Es noticia
Menú
Iberdrola se gasta 1.040 millones en apoyar la acción el año de bonus para la cúpula
  1. Empresas
más de lo que invierte en españa

Iberdrola se gasta 1.040 millones en apoyar la acción el año de bonus para la cúpula

La eléctrica compró millones de títulos en autocartera por un importe superior al que destina a mantener sus instalaciones en España en el año del premio especial para los directivos

Foto: Generadores de Iberdrola.
Generadores de Iberdrola.

Ignacio Sánchez Galán cerró entre elogios la junta general de accionistas celebrada el pasado viernes en Bilbao. El presidente de Iberdrola presumió, después de varios años con la cotización en mínimos desde 1998, de lo bien que se había comportado frente al Ibex 35 y al resto de eléctricas europeas. Una revalorización del 17% que se produjo en gran parte gracias a que la compañía destinó 1.040 millones a recomprar títulos para sí misma, más de lo que invirtió en modernizar sus instalaciones en España.

“Iberdrola es una empresa más grande, más diversificada, más internacional y más rentable: nos hemos convertido, a cierre de ejercicio, además de en la mayor eléctrica europea, en la que mayor rentabilidad total para el accionista ha ofrecido en los últimos 15 años: un 240%”, indicó Galán, que recordó que la energética con sede en Bilbao ha ofrecido una remuneración total para el accionista del 50% en los dos últimos años. Un comportamiento que se produjo en paralelo a una agresiva política de autocartera, por la cual la compañía compraba para sí misma idéntico número de acciones que emitía para pagar el dividendo con papeles en lugar de en efectivo. Es decir, para evitar una dilución del beneficio y del dividendo por acción.

Con este fin, durante 2015, Iberdrola adquirió 76,34 millones de títulos de su propia compañía, por importe de 451,13 millones de euros en una primera tanda, y 102,80 millones de acciones, por 588,71 millones de euros, en una segunda ronda a través de productos derivados. En total, la eléctrica presidida por Galán invirtió 1.040 millones en estas operaciones bursátiles, que contribuyeron a que la cotización del grupo tuviese una evolución sustancialmente mejor que la del resto de sus competidores europeos.

A finales del pasado ejercicio, Iberdrola, que también vendió 6,98 millones de títulos, por 43,13 millones, disponía de 92,46 millones de valores, representativos del 1,45% del capital. En el mismo año, la compañía amortizó 148,48 millones de títulos, para reducir el número de acciones en circulación y minimizar el impacto dilutivo para los accionistas que cobran el dividendo en papeles en lugar de en efectivo.

El comportamiento de la cotización es clave para Galán y su equipo directivo, ya que es uno de los factores clave para el cobro del Bono Estratégico 2014-2016. Este incentivo supondría la entrega a los principales ejecutivos de Iberdrola -350 en total- de un máximo de 19 millones de acciones, valoradas a precio de mercado en 110 millones de euros. Para conseguir dicho premio, la eléctrica debe obtener un crecimiento medio anual del beneficio del 4%, una mejora de la solidez financiera y que Iberdrola se comporte en bolsa mejor que tres de estas compañías: la italiana Enel, la germana E.ON, la alemana RWE, la francesa EDF y la también gala GDF Suez.

Los dos primeros objetivos ya se han conseguido, según señaló Galán en la junta general del pasado viernes, cuando anunció que los retos del programa Perspectivas 2014-2016 se habían alcanzado con un año de antelación. El tercero dependerá de la evolución de Iberdrola en bolsa, a lo que ayudará que el consejo de administración haya vuelto a aprobar una compra masiva de acciones propias para equilibrar el impacto del pago del dividendo con títulos en lugar de en dinero contante y sonante.

Como su rival Florentino Pérez

La compañía ha vuelto a aprobar para el ejercicio en curso un programa similar de autocartera y posterior amortización de acciones, por lo que, salvo cambio de estrategia, volverá a destinar otros 1.000 millones a comprar títulos. Los cerca de 2.000 millones totales no es una cantidad baladí, porque representa más de lo que Iberdrola aprobó invertir en España en este periodo. Según el programa anunciado por la eléctrica, el grupo destinó 1.440 millones a mejorar sus redes y sus instalaciones en el país, cifra que aún se ha reducido más en el nuevo plan estratégico 2016-2020, ya que solo gastará 500 millones por año en el país de origen.

El uso de la autocartera es una estrategia bursátil que Iberdrola criticó mucho cuando Florentino Pérez, presidente de ACS, la utilizaba para sostener la cotización de la constructora. Una política que sirvió al empresario y a sus directivos más afines para llevarse un bonus de más de 470 millones de euros en siete años, entre 2004 y 2011, periodo en el que la empresa destinó 1.800 millones a comprar acciones de sí misma. El presidente del Real Madrid, que la semana pasada finiquitó su presencia en el capital de Iberdrola 10 años después de su intento de asalto, volvió a gastar 500 millones en 2015 en sostener la cotización, esfuerzo que sin embargo no le será suficiente para cobrar su último gran premio en 'stock options'.

Ignacio Sánchez Galán cerró entre elogios la junta general de accionistas celebrada el pasado viernes en Bilbao. El presidente de Iberdrola presumió, después de varios años con la cotización en mínimos desde 1998, de lo bien que se había comportado frente al Ibex 35 y al resto de eléctricas europeas. Una revalorización del 17% que se produjo en gran parte gracias a que la compañía destinó 1.040 millones a recomprar títulos para sí misma, más de lo que invirtió en modernizar sus instalaciones en España.

Acciones Ignacio Sánchez Galán
El redactor recomienda