proyecto sunrise

Ron lanza un órdago a Del Valle y lleva al consejo aprobar su nueva inmobiliaria

El presidente de Popular ha decidido someter hoy al voto del consejo de administración la aprobación de Sunrise, su gran apuesta dentro de todo el plan de saneamiento del banco

Foto: Ángel Ron, presidente de Banco Popular
Ángel Ron, presidente de Banco Popular

Consejo de Administración de máximo voltaje. La reunión que celebra hoy el máximo órgano de Banco Popular va a ser una auténtica moción de confianza para Ángel Ron quien, tras los convulsos últimos meses y justo cuando Antonio del Valle, accionista del 4% de la entidad, está intentado imponerle un relevo, ha decidido someter al voto de todos los consejeros la aprobación de una de sus iniciativas más personales: el Proyecto Sunrise.

Bajo este nombre descansa la apuesta más arriesgada de todo el plan de saneamiento diseñado por el primer ejecutivo de Popular, que consiste en crear un nuevo vehículo inmobiliario, que permitirá escindir un bloque de activos que se ha ido adjudicando el banco y cuyo valor bruto asciende a 6.000 millones de euros.

Del Valle siempre se ha mostrado crítico con el plan de saneamiento puesto en marcha por Ron este año, cuyo punto de inflexión fue la ampliación de capital por importe de 2.500 millones realizada el pasado verano, y que requiere del éxito de Sunrise para poder completarse conforme a los planes del presidente.

 
El presidente del Banco Popular de España, Ángel Ron (d), habla junto al titular del Banco Ve por Más, Antonio del Valle. (EFE)
El presidente del Banco Popular de España, Ángel Ron (d), habla junto al titular del Banco Ve por Más, Antonio del Valle. (EFE)

De ahí que sea clave la decisión de someterla hoy a la aprobación del consejo, ya que si logra sacarla adelante supondrá, de facto, respaldar la gestión llevaba a cabo por Ángel Ron en sus horas más críticas. Fuentes próximas al máximo órgano de administración del banco aseguran que el presidente está convencido de recibir el visto bueno de la mayoría del consejo, lo que supondría ganar esta mano a Del Valle.

Pero, para que Sunrise sea una realidad, Popular todavía tiene por delante lograr la luz verde del Banco de España, la CNMV –Comisión Nacional del Mercado de Valores-, y el BCE –Banco Central Europeo-, organismos con los que lleva semanas negociando la letra pequeña de este nuevo vehículo.

Escisión de activos adjudicados

El proyecto se ha estructurado como una distribución de reservas en especie entre los accionistas de la entidad, que recibirán títulos de la nueva inmobiliaria, ya que la idea es que ésta sea una sociedad cotizada. En España, apenas ha habido dos casos similares: la escisión de Dia de Carrefour, y la colocación de Antena 3 por parte de Telefónica.

La entidad cuenta con el apoyo de un grupo de banco financiadores, liderado por Deutsche Bank, y el interés de varios fondos internacionales. Este consorcio se encargaría de aportar la deuda senior (la deuda de máxima calidad) que necesita la sociedad inmobiliaria tanto para su viabilidad, como para ser realmente un vehículo independiente del banco y, por tanto, que con su colocación Popular consiga desligar 6.000 millones de activos inmobiliarios adjudicados y encarrilar su plan de saneamiento.

Éste también ha incluído un ajuste de plantilla, que se ha cerrado con 2.637 adhesiones voluntarias, y que permitirá un ahorro de entre 175 y 200 millones de euros anuales.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios