el desgobierno congela las licitaciones

Ferrovial frena inversiones en España por el caos político y se ajusta en Reino Unido

Advierte de otro duro año para la construcción, agravado por la falta de licitaciones. En cambio, apuesta por la promoción inmobiliaria y pujará por activos de Abengoa e Isolux

Foto: Íñigo Meirás, consejero delegado de Ferrovial, y Rafael del Pino, presidente.
Íñigo Meirás, consejero delegado de Ferrovial, y Rafael del Pino, presidente.

Ferrovial es consciente de que 2016 va a ser un año complejo, con sus dos principales mercados, Reino Unido y España, sometidos a todo tipo de interrogantes, tanto económicos como políticos. En el primero, a la amenaza del Brexit -una hipotética salida del país de la Unión Europea- se suma los ajustes que prevén llevar a cabo los ayuntamientos durante este ejercicio. En el segundo, la incertidumbre política, con la falta de un Gobierno central y unas corporaciones locales y regionales más pendientes de Moncloa que de sus propios feudos, ha frenado en seco los concursos y amenaza con convertir este ejercicio en un año perdido.

Con esta foto fija, la compañía presidida por Rafael del Pino ha puesto ya en marcha un plan de acción. En Reino Unido, el grupo cuenta con un programa de ahorros dirigido a mantener los márgenes en un entorno de menores contratos. Además, aunque su apuesta es que los propios británicos decidirán seguir en Europa en un próximo referéndum, si se equivocan, y su Graciosa Majestad se divorcia de los primos continentales, cree que podrían compensar el impacto divisa con el incremento de la inflación que sufrirá el país y que se trasladará directamente a sus principales contratos en el país. Además, destinarían los dividendos a reinversión en Reino Unido, lo que mitigaría la presumible caída de la libra.

Íñigo Meirás, consejero delegado de Ferrovial.
Íñigo Meirás, consejero delegado de Ferrovial.

En España, el problema es de otro calado. "La incertidumbre política ha hecho que no se pueda licitar", reconoce el propio consejero delegado del grupo, Íñigo Meirás, quien advierte que "para 2016 no somos nada positivos. No vemos ninguna recuperación en la construcción". Por eso, y aunque le encantaría poder invertir en nuestro país, reconoce que actualmente sus dardos se dirigen más hacia otras direcciones.

Cheque de hasta 3.000 millones para invertir

Con una capacidad de inversión anual de entre 2.000 y 3.000 millones de euros, Australia está en primera posición para recibir un importante cheque de Ferrovial, que ha lanzado una opa valorada en hasta 715 millones de dólares canadienses (475 millones de euros) sobre el grupo de servicios Broadspectrum. Si esta operación fracasa -el consejo se ha opuesto a la oferta española- la compañía tiene un plan B en la constructora Laing O'Rourke, que ha puesto en venta sus activos australianos y por los cuales prevé fijar.

Hacia qué lado termine inclinándose la balanza es un interrogante que empezará a despejarse en primavera, ya que Ferrovial ha extendido hasta marzo la aceptación de su opa sobre Broadspectrum y todavía puede conceder otra prórroga más. El tiempo justo para presentar las ofertas no vinculantes a Laing O'Rourke, que se esperan para finales de marzo o principios de abril.

Brasil también está en el radar del grupo, que confían en participar en la próxima privatización de cinco aeropuertos ubicados en ciudades secundarias; mientras que en Estados Unidos continúa activamente buscando oportunidades tanto en autopistas (sobre todo tras las ventas de Chicago e Indiana) como en aeropuertos, (está interesado en la privatización de una terminal del aeródromo de Denver), como en servicios, negocio con el que se estrenaría si triunfa la opa de Broadspectrum, ya que tiene una pata en el país norteamericano, y que tratarán de abordar desde otros frentes si ésta fracasa.

Ferrovial vuelve a apostar por el inmobiliario, pero sólo en promociones residenciales muy concretas, y está interesada en activos de Isolux y Abengoa

En España, aunque Meirás trabaja con el escenario de un año de barbecho, esto no significa que no esté atento a las oportunidades que surgen, aunque las más interesantes las está encontrando en el sector privado. Así, Ferrovial está pujando por las redes eléctricas de Isolux y sigue muy de cerca el desenlace de Abengoa para tratar de adquirir activos de este mismo tipo e, incluso, de agua, si terminan saliendo al mercado

La incipiente recuperación inmobiliaria que vive nuestro país es otro de los frentes donde Ferrovial quiere plantar batalla y, como ya se vio en la subasta del solar de la madrileña calle de Raimundo Fernández Villaverde, la compañía ha decidido volver a apostar por la promoción residencial, pero de manera selectiva. Lejos de repetir la antigua Ferrovial Inmobiliaria -filial que vendió en 2006 a Hábitat por 1.600 millones-, los planes del grupo se centran ahora en promociones concretas de Madrid y Barcelona, fundamentalmente, para complementar su actividad constructora.

Además, la compañía sigue atenta la evolución de Aena, grupo por el que se posicionó para formar parte del núcleo duro, pero del que terminó quedándose fuera por su menor oferta económica. Aunque no espera ningún movimiento significativo en el corto y medio plazo, Meirás reconoce que se trata de una gran compañía y que, si en el futuro hubiera una nueva privatización, volvería a mirarla.

El aeropuerto de Heathrow es la joya de la corona de Ferrovial.
El aeropuerto de Heathrow es la joya de la corona de Ferrovial.

En todo el mundo, Ferrovial está pujando, con la esperanza de que salgan este mismo año, por un activo en Chile, dos en Colombia, uno en Perú, tres en Estados Unidos, dos en Canadá, otros tantos en Australia, uno en Nueva Zelanda y dos en Europa. Con una tasa de éxito que oscila entre el 12% y el 15% de los concursos a los que se presenta, parece plausible pensar que la compañía podría cerrar este ejercicio con uno o dos de estos proyectos en su cartera.

Ferrovial cerró 2015 con unos ingresos de 9.701 millones, un 10% más, un ebitda de 1.027 millones (+4%) y un beneficio de 720 millones (+79%), positivamente impactado por extraordinarios. La cartera de proyectos se ha situado en máximos históricos, por encima de 31.500 millones, y se sitúa mayoritariamente fuera de España (75%). La deuda neta consolidada se redujo de 6.230 a 4.542 millones de euros, gracias a que las autopistas R4, AP36 Ocaña-La Roda y  Chicago Skyway salieron del perímetro, y cuenta con una posición de tesorería (excluyendo la deuda de los proyectos de infraestructuras) de 1.514 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios