Un minoritario de BPI torpedea la OPA de CaixaBank enarbolando el nacionalismo luso
  1. Empresas
El banco portugués celebrará dos juntas el próximo 22 de julio

Un minoritario de BPI torpedea la OPA de CaixaBank enarbolando el nacionalismo luso

El empresario luso Tiago Violas, con el 2,6% de BPI, ha forzado que dos juntas de accionistas en Oporto para frenar la oferta o, en su defecto, de conseguir un mayor precio

placeholder Foto: Oficinas de BPI en Lisboa. (Reuters)
Oficinas de BPI en Lisboa. (Reuters)

Nueva piedra en el zapato para el presidente de CaixaBank, Isidre Fainé, en su OPA sobre el banco de Portugal BPI. El primer accionista portugués de la entidad financiera, el empresario luso Tiago Violas, quien posee el 2,6% de BPI, ha forzado que el próximo 22 de julio se celebren dos juntas de accionistas en Oporto, en un intento de frenar la oferta o, en su defecto, de conseguir un mayor precio. Violas ha tomado el relevo en agitar una vieja bandera del mundillo financiero del país vecino: los bancos lusos, para los portugueses

Fuentes financieras conocedoras de los entresijos de la OPA dan pocas posibilidades a Violas de frenar la oferta de CaixaBank. Pero por ahora ha logrado la convocatoria de dos juntas. Según publica la prensa portuguesa, Violas ha conseguido que se celebre una junta previa a la extraordinaria que jugará todavía con los estatutos en vigor de BPI. Esos estatutos marcan que hace falta un 75% de los votos para levantar los blindajes que hoy limitan los derechos de votos de CaixaBank en BPI al 20% pese a tener el 44,1%. El final de este blindaje es condición suspensiva de la OPA que ha lanzado CaixaBank y que ofrece 1,113 euros por acción.

El accionista minoritario Tiago Violas ha conseguido que se celebre una junta previa a la extraordinaria que jugará todavía con los estatutos en vigor de BPI

Fuentes financieras consideran que el 22 de julio se acabará imponiendo CaixaBank pero no en la primera junta, la que ha conseguido convocar Violas; sino en la segunda, donde sólo se precisa el 66,6% de los votos para levantar el blindaje, tal y como marca el nuevo decreto ley del Gobierno portugués, también conocido como “Ley BPI”. Por su parte, portavoces de CaixaBank han declinado hacer declaraciones al respecto. Todo dependerá del porcentaje de accionistas que acudan a la junta, pero lo previsible es que si la participación ronda el 82%, que es lo que acostumbra a pasar, el resultado sea finalmente favorable al banco catalán.

Violas defiende que dicho decreto es “inconstitucional” y ha solicitado dictámenes jurídicos para apoyar esta opinión. También mantiene que es necesario apoyar el peso de los empresarios locales en BPI. Otras fuentes denuncian que Tiago Violas sólo busca una mejora del precio y que su estrategia intentar forzar a CaixaBank para que suba la oferta, algo que se considera improbable, dada la mala evolución del sector bancario en toda Europa.

Precio y valor

La expectativas del grupo Violas parecen poco realistas. Tiago Violas considera que el precio de la OPA de CaixaBank se sitúa muy por debajo del valor real del banco presidido por Fernando Ulrich. Este accionista de BPI desearía al menos 1,61 euros por acción, un 44,7% más que la oferta presentada por el grupo bancario que controla La Caixa.

La OPA de CaixaBank es a 1,113 euros por cada título de BPI. Supone pagar más de 900 millones por el porcentaje del banco portugués que todavía no controla, pero es un 10% más barata que la oferta anterior que tuvo que retirar en 2015, en línea de cómo se han deteriorado los valores bancarios en el conjunto de la bolsas europeas.

El silencio angoleño

Violas sólo triunfará en la primera junta si consigue el apoyo de la empresaria angoleña Isabel dos Santos, hija del presidente de angoleño y considerada una de las mujeres más ricas de África. Pero el grupo Santoro, que controla Isabel dos Santos y posee el 20% de BPI, lleva semanas sin abrir la boca. Previsiblemente apoyarán a Tiago Violas, pero no lo han manifestado de manera pública.

Dos Santos fue clave en el fracaso de la primera OPA de BPI, que CaixaBank tuvo que retirar en junio de 2015. Sin embargo, el grupo catalán ha perseverado jugando a favor las presiones de Bruselas y del BCE para que BPI reduzca el peso que tiene en el 50,1% del Banco de Fomento de Angola.

Pero CaixaBank también cuenta con sus aliados. En especial, el grupo asegurador alemán Allianz, que tiene un 8,4% y que estaría a favor de la OPA. Pero la clave que dará la victoria a uno u otro bando será el apoyo de los minoritarios.

Noticias de Caixabank Noticias de La Caixa BPI Portugal Banca Finanzas Opa Angola
El redactor recomienda