacer en la ampliación de junio para no diluirse). Hoy esa participación vale 220 millones.

Las actividades de este empresario —que asegura estar jubilado y que la gestión de los negocios la llevan sus seis hijos— también se extienden a la construcción, donde es socio de Carlos Slim (la mayor fortuna del país) en el conglomerado Elementia: Del Valle posee el 39,5% y Slim, el 35,6% a través de Grupo Carso. A buen seguro que es uno de los inversores a los que acude para que le apoye si finalmente lanza el asalto al Popular.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios