a cambio de garantías de una sociedad inglesa

La banca concede 113 millones a Abengoa y libera el pago de las nóminas

Luz verde para que la compañía pueda pagar las nóminas de los 25.000 empleados si el consejo de administración se compromete a desprenderse de dos activos en los próximos tres meses

Foto: Exterior del complejo de Abengoa Water en Dos Hermanas (Sevilla). (EFE)
Exterior del complejo de Abengoa Water en Dos Hermanas (Sevilla). (EFE)

Los trabajadores de Abengoa pasarán la Navidad con la despensa llena. Si no hay cambio de última hora, la banca le concederá una línea de liquidez de 113 millones a la compañía andaluza para que pueda abonar las nóminas de sus 25.000 empleados. A cambio, los acreedores exigen al grupo que el consejo de administración firme un compromiso por escrito para vender dos activos industriales en el primer trimestre de 2016 que serían la garantía del nuevo préstamo, además de una filial en Reino Unido.

Como si fuera un partido de fútbol, las conversaciones entre Abengoa y sus acreedores se mide por lo que en los programas deportivos se conoce como minuto y resultado. El último parte indica que las posturas están muy cercanas y que, de no haber contratiempo, la banca pondrá encima de la mesa el dinero suficiente para que la plantilla del grupo sevillano pueda cobrar su salario ordinario y la extra de Navidad en los próximos días.

Como adelantó este martes El Confidencial, el abono de las nóminas estaban garantizadas porque son “una prioridad” y los acreedores, que hasta la fecha se habían mostrado inflexibles para no ser acusados de favorecer a una compañía cuando han negado préstamos a pymes en situaciones similares, empiezan a mostrarse proclives a desembolsar un nuevo crédito. No obstante, la pelota la han puesto en el tejado del consejo de administración de Abengoa, al que le pidan que se comprometa por escrito y en firme a desprenderse de dos plantas de etanol que servirían para recuperar el dinero prestado en el primer trimestre de 2016.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Además, Santander y Caixabank, que son los que están liderando las conversaciones con Sabadell, Popular y Bankia, exigen a HSBC y Crédit Agricole -los bancos que forman el denominado G7-, que también arrimen el hombro para que la factura sea menos dolorosa para todas las partes. A esta ayuda de emergencia también se uniría el Instituto Oficial de Crédito (ICO) con una aportación testimonial para poner de manifiesto el compromiso del Gobierno con un grupo del que dependen más de 6.000 empleos directos en España y otros miles indirectos.

Se espera alcanzar un acuerdo en las próximas horas para que la alta dirección de Abengoa pueda comunicar a los sindicatos este viernes que dispone de caja suficiente para cumplir sus obligaciones contractuales más inmediatas. Otra cosa es que ocurrirá con las nóminas de enero, ya que la banca tiene ninguna intención de concederle los 450 millones que la compañía necesita para llegar al 28 de marzo, último día en el que de no haber solución entrará finalmente en concurso de acreedores.

Con esta línea de liquidez urgente, los acreedores conseguirán que el grupo suspenda pagos ya en enero de 2016, una fecha clave ya que si la empresa cae a partir del próximo año la banca tendrá dos ejercicios para hacer las provisiones que le ordene el Banco de España -al menos 4.500 millones-, mientras que si el grupo se declara en bancarrota antes de que den las campanadas el próximo 31 de diciembre las dotaciones tendrán que hacerlas en 12 meses y contra las cuentas del presente curso.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios