también negocian con el fondo americano gip

KKR ofrece 3.800 millones a Caixa y Repsol para comprar el 20% de Gas Natural

El 'private equity' americano, dirigido por un exdirectivo de Endesa, ha entrado fuerte en la puja por convertirse en el segundo mayor accionista de la gasista, junto al fondo GIP

Foto: El logo de Gas Natural Fenosa en uno de sus edificios principales de Madrid. (Reuters)
El logo de Gas Natural Fenosa en uno de sus edificios principales de Madrid. (Reuters)

Tras varios meses negando la mayor, Repsol y CaixaBank han decidido vender al menos un tercio de su participación en Gas Natural para ahuyentar la amenaza de una rebaja del 'rating' a bono basura a la petrolera, que les supondría erosionar su solvencia. La multinacional del crudo y el banco catalán negocian con KKR para desprenderse del 20% de la empresa gasista, un paquete valorado en 3.800 millones de euros. El fondo de capital riesgo estadounidense puja con Global Infraestructure Partners, que también se ha interesado por convertirse en el segundo mayor accionista de la multinacional española.

Según han confirmado varias fuentes, Repsol, con el visto bueno de CaixaBank, ha iniciado las conversaciones con las dos firmas de 'private equity' para venderle una participación del 10%, lo que supondría reducir su presencia un tercio respecto al 30% que tiene actualmente. Criteria CaixaCorp se desprendería también de un 10% sobre el 35% que tiene hasta la fecha. La desinversión de la petrolera, de la que el banco catalán tiene el 12%, responde al pacto que la firma alcanzó el pasado mes de marzo con Moody's y Standard & Poor's para que no le rebajaran su 'rating' hasta bono basura, lo que hubiera supuesto el cierre de las puertas de los mercados financieros.

Para calmar a las dos agencias de calificación, Repsol anunció una reducción del 20% del dividendo y acordó con CaixaBank cambiar la política de remuneración al accionista de Gas Natural para adelantar la distribución de uno de los dos dividendos anuales. Con estas dos medidas, disminuía la salida de dinero de su caja y la llenaba con el dinero extraordinario procedente de su participación del 30% en la gasista.

Antonio Brufau (d) y Josu Jon Imaz, presidente y consejero delegado de Repsol. (Reuters)
Antonio Brufau (d) y Josu Jon Imaz, presidente y consejero delegado de Repsol. (Reuters)

Ambas decisiones sirvieron para ganar tiempo, pero no para reducir la deuda, que al cierre del primer semestre del año ascendía a 11.700 millones. De esta cantidad, 2.000 millones vencen este año y otros 2.600 en 2017. Aunque Repsol sostiene que dispone de líneas de crédito de 6.659 millones, Antonio Brufau y Josu Jon Imaz, presidente y consejero delegado, respectivamente, saben que están obligados a vender pese a haber desmentido en numerosas ocasiones su intención de desprenderse de ninguna participación en Gas Natural.

Ayer, tras la publicación por Bloomberg del interés de GIP, la compañía reconoció que, “en el marco del Plan Estratégico para los años 2016-2020, y como parte de una gestión dinámica permanente del portfolio de negocios, Repsol analiza diferentes alternativas, entre las que se incluyen aquellas relativas a su participación en Gas Natural”. El comunicado a la CNMV añadía que “Repsol y Criteria mantienen contactos con diversos inversores al objeto de explorar las posibilidades de desinversión. en torno a un 10% cada una de ellas. Este análisis se encuentra en fase preliminar, sin que por el momento se haya tomado decisión alguna al respecto”.

El consejero delegado de Gas Natural Fenosa, Rafael Villaseca. (EFE)
El consejero delegado de Gas Natural Fenosa, Rafael Villaseca. (EFE)

Según ha podido saber El Confidencial, junto a GIP, Repsol y Criteria, el 'holding' de CaixaBank, ha recibido también una oferta de KKR, uno de los mayores fondos de capital riesgo del mundo, que tiene entre sus directivos del área de energía e infraestructuras a Jesús Olmos, exdirector general de Endesa. El 'private equity' ya tanteó el pasado año la toma de una participación en Endesa, pero las negociaciones con la italiana Enel no prosperaron. Entre sus inversiones en España, destacan la compra de Uralita y la alianza con Acciona en energías renovables. 

ERE por el petróleo

Repsol ha sido muy golpeada en bolsa por su elevado nivel de deuda tras la adquisición de la canadiense Talisman. Una compra que hizo a finales de 2014, cuando el petróleo se pagaba a cerca de 100 dólares el barril. El derrumbe del precio del oro negro, que llegó a cotizar a principios de este año a 30 dólares, ha puesto patas arriba la cuenta de resultados de la compañía española, que ya reconoció pérdidas de 1.200 millones en 2015 tras provisionar 2.900 millones.

Unos números que obligaron a Brufau e Imaz a poner en marcha un severo plan de ajuste, con reducción del plan de inversiones y despidos colectivos -ERE de 871 personas en España- para ahorrar costes. Unas medidas que le permitieron ganar 639 millones en el primer semestre de 2016, cifra que, no obstante, representó un 39% menos respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. Por su parte, Criteria se ha visto afectada por la caída de la bolsa, que ha afectado con dureza a CaixaBank, lo que ha reducido el valor neto de su cartera a casi la mitad en los últimos 12 meses. Su beneficio descendió un 32% entre enero y junio, hasta los 573 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios