La firma minimiza su impacto

Sol Daurella sufre el Brexit: Coca-Cola tiene un 20% de las ventas en Reino Unido

El giro anti-UE del Reino Unido aumentará los costes de operaciones para la actividad de la empresa en el país al restringir movimientos de capitales y movilidad del personal

Foto: Una mujer muestra varios billetes de libras. (Reuters)
Una mujer muestra varios billetes de libras. (Reuters)

No hay rincón donde el efecto del Brexit no llegue. La anunciada salida del Reino Unido de la UE también tendrá un fuerte impacto en los beneficios de Coca-Cola European Partners (CCEP), la nueva embotelladora europea de la bebida de la chispa de la vida y niña bonita de la bolsa, puesto que empezó a cotizar el pasado mes de junio. La compañía la preside la empresaria Sol Daurella, a la cual el Brexit le ha amargado lo que iba a ser la operación financiera del año.

En el folleto de colocación, el Brexit ya había sido considerado como un riesgo al que estaba expuesta la compañía. Se decía que en caso de darse esta circunstancia, tal y como sucedió el pasado viernes con la victoria en el referéndum de los partidarios de abandonar Europa, podrían “aumentar los costes de operaciones para Orange -la parte de la fusión que provenía de la norteamericana Coca-Cola Enterprises- al restringir los movimientos de capitales y la movilidad del personal”.

Fuentes de CCEP han relativizado este impacto, asegurando que el 98% del consumo en el Reino Unido se fabrica en el propio Reino Unido y que el grupo está habituado a trabajar con factores multidivisa, y que tiene otras filiales que ya operan al margen del euro, como es el caso de Noruega.

Sin embargo, el 20% de la facturación de CCEP proviene de Reino Unido, tal y como mostraba la documentación oficial de la fusión previa a la colocación. CCEP es una empresa enorme, que factura más de 12.000 millones de euros. Pero una quinta parte de esos ingresos se hace en libras esterlinas. Y la libra se ha depreciado un 6% respecto al euro desde que se supo el inesperado resultado del referéndum británico.

El folleto de salida a bolsa de CCEP también advertía de que “si el resultado de la consulta es un voto a favor de que el Reino Unido salga de la UE, esto podría afectar negativamente en el aspecto material, operativo, normativo, de la divisa, del seguro y en el régimen fiscal al que está sujeto Orange actualmente. También podría dar lugar a una prolongada incertidumbre con respecto a aspectos sobre la confianza económica y daños a los clientes e inversores en el Reino Unido”.

El folleto de colocación a bolsa ya contemplaba el Brexit como un riesgo que podía afrontar la compañía, pero muy pocos pensaban que se concretara

Hay que tener en cuenta que el impacto negativo no sería sobre la totalidad del beneficio operativo, 1.469 millones de euros, sino que solo afectaría a una parte de los 880 millones que vienen de la parte norteamericana de la fusión, que es la que integraba el negocio británico. El 34% de las ventas de Coca-Cola Enterprises -la parte estadounidense de la fusión- provenía de Reino Unido.

Pese a ello, fuentes de CCEP aseguran que no se ha implementado ningún plan de urgencia para afrontar esta crisis. En su colocación en el mercado, la empresa advertía de que “también puede afectar de manera importante a la posición fiscal o de negocios de Orange, a los resultados y a su posición financiera”.

Accionistas españoles

CCEP cuenta con un importante núcleo duro de accionistas españoles. Diversas familias mantienen ahora un 34% del capital, del cual los Daurella serán propietarios de más de un 18% en una compañía que se valora en más de 15.115 millones. El segundo accionista por importancia es la familia Gómez Trenor, con el 8% de los títulos.

Hay un compromiso de los españoles de mantener al menos un 25% del capital. Este tipo de pactos hace que la acción tenga muy poca liquidez en este momento, pese al enorme tamaño de la compañía, que está entre las 12 empresas con mayor capitalización de la bolsa española. Por ello y pese a su exposición, CCEP ha caído en bolsa mucho menos que otras grandes empresas, en especial porque el sector alimentación en momentos como este se considera un valor refugio. Desde que se supo la compleja situación política y económica en la que entraba el Reino Unido, la acción de CCEP ha descendido un 4,6%. Pero al ser un valor tan estrecho, la escasa liquidez hace que este dato tenga un valor relativo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios