La auditoría de PwC deja la imagen de un banco para el blanqueo

Foto final de BPA: 923 clientes sospechosos de blanqueo con 1.000 millones

Estos 1.000 millones incluyen inversión crediticia, depósitos y activos bajo gestión fuera de balance. Fuentes financieras andorranas cifran los depósitos afectados en 300 millones

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

La Agencia Estatal de Resoluciones Bancarias (AREB), el equivalente andorrano al FROB, ha hecho pública la auditoría final de Banca Privada de Andorra (BPA), el banco que tuvo que intervenir, sobre el que pesa un corralito desde hace un año y que está en proceso de venta. La imagen resultante no es nada favorecedora: BPA tenía 923 clientes presuntamente sospechosos de blanqueo de capitales y que eran titulares de 1.000 millones de volumen de negocio.

Estos 1.000 millones incluyen inversión crediticia, depósitos y activos bajo gestión fuera de balance. Fuentes financieras andorranas han cifrado los depósitos afectados en 300 millones, algo menos de lo que se había apuntado. Del resto, la mayoría son recursos fuera del balance de BPA. Los 1.000 millones suponen el 19% de la actividad de BPA, que está en manos de solo el 3% de los clientes.

El anuncio del AREB se produce en plena ofensiva legal de los Cierco para intentar bloquear la venta de BPA, banco en que habían tenido el 70% del capital, incluso advirtiendo que se querellarán contra los futuros compradores. Hay, por tanto, un pulso entre los Cierco y el Gobierno andorrano alrededor de cómo se legitima la intervención y posterior subasta de BPA.

“De estos 923 clientes, unos 100 expedientes combinan todos los factores de mayor riesgo AML, como coincidencias con listas de blanqueo, operativa sospechosa o vinculación a casos de lavado de dinero que se encuentran en sede judicial”, señala la AREB, que recuerda además que BPA tenía casi 29.200 clientes en total.

De nuevo apuntando a los Cierco, la AREB ha hecho público que está adoptando las medidas necesarias para identificar los posibles indicios delictivos vinculados a la actuación de la dirección general y los administradores de BPA, entre los que se encuentran los principales accionistas de la entidad, con lo que se apunta a futuras medidas judiciales contra los Cierco.

Más clientes afectados

Hay más clientes afectados, además de los 923 mencionados anteriormente y que tampoco han pasado a Vall Banc, el banco bueno que se está subastando estos días en Andorra.

La AREB resalta que “a partir del informe presentado por PwC, tras 12 meses de trabajo, la AREB concluye que unos 27.000 clientes, es decir, el 92,6% del total, ya están en condiciones para ser traspasados a Vall Banc, la nueva entidad, al ser completamente regulares".

“En el 7,4% restante, unos 2.165 clientes, se incluyen los 923 presuntamente sospechosos, mientras los otros 1.242 podrían finalmente revelarse como 'aptos' en caso de que en un futuro presentaran la documentación necesaria para avalar la legitimidad de sus cuentas y operaciones”. Estos clientes, de manera preventiva, no son traspasados al nuevo banco, si bien podrían hacerlo si remiten al Gobierno andorrano la información requerida.

Derivadas penales

PwC ha elaborado un análisis de clientes que está permitiendo a BPA, bajo tutela del AREB, poner en conocimiento de las autoridades competentes tramas sospechosas de blanqueo no identificadas y no judicializadas a la fecha del comunicado del organismo estadounidense FinCEN, del 10 de marzo de 2015. Entre ellas, se incluye el caso del cartel de Sinaloa, actualmente bajo secreto de sumario, según el comunicado de la AREB.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios