advierte de que deja su capital al límite

UBS: la compra de BPI por Caixa, demasiado lío para tan poco premio

La OPA lanzada por Caixabank sobre BPI ha sido bastante mal acogida por el mercado. UBS considera que es una operación demasiado compleja para un premio muy exiguo

Foto: Sede de Caixabank en Barcelona (Reuters)
Sede de Caixabank en Barcelona (Reuters)

Caixabank anunció ayer el lanzamiento de una segunda OPA sobre  el portugués BPI, tras la fracasada el año pasado, una vez que ha vuelto a ser imposible llegar a un acuerdo con Isabel dos Santos. Aunque esta vez el precio es muy inferior (1,11 euros frente a los 1,32 de hace 12 meses), el mercado la ha recibido muy mal por el lado de la entidad española: el valor de desplomó ayer el 2,99% pese a que el Ibex acabó subiendo y algunos analistas mostraron serias reticencias sobre la operación.

Uno de ellos es UBS, cuyo analista Alexander Kyrtsis publicó ayer una nota titulada "Caixabank y BPI: elevada complejidad para un premio limitado". En ella, considera que la operación parece "carente de entusiasmo", y no sólo por el precio. A su juicio, la principal razón para la oferta es el fracaso para llegar a un acuerdo con Dos Santos, la hija del presidente de Angola que gestiona las inversiones del país en Europa -"algo negativo en sí mismo"-.

Isidre Fainé, presidente de Caixabank
Isidre Fainé, presidente de Caixabank

Debido a este fracaso, la entidad que preside Isidre Fainé está intentando reducir la exposición de BPI a Angola por otras vías: hay que recordar que el acuerdo inicial con Dos Santos consistía en que Caixa le compraba su 18% en BPI y, con esos ingresos, ella adquiría la participación del portugués en el angoleño BFA, que es lo que exige el BCE para no sancionarle por el riesgo que supone ese país africano al no equiparar su supervisión bancaria a la europea.

UBS recuerda también que "esto ya lo hemos visto antes", con la oferta de febrero del año pasado, que tenía las mismas condiciones -superar el 50% del capital, para lo que Caixabank necesita un 6% adicional, y eliminar la limitación de derechos de voto, para lo que hace falta el voto del 75% de la junta de accionistas- y fracasó. "Así que está por ver si esta vez fuciona... y sin Dos Santos a bordo, definitivamente NO se puede dar por seguro". 

Caixabank se quedará al límite de capital

Lo que más preocupa al banco de inversión suiza es que, aunque la operación parece acretiva -un 9% al tercer año, según Caixabank-, deja su capital al filo de lo admisible: la entidad admite que bajaría 115 puntos básicos (si la OPA alcanza el 70% del capital para ambasa estimaciones) hasta el 10,4%, y caería todavía más hasta el 9% si la entidad catalana valorase Repsol a precios de mercado y su no incluyera los beneficios no materializados en su cartera de deuda pública. "No descartamos una dilución de alguna clase en el futuro, lo que anularía los beneficios de la operación y la dejaría neutral", sentencia UBS.

Queda claro, pues, que no les entusiasma mucho la operación. Una opinión que ya lanzaban hace un mes otras firmas como KBW antes de que se conociera el final de la historia, que también alertaban del agujero latente sin provisionar que tiene Caixabank por su participación en Repsol. Y es que los analistas tienen muy claro de qué pie cojean los bancos españoles, como quedó de manifiesto en la reciente conferencia de Morgan Stanley en Londres: el problema de Caixabank es su cartera industrial.

Finalmente, UBS consiera que, aunque se consiguiera ese objetivo de acreción del 9%, "el valor obviamente no está barato a 8 veces los beneficios estimados para 2018". Por si fuera poco, añade que "si esta operación llega ahora, entonces hay que preguntarse si Caixabank va a pujar también por Novo Banco en Portugal, un movimiento estratégico que creemos que odiarían los inversores".

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios