nuevas medidas de eficiencia

BBVA lanza un nuevo plan estratégico con el exceso de plantilla en el punto de mira

La entidad ha puesto en marcha una nueva hoja de ruta con objetivos de crecimiento y rentabilidad y una exigencia diaria en la mejora de la productividad por empleado

Foto: El presidente del BBVA, Francísco Gonzalez. (EFE)
El presidente del BBVA, Francísco Gonzalez. (EFE)

Mejorar la productividad es el mayor reto al que nos enfrentamos hoy las empresas”. Son palabras dichas hace quince días por Francisco Gónzalez, el presidente de BBVA, quien en una reunión nacional de consejeros en México señaló que se trata de “un proceso que no es suave ni homogéneo, pero es esencial para cualquier empresa y también para la banca”. Un discurso del primer ejecutivo del segundo banco español que ha generado una gran inquietud en la plantilla de la entidad, sobre todo la de España, a la que le han puesto unos objetivos agresivos de crecimiento con el lanzamiento de un nuevo plan estratégico.

[Lea aquí: BBVA apunta al cierre de 2.800 oficinas a largo plazo en plena reconversión digital]

Fuentes oficiales de BBVA han confirmado que el pasado mes de marzo se puso en marcha una nueva hoja de ruta que no fue comunicada al mercado ni publicitada en los medios de comunicación. Los responsables de prensa de la institución financiera han declinado dar detalles del plan estratégico, dirigido por el consejero delegado, Carlos Torres, por la responsable del banco en España, Cristina de Parias, y por el directivo del área financiera, Angel Robledo. El análisis de los tres parte de un dato demodelor: por primera vez en muchos años, el ratio de eficiencia de BBVA España (57,8%) es peor que el de Santander España (57%), porcentaje de gastos sobre ingresos que el banco dirigido por Ana Botín va a bajar a marchas forzadas tras su ERE para 1.380 personas.

Oficialmente, el plan, a tres años vista, tiene como objetivos principales el crecimiento en cuota de mercado, tanto en depósitos, como en hipotecas y planes de pensiones, sobre todo para defenderse de la expansión comercial de Banco Santander y de Caixabank. Las fuentes internas aclaran que en ningún caso se contempla medidas de ajuste, más allá del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectará a los 1.557 personas de la adquirida Catalunya Caixa.

Una oficina de BBVA. (EFE)
Una oficina de BBVA. (EFE)

Pero otras fuentes próximas a la entidad dan por hecho que la nueva hoja de ruta irá acompañada por una reducción del número de oficinas y de la plantilla. Porque entre otras cosas, el plan estratégico lleva incorporadas medidas de eficiencia y de rentabilidad del capital, tanto desde el punto de visto comercial -mayores márgenes- como en la asignación de los recursos humanos. La obsesión es tal que el banco publica internamente un 'ranking' de productividad por empleado basado en la venta de productos y en los ingresos que genera, según fuentes sindicales.

La decisión final sobre el potencial recorte de plantilla y de la red se adoptará previsiblemente en julio después de las presentaciones estratégicas adicionales que la cúpula directiva de BBVA está teniendo con Francisco González y Carlos Torres. El pasado día 9 hubo una dirigida por los responsables de operaciones, mientras que el próximo 30 de junio le tocará el turno a los que definen la política comercial. Tras estos encuentros, serán el presidente y el consejero delegado los que tomen las decisiones consecuentes.

Hasta la fecha, la mitad de las nuevas iniciativas propuestas para elevar el ROE están relacionadas con el mundo digital, lo que de facto supone un esfuerzo del banco en mejorar la operativa transaccional a través de dispositivos móviles y reducir los puntos de venta físicos. Por este motivo, y pese a la negativa oficial, en la cúpula de BBVA se sospecha que más pronto que tarde habrá un ajuste de personal. Un asunto que está en manos de Donna DeAngelis, la nueva responsable de recursos humanos, área rebautizada como Talent and Culture, que lleva varios meses 'destripando' los números de BBVA para saber de donde puede cortar grasa. Más aún, se teme que la reasignación de recursos afectará también la segunda línea directiva, tal y como ha ocurrido en el centro corporativo de Banco Santander.

Carlos Torres, consejero delegado de BBVA, en la presentación de resultados. (EFE)
Carlos Torres, consejero delegado de BBVA, en la presentación de resultados. (EFE)

Este plan es la continuación a lo que Torres aseveró el pasado 5 de abril en Copenhague, en unas jornadas sobre el futuro del sector bancario. ¿Tenemos 3.800 sucursales en España. ¿Tiene sentido? No. ¿Podemos reducirlas? Sí", afirmó la mano derecha de Francisco González, que adelantó que el segundo banco del país irá adelgazando su red de oficinas en los próximos años hasta dejarlas en unas 1.000 en toda España, lo que supone una reducción del 74%. Eso sí, no dio fechas al indicar que el proceso que se produciría "en un indeterminado largo plazo, dentro de muchos años".

Sin embargo, en el banco se da por hecho que Torres ha decidido empezar lo más pronto posible para ir adaptando los puntos de venta a las exigencias operativas del cliente, que cada vez más utiliza los aparatos electrónicos para realizar sus transacciones y cada vez pisa menos las oficinas. “La industria bancaria está cambiando en todo el mundo siendo cada vez más competitiva y, en 2016, continuarán presentándose nuevos desafíos en este entorno”, aseguraba el propio banco a sus accionistas en la pasada junta general.

El mensaje para entendidos de Paco González

En la conferencia del pasado lunes en México, Francisco González habló del momento complejo que está viviendo la industria financiera. En concreto, destacó el problema de rentabilidad de la banca, presionada por los bajos tipos de interés y la nueva regulación poscrisis. También aseguró que “la industria bancaria se ha quedado obsoleta, con estructuras de costes pesadas, sistemas arcaicos, oferta poco diferenciada y gran sobrecapacidad”. Un mensaje que se interpreta desde fuentes internas del banco como la antesala de un ajuste de grandes dimensiones.

Además del ajuste en España, BBVA está trabajando en una reducción de costes a nivel global, que supondría la salida de más de 4.000 empleados

Según el comunicado difundido por BBVA, González se refirió al cambio tecnológico como factor clave para mejorar la productividad y el bienestar general. “Las tecnologías exponenciales como la nube o 'blockchain' abren la puerta a ganancias de productividad inimaginables hace poco tiempo”, subrayó. El septuagenario ejecutivo añadió que “el cambio que estamos viviendo no consiste solamente en seguir haciendo lo mismo, pero por canales digitales”. Incluso no se trata solo de “hacer lo mismo de manera más eficiente”, sino de “hacer cosas nuevas que no era posible siquiera idear y ofertar con la base tecnológica anterior”.

Según otras fuentes, además del ajuste en España, BBVA está trabajando en una reducción de costes a nivel global, que supondría la salida de más de 4.000 empleados, especialmente de 'back office'. Actualmente, el grupo tiene una plantilla de 137.968 personas ubicadas en 37 países. La edad media es de 37 años y la antigüedad, de diez. Cifras que en España son mucho más altas. En 2015 encogió su plantilla en nuestro país hasta los 23.444 personas, un 5,5% menos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios